Los 6 mejores juegos de bebés, para empezar a enseñar

Francisco María García · 24 agosto, 2017

Los juegos de bebés varían conforme pasan las semanas de vida del pequeño. A lo largo de las diferentes etapas del desarrollo se irán promoviendo espontáneamente unos por encima de otros, y así sucesivamente. Nuestra tarea consiste en guiar estos juegos para que aporten más beneficios al bebé.

Ser padres requiere una gran inversión en tiempo y esfuerzo, entre otras cosas porque el bebé demanda mucha atención y cuidados. En la actualidad no se trata sólo de asear y alimentar al más pequeño de la casa.

Los juegos de bebés son una actividad clave para su desarrollo.

Principales beneficios de los juegos de bebés

Los beneficios de incorporar juegos a la rutina diaria del bebé son innumerables.

Con ellos aprenden de forma espontanea y le permiten conocerse y conocer su entorno, se relacionan más fácilmente con los demás, comienzan a canalizar sus emociones y a exteriorizar sus sentimientos y necesidades.

Padre e hijo jugando en casa

Para realizar juegos de bebés, en la mayoría de los casos solo se necesita reservar un poco de tiempo de la rutina diaria. Además, la información necesaria para realizar juegos acordes a la edad de cada pequeño.

Algunos juegos de bebés muy interesantes

Que suenen las palmas (de 0 a 3 meses)

El sonido que se produce al unir ambas manos es uno de los juegos de bebés más sencillo a la vez que agradable para el pequeño. Con él se obtiene la combinación ideal, si se acompañan las palmadas con la melodía de su canción favorita.

Para hacer el juego más estimulante hay que ayudar al bebé a unir sus propias manos de forma suave. Eso le orientará sobre la ubicación de sus manos y muy pronto podrá realizar solo este movimiento.

Pareja de baile (desde el mes 0)

La música estimula los sentidos y es capaz de cambiarle el humor a cualquiera. Por ello, bailar con el bebé explorando con varios ritmos y estilos será una actividad enriquecedora para ambos.

Sólo bastará con tomarlo entre los brazos y mover el cuerpo al ritmo de la música. Iniciaremos con movimientos suaves y a medida que el bebé va creciendo pueden realizarse movimientos más complejos.

Sean cuales sean los movimientos, nunca sacudiremos al bebé de una forma brusca.

Bebé volador (desde los 6 meses)

Suspenderlo en el aire es un juego adecuado para cuando el bebé puede sostener su cabeza por sí solo.

Se puede simular que se trata de un cohete espacial, un helicóptero o un superhéroe. Con ello sacaremos la sonrisa del pequeño, mientras se estimula su imaginación y se fortalecen los músculos responsables de que sostenga de su cabeza.

Se trata de un juego sencillo, que puede realizarse a cualquier hora del día. Con él se potencia la psicomotricidad.

Doble bebé (de 3 a 6 meses)

Jugar frente al espejo aporta muchos beneficios al bebé, como por ejemplo aprender a reconocerse. Iniciaremos el juego haciéndole gestos cara a cara y luego repetirlos frente al espejo.

Los juegos favorecen el desarrollo cognitivo

Con este juego el niño tendrá los primeros indicios de que lo que ve es su reflejo y el de quién dirige el juego. Esta actividad resultará más divertida para él acercándolo y alejándolo del espejo poco a poco.

Jugar frente al espejo contribuye además a la maduración de su cerebro, y le ayudará con la coordinación y precisión en sus movimientos. Otro aspecto importante es el de fomentar la creación de su propio ego. Para ello pueden usarse también los juguetes adecuados.

Jugamos al orden (de 6 meses en adelante)

Con un recipiente fácil de llenar y vaciar como una caja de zapatos, el bebé podrá meter y sacar cuantas veces quiera los objetos de su preferencia.

El juego lo iniciarán papá o mamá, incitando al bebé a imitarlos. Para hacer la actividad más divertida se puede vaciar la caja de golpe haciendo gestos graciosos, y luego comenzar a llenarla uno a uno. Esto además fomentará el hábito de recoger los juguetes después de utilizarlos.

A medida que el bebé crezca, el juego puede evolucionar incentivándolo a agrupar los objetos por colores y/o tamaño.

Madre e hijo jugando con piezas de colores

¿Dónde está el bebé? (de 4 a 12 meses)

Pocas personas pueden resistirse a contagiarse con la carcajada de un bebé. Aunque fingir perderlo de vista es uno de los juegos más comunes, es también uno de los más divertidos para todos.

Además, en muy poco tiempo ayudará a que el bebé obtenga coordinación sobre la ubicación de su cara. Es frecuente que el pequeño piense que tapar sus ojos es suficiente para volverse invisible.

Estos juegos de bebés harán la rutina más entretenida para los miembros de la familia. Día a día, será una actividad enriquecedora y didáctica para el desarrollo del bebé, además de generar un vínculo entre padres e hijos.