6 Cuidados que recibe el bebé justo después de nacer

Amanda · 9 junio, 2017

Después de un parto hospitalario existen una serie de procedimientos rutinarios que realizan al recién nacido. Estas prácticas, sirven para saber si el pequeño está en buenas condiciones para salir del hospital con su madre. Además, forma parte de la atención indispensable para ponerlo a tono en su nueva forma de vida.

El personal médico ha hecho esto rutinariamente por mucho tiempo. Algunos días son más ajetreados que otros, pero siempre hay nacimientos. No obstante, la mayoría de los padres se quedan muy atentos con lo que pasa al bebé después de nacer. Este tiempo de preparación justo después del nacimiento puede tornarse eterno.

Atención al recién nacido en la sala de parto

Estos procedimientos rutinarios se le harán al recién nacido en presencia de los padres. La mayoría de los cuidados que recibe el bebé tienen que ver con parámetros de higiene y medición. Otras pruebas tienden a realizarse en los primeros minutos, dependiendo del centro médico. Entre las principales atenciones, tenemos.

Identificación del recién nacido

La identificación del recién nacido puede hacerse sobre la madre, sin necesidad de interrumpir la relación piel con piel. Inmediatamente después del parto, se le debe colocar al bebé una pulsera en la muñeca o en el tobillo, que lo identificará durante su estadía en el centro hospitalario. Con los mismos datos se identificará a la madre tras haber dado a luz.

Se le hará una planilla con los datos de los padres y los datos del niño. Esta lleva sus respectivas huellas, las cuales se archivan en la historia médica en ese centro. Esa misma planilla se les da a los padres para declarar el nacimiento del bebé que se llevará al Registro Civil.

En algunos casos se estila tomar muestras de sangre de cordón  umbilical. Esto se hace por si fuera necesaria realización de una identificación genética.

 

Peso, talla y perímetro cefálico

El bebé puede ser pesado y medido sin prisas, durante las primeras 24 horas de vida. No obstante, es muy común en la mayoría de los centros hospitalarios, hacerlo a los pocos minutos después de nacer.

Es importante que el niño esté junto a su madre, caliente y tranquilo durante las primeras horas después del parto. Después se le pueden realizar las medidas de la talla, el peso y el perímetro craneal del bebé. Esto se hace para valorar si las medidas están dentro de los parámetros deseados.

Se utilizan unas tablas o gráficos donde están representados los valores de la población normal. Hay tablas específicas según el sexo del bebé.

 

Test de Apgar

Examen rápido, no invasivo, que se le realiza al recién nacido al primer y quinto minuto después de su nacimiento. El test sirve para reconocer el estado en el que se encuentra el bebé. En este caso no es necesario separarlo de la madre.

Profilaxis de la oftalmía neonatal

Se realiza la administración ocular de pomada antibiótica. Además del examen  que se realiza para evitar las infecciones oculares del recién nacido. Se le administra un colirio, durante las primeras horas de vida.

Administración de vitamina K

Esto se realiza para evitar la enfermedad hemorrágica neonatal. Se recomienda la administración de vitamina K entre las dos y cuatro horas previo al nacimiento. No es recomendable el retraso de esta administración. Puede administrarse oralmente y en inyección, las dos tienen la misma eficacia.

Vacuna de la Hepatitis B

Es habitual poner la vacuna de la hepatitis B a todos los recién nacidos. Se hace sin solicitar consentimiento previo a los padres. Sin embargo, la decisión de hacerlo debe ser tomada por los padres.

 

Justo después de nacer, lo mejor es piel con piel

piel con piel bebé

Apenas nace pondrán al bebé sobre la madre, a esto se le llama la práctica de piel con piel. Es perfecto para evitar la pérdida de calor, cubierto con una toalla o manta. La piel con piel debe ser respetada también cuando es cesárea, siempre se bebe hacer.

Beneficios de la piel con piel

  • El bebé seguirá escuchando el latido materno. La piel con piel favorecerá la creación de los vínculos afectivos y el reconocimiento mutuo a través del contacto y el olor con la madre.
  • El bebé buscará el pezón de manera instintiva, y comenzara la lactancia materna sin necesidad de que lo obliguen.
  • Si el bebé está bien y la adaptación a la vida fuera del útero es buena, podrá quedarse encima de su madre. Allí se le podrán realizar los primeros cuidados pertinentes.
  • Es especialmente importante cuando el bebé nace enfermo o con alguna dificultad. En esos casos el bebé tiene una necesidad mayor de recibir los beneficios que pueden aportar el contacto temprano con su madre. Además es vital el inicio precoz de la lactancia materna.