7 consejos para elegir una buena canguro - Eres Mamá

7 consejos para elegir una buena canguro

La canguro o la niñera es la persona a la que le dejarás cuidar a lo más preciado que tienes en tu vida: tu hijo. ¿Cuál es el primer consejo para elegir a una buena canguro?: Tómate tu tiempo para conocerla.


No basta con que te caiga bien o con que sea ordenada y responsable, aunque estas ya son buenas características, para elegir una buena canguro, quien es la encargada de cuidar de tu hijo durante tu ausencia, debes tomarte el tiempo de conocerla para observar y corroborar que es una persona de fiar.

Una de las primeras cosas que tienes que hacer es buscar personal calificado, es preciso que la persona que vas a contratar tenga estudios orientados al trabajo con niños y bebés, es decir, que le guste y sepa trabajar con niños.

Esto se puede corroborar a través de sus trabajos previos o bien de su formación, si es que tiene en un área relacionada con la atención a los niños.

También es buena idea hablar con quienes haya trabajado antes, pedirles referencias, preguntar cómo se comportó en situaciones de emergencia, por qué ocurrieron las emergencias y por qué la niñera ya no trabaja con quienes estás hablando.

Otra manera de conocer un poco más su experiencia es que la entrevista sea en tu casa y la canguro atienda a tu hijo mientras tú haces otras cosas, de esta forma, conocerás un poco mejor su forma de trabajar con los niños.

Nanny

Evalúa a la canguro

En el ámbito de la experiencia es importante saber cómo se vinculó con los niños. Indagar en la manera en la que la canguro se desenvolvió cuando los niños se enfermaron o se lastimaron, y es bueno que ella sepa qué hacer cuándo esto ocurra.

Tener conocimientos de primeros auxilios es un punto a favor para la canguro porque le brinda herramientas fundamentales en una situación en la que debe resolver problemas con rapidez y serenidad.

Evaluar los recursos emocionales de la canguro es más que importante.

No es recomendable que una mujer con pobres recursos emocionales o con inestabilidad emocional esté a cargo de niños y, mucho menos, de bebés, apunta un artículo publicado por el diario La Nación, el cual cita como fuentes a dos niñeras de reconocida trayectoria en Argentina.

Tampoco es recomendable que lo esté quien está atravesando un momento personal difícil como un duelo, por ejemplo.

“Lo más importante es la experiencia. Contar con un entrenamiento en primeros auxilios también es otro requisito fundamental. El tener estudios en desarrollo infantil temprano es definitivamente un beneficio adicional”.

-Mary O’Connor, expresidente de la Asociación Internacional de Niñeras-

Establece mecanismos de comunicación con la canguro

Pregúntale acerca de sus vínculos, familia, amigos, si mantiene vínculos de larga data o cómo está compuesta su familia, todos esos datos pueden ayudarte en esta evaluación.

En términos prácticos conviene asegurarnos de que su horario será compatible con tus necesidades. Tienes que pensar también si vas a necesitar a la niñera de forma continua durante un largo período de tiempo u ocasionalmente.

Lo más recomendable es que si decides contratar a alguien para que cuide a tu hijo dale siempre instrucciones claras sobre la rutina que tiene que seguir el pequeño y cómo ponerse en contacto contigo si surge algún tipo de problema.

No te olvides tampoco de darle el contacto de algún familiar o amigo de confianza por si no puede localizarte a ti.

Reading Fancy

Señales de que es una buena canguro

Un artículo que toma los consejos de Mary O’Connor, expresidenta de la Asociación Internacional de Niñeras quien da tips para identificar si estás frente a una buena canguro:

Tu hijo habla mucho de las cosas que su niñera hace y dice. Puedes encontrar una niñera eficaz, pero cuando de verdad le gustan los niños, estos lo notan enseguida. Su cariño hacia tus niños será muy notorio cada día que esté con ellos.

Encuentra soluciones creativas a los problemas y trabaja en equipo contigo para dar los mejores cuidados a tu hijo. Si tu hijo se ha quedado sin pinturas de colores, por ejemplo, encontrará algunas cosas en la casa que podrán utilizar para hacer un proyecto de arte. Si tu hijo no está durmiendo siestas, te pedirá consejos y ayuda.

Notarás que se toma su trabajo en serio, tanto a la hora de tomar una iniciativa como de colaborar contigo.

Llega a tiempo. Además te avisa con tiempo suficiente cuando le resulta imposible cuidar a tu hijo porque le surgió una situación de emergencia, y te ayuda a encontrar a alguien que la sustituya.

Hace un esfuerzo por mantenerse en contacto. Una niñera que toma su trabajo en serio te mantendrá informada de las actividades diarias. Puede que te escriba notas, llene un reporte diario o aparte algo de tiempo para ponerte al día.

Entenderá que quieres saber qué hace el pequeño y te mantendrá al tanto de cualquier problema, por más pequeño que parezca.

Tu hijo aprende nuevas canciones y nuevas palabras, y te enseña todos los proyectos que está haciendo con ella. Los buenos cuidadores saben que los niños desean aprender cosas nuevas, y tienen buenas ideas para satisfacer su curiosidad. Intentarán responder a sus preguntas con imaginación y pensarán en formas creativas de enseñarles cosas nuevas.

Tu hijo está limpio y su cuarto también. Un cuidado excelente incluye limpieza y una buena salud. Si tu niñera está verdaderamente preocupada por el bienestar de tu niño, practicará una buena higiene cuando esté al cuidado de tu niño.

No se producen accidentes frecuentes. Por supuesto que tu hijo se caerá de vez en cuando, pero una buena niñera se preocupa por la seguridad del pequeño, tanto dentro de la casa como cuando salen a pasear.