6 juegos con agua para divertirse en verano

9 agosto, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la documentalista Arantza Martín Becerro
El verano es tiempo para refrescarse y jugar. ¿Qué mejor combinación que agua y juegos?

El verano es sinónimo de calor y, aunque muchas veces podemos disfrutar de la playa o la piscina durante unos días de vacaciones o durante todo el verano por la cercanía, en otras ocasiones esto no es posible. Para llevar de la mejor manera posible esos días de calor infernal hoy os traemos unos divertidos juegos con agua para divertirse en verano que harán disfrutar y reír a lo más pequeños de la casa.

Juegos con agua para divertirse en verano

1. La bomba de agua

Situados en círculo, los niños se tendrán que pasar de unos a otros un globo de agua. Lo divertido de este juego se sitúa en que el globo no debe pasarse en círculo sino a cualquier niño, por lo que todos tienen que estar atentos.

De una manera totalmente lúdica, los niños mejorarán su capacidad de atención y su capacidad de reacción ante los imprevistos que puedan surgir.

Los niños irán siendo eliminados si el globo cae al suelo. Si quieres poner más diversión y emoción al juego, poco a poco se podrán introducir más globo para que la reacción deba ser más rápida.Niña con globos de agua preparando juegos para divertirse.

2. Baloncesto acuático

Colocaremos tantos barreños de agua como participantes haya, a una distancia lejana para mayor dificultad. El juego consiste en encestar una pequeña pelota en el barreño durante un número de tiros que se pacten antes de comenzar el juego. Los niños que vayan siendo eliminados serán ‘bañados’ con su barreño correspondiente.

3. Guerra de globos de agua

Dependiendo de la edad de los niños, este juego puede tener unas reglas más complejas o menos. Si los niños son mayores (de siete años para arriba), se puede crear una zona de refugio donde guardar las provisiones que, en este caso serán más globos de agua.

Esta zona, además, puede servir como zona de descanso. Asimismo, deberéis delimitar la zona de batalla y ‘castigar’ con más agua a aquel jugador que la sobrepase.

Si, por el contrario, los niños son más pequeños, la guerra de globos de agua consistirá en una guerra, tal y como indica el nombre del juego. La diversión estará asegurada de cualquiera de las maneras, y será un plan muy divertido para los días más calurosos.

¡Más juegos con agua para divertirse en verano!

4. El limbo del agua

Como habréis podido detectar, este juego se trata de una variante del limbo tradicional. La única diferencia consiste en que, en vez de utilizar un palo o una cuerda para marcar el límite, se utilizará una manguera. De esta manera, los niños se divertirán intentando conseguir pasar al otro lado a la vez que se refrescan por el agua que la manguera estará soltando continuamente.

Un juego muy sencillo pero muy divertido por su originalidad y capacidad para pasar ante la manguera.

Niños jugando con una manguera de agua para divertirse en verano.

5. Pasa el agua, uno de los juegos con agua para divertirse en verano más divertidos

Por equipos, cada niño tendrá un vaso. El primero de los niños tendrá el vaso lleno de agua mientras que el resto lo tendrá vacío. El juego consiste en pasar el agua de un vaso a otro del equipo. Ganará el equipo que más cantidad de agua tenga cuando el agua llegue al último jugador.

Lo divertido de este juego se encuentra en que, no solamente es necesario pasar el agua, sino que habrá que hacerlo en una postura determinada que se pactará antes de comenzar cada ronda. Sujetando el vaso solo con la boca, saltando, tumbados en el suelo… ¡Hay infinidad de posibilidades! Los niños se divertirán y se refrescarán a partes iguales con este original y sencillo juego.

6. El pañuelo de agua

Otra versión de un juego clásico, en este caso, el juego del pañuelo. La diferencia consiste en que, en vez de tener un pañuelo, se colocará un barreño lleno de globos de agua en medio de los dos equipos. Deberá salir a por los globos el niño cuyo número se diga e intentar dar con un solo globo a su contrincante. Ganará el equipo que ‘menos mojado’ esté al final del juego.