6 signos de la salida del primer diente

La salida del primer diente del bebé es sin duda un momento emocionante para los padres. En ocasiones, puede resultar angustiante para pequeños y grandes. Por esto mismo, este proceso puede ser vivido de manera estresante y resultar eterno.

Existe una importante cantidad de signos que detectan la llegada de este suceso. Del mismo modo, existen tips para sobrellevarlo de la mejor manera posible. Sea como fuere, una vez que el primer diente arrima, el resto es pan comido. Pues como por arte de magia se harán presentes los demás.

Este proceso conocido como dentición infantil suele comenzar a los 7 meses. Sin embargo, hay varias excepciones a la regla. Es que muchos bebés nacen ya con un diente, o incluso a los dos o tres meses comienzan a cortar sus encías para dar paso a sus primeros dientitos. Así también, hay quienes superan el año con su sonrisa desdentada.

Señales de la aparición del primer diente

Son varios los indicios que pueden indicar la salida del famoso primer diente. ¿Sospechas que esa simpática primer perlita está por asomar en la sonrisa de tu bebé? Pues entonces, conoce los 6 signos que te harán saber si el momento tan esperado ha llegado:

f4f3438413ee16b57413fc92e5180512

  • Abundante baba. Es una de las señales más claras que vaticina el inicio de este proceso. Sin embargo, ello no implica necesariamente su inmediatez. La solución a este inconveniente mínimo no es otra que hacerse de una buena cantidad de baberos y toallitas.
  • Erupción y tos. Como resultado del exceso de saliva, el bebé puede presentar algún tipo de irritación en manos y rostro. Este ítem se soluciona simplemente manteniendo ambas áreas secas. Paralelamente, el niño puede presentar algo de tos, no mucha.
  • Irritabilidad e insomnio. Las molestia que ocasionan tanto la gran cantidad de saliva como el malestar en la encía tornan muy comunes estos signos de la dentición. Ten mucha paciencia, pues ese primer diente puede poner de pésimo humor hasta al bebé más simpático.
  • El mordelón lleva todo a su boca. ¿Cuando le das el pecho a tu niño, tiende a morderte? Ello indica que el infante ejerce presión en sus encías para sentir alivio. Por otro lado, si además notas que lleva todo a la boca, ¡bingo! Estamos ante la salida de su primer diente. Al morder siente algo de calma a su dolor, entonces manos, ropa y todo tipo de objeto ingresarán a su boca. Cuida lo que muerda para evitar infecciones, intoxicaciones y asfixias.
  • Posibles diarreas. Es mucho más común de lo que imaginas. Ello es resultado de los objetos que introduce en su boca. Es decir, no está tan ligado al proceso de dentición en sí. Ahora bien, en caso de que este síntoma persista, será conveniente y absolutamente necesario consultar con su pediatra de cabecera cuanto antes. Pues puede ser señal de otro tipo de afección.
  • Cambios de ánimo, de todo tipo. Una de estas modificaciones en la conducta y el humor del niño puede llegar a asustar, y mucho. El bebé puede presentar cierto letargo, mostrándose el niño apático debido al dolor y la molestia. Por el contrario, otros bebés se pueden mostrar más activos y en alerta. En este caso, la criatura buscará toda actividad capaz de distraer su malestar. Tal es así que muchos de ellos llegan al punto de jalarse de sus orejas o del cabello.

Aparición del primer diente: ¿Cómo actuar?

c11b33eff3bd1b8663b51e14741bfe98

Cualquiera de estos seis signos puede llegar a anunciar la aparición del primer diente. Pues anticipan el comienzo del denominado proceso de dentición. Ahora bien, ¿Cómo actuar en tal caso? ¿Qué hacer para calmar al niño frente a esas dolencias?

Como siempre, nada mejor que acudir al pediatra de confianza que controla frecuentemente a tu bebé. Solo así, el experto logrará confirmar tu hipótesis o bien interpretarlo como síntoma de algo más. Desde luego, la información del especialista traerá tranquilidad al saber qué le pasa al niño y cómo aliviar su sufrimiento.

En caso de que se compruebe que se trata de su primer perlita de leche, es posible que te recete algunas gotas. Las mismas tienen el inmenso poder de apaciguar su dolor de encías. Sin embargo, lo cierto es que te pedirá que las utilices en su justa medida debido a los componentes de las mimas.

Por otro lado, lo más probable es que sugiera la utilización de geles y mordederas o mordillos para calmar es molestia de tu bebé que lo tiene a mal traer. Ya verás que, de este modo, este proceso resultará más ameno para todos. Y no habrá nada más lindo que esa renovada sonrisa simpática con caracolitos blancos.

Categorías: Bebés Etiquetas:
Te puede gustar