Consejos y juegos para potenciar la psicomotricidad fina

La psicomotricidad fina evoluciona considerablemente a partir de los 18 meses de vida del bebé hasta bien entrados los 3 años. Esto quiere decir que la capacidad infantil para coger y manipular objetos de tamaño pequeño con las manos se incrementa con el correr del tiempo.

Teóricamente, a los tres años, la gran mayoría de los niños deberían tomar cosas muy pequeñas sin mayor dificultad. Sin embargo, existe un pequeño porcentaje de pequeños que aún no tienen un buen manejo del movimiento de sus manitas a esa edad.

Ello se debe a que estos chicos aún no han alcanzado el desarrollo adecuado y acorde a su edad de la psicomotricidad fina. Por eso resulta imperioso practicar con ellos esta habilidad motora que no es mínima. Así, con el tiempo el menor irá aumentando su destreza de dedos y manos.

Ahora bien, ¿se puede potenciar la psicomotricidad fina de bebés y niños? En principio, la respuestas es obviamente afirmativa. Mas, ¿qué se puede hacer para eso? Entonces lee esta serie de consejos y juegos que sugerimos a continuación.

Juegos y actividades que mejoran la psicomotricidad fina

Actualmente en el mercado se encuentran disponibles una gran variedad de juegos para mejorar la psicomotricidad fina de los más chicos. Es muy importante que los nenes los utilicen desde temprana edad para evitar problemas en el desarrollo de estas habilidades que requieren de una gran destreza.

Vale aclarar que encontrarán a continuación algunas actividades espontáneas propias de bebés y niños al contactarse con su entorno. Paralelamente, hallarán una serie de actividades más dirigidas, las cuales se constituyen en una manera de jugar y progresar a la vez.

No olvides, sin embargo, que el desarrollo de la psicomotricidad responde al crecimiento y maduración de tu hijo. Sin embargo, en caso de presentarse alguna deficiencia o retraso, es posible estimular eventuales avances. ¿Cómo? Siguiendo a su especialista, también realizando estas útiles actividades.

  • Abrir una mano mientras se cierra la otra. Puede comenzar lento e ir adquiriendo velocidad. Intercalar la función de cada mano.
  • Abrir y cerrar los dedos de la mano. Empieza en simultáneo y posteriormente comienzan a alternarse y a aumentar en velocidad.
  • Tocar cada dedo de ambas manos con el pulgar de la misma mano ejercitada, incrementando la velocidad paulatinamente.
  • Hacer y deshacer. Para potenciar su psicomotricidad fina el niño puede abrochar y desabrochar botones, atar y desatar cordones, encastrar y desencastrar objetos o enroscar y desenroscar tapas o tuercas.                                                                           
  • ¿Arte o música? El niño puede jugar a crear con plastilina o bien tocar el tambor o incluso el teclado sobre instrumentos imaginarios en la mesa de tu casa. ¡A todo ritmo!
  • ¿Dónde está ese dedito? Que comiencen a aparecer, desde el puño cerrado, los deditos. Uno tras otro, arrancando por el meñique.
  • ¡Nada más divertido que practicar puntería! El infante puede lanzar objetos intentando dar en el blanco fijado.
  • ¡A unir puntos se ha dicho! Ofrece al pequeño un papel donde varios puntos conformen una figura. La idea es que el chico los una mediante líneas que conformen un bonito dibujo.
  • ¡Arte, arte, arte! Dibujar, pintar, colorear, recortar y hasta resolver laberintos puede ser de gran utilidad a la hora de potenciar la psicomotricidad fina.
  • Puzles de madera o goma eva. No hablamos del típico rompecabezas. Nos referimos aquí puntualmente al juego donde se deben encastrar figuras concretas sobre el hueco dispuesto en la base.

Como pueden notar a la perfección, son muchas las actividades que se pueden realizar desde los 18 meses. Ciertamente, algunas de ellas requieren un nivel de destreza más consolidado, mientras que otras resultan mucho más básicas y elementales.

Sin dudas, las propuestas que brindamos no son más que juegos y entretenimientos para niños. No obstante, tienen la invaluable capacidad de trabajar la capacidad motriz infantil. Las mismas en realidad deberían desarrollarse de modo inconsciente, mas no está nada mal darles un empujoncito.

Categorías: Salud Etiquetas:
Te puede gustar