Musicología para niños: beneficios de la música en la educación

La práctica de la musicología en los niños los ayuda a desarrollarse de manera integral, pues a través de ella pueden cultivar sus aptitudes artísticas y estéticas, además de alimentar sus emociones.

La musicología es el estudio de la música en su dimensión académica, teórica y discursiva. Su aplicación ayuda a desarrollar de mejor manera el lenguaje, la imaginación e incluso las matemáticas.

Durante los últimos años han proliferado los estudios sobre cómo la música puede afectar de manera positiva a nuestro cerebro y a nuestras emociones. De hecho, en Canadá existe un laboratorio de investigación llamado Brain, Music and Sound (BRAMS) que se ha especializado en ello.

Algunas investigaciones hechas por este laboratorio confirman que escuchar música clásica, por ejemplo, de Mozart, hace que el razonamiento espacial de los niños mejore. Los mismos estudios afirman que este efecto aumenta a medida que se repite.

La musicología y las emociones

Es tal el efecto de la música en los seres humanos que quienes practican la musicología aseguran que esta tiene el poder de emocionar, relajar y ejercitar la memoria, entre otras virtudes.

El neurólogo Max Terán, quien también es un estudioso del efecto la música en nuestra mente, explica a través de un artículo que el origen de la música posiblemente está en biorritmos procedentes del cuerpo humano o en algunos sonidos procedentes de la naturaleza.

La musicología tiene numerosos beneficios para los niños.

Esos sonidos naturales como el pulso del corazón, el cual puede escuchar un bebé desde que está en el vientre materno, se fueron convirtiendo, según la opinión de este científico, en música. Al inicio –asegura- la música se trataba solo de ritmos, y posteriormente esta se fue enriqueciendo con melodías armoniosas y con el sonido que el hombre ha podido reproducir con la ayuda de instrumentos.

La música como herramienta pedagógica

Pero más allá del disfrute, la música utilizada como herramienta pedagógica es un mecanismo que brinda profundos y valiosos alcances formativos para todos los seres humanos.

Los pedagogos han descubierto en la música y en los estudios de musicología que cantar, por ejemplo, es una actividad que ofrece a los niños la práctica y la ejercitación de la audición y del lenguaje oral. Además, está comprobado científicamente que la sensibilidad y la imaginación también se ejercitan con la música. Lo ideal es que la imaginación se desarrolle a través de motivaciones constantes, explican los expertos.

La práctica de la musicología en los niños desde edad temprana les ayuda a desarrollarse de manera integral, pues a través de ella pueden cultivar sus aptitudes artísticas y estéticas, además de alimentar sus emociones.

Beneficios del canto en edad preescolar

Según un texto especializado en pedagogía, el uso de la voz es una experiencia muy valiosa, pues a través de las canciones los niños pueden aprender fácilmente normas de conducta.

La música sirve para aprender de manera suave y divertida, como si se tratara de un juego. Por eso los dibujos animados usan la música para atraer la atención de los niños. Y, en efecto, las canciones son de los aspectos que más captan la atención y memorizan los niños. Es más, cuando un niño se niega a cantar, los pedagogos recomiendan averiguar los motivos por los que esto sucede, ya que se trata de una conducta poco corriente.

La música ayuda a aprender idiomas.

Además, la música también sirve para aprender idiomas. Aprender a cantar temas en otro idioma es una herramienta muy utilizada para conocer palabras nuevas y perfeccionar la pronunciación.

Otra táctica de la musicología aplicada a niños es estimularlos a través de actividades colectivas que promuevan la sociabilización y les den la oportunidad de poder compartir melodías, ritmos y cantos propios.

En especial las maestras de preescolar usan la música como instrumento para enseñar a los niños, dado que ellos son imitadores por esencia y les gusta repetir experiencias de los adultos como modo de aprendizaje.

“La práctica de la musicología en los niños desde edad preescolar los ayuda a desarrollarse de manera integral, pues a través de ella pueden cultivar sus aptitudes artísticas y estéticas, además de alimentar sus emociones”

Como hemos visto, es bueno aprenderse las canciones de la escuela y de los dibujos animados para enseñar a tus hijos tareas simples como ordenar su habitación, las partes de su cuerpo, los colores y hasta las tablas de multiplicar. Eso sí, los expertos aconsejan ser cuidadosos a la hora de elegir las canciones y poner especial atención en las que se refieren a cosas que el niño hace y que le resultan divertidas.

Categorías: Educación Etiquetas:
Te puede gustar