6 consejos de senderismo para familias con niños pequeños

Cuando se va con niños puede ser complicado incluso dar un paseo por la calle o por el parque. Hay familias a las que les gusta potenciar el senderismo, porque además de saludable puede hacer que tanto padres e hijos puedan estrechar su vínculo emocional gracias a las experiencias vividas en conjunto. Aunque en ocasiones, puede que no resulte tan fácil hacer senderismo en familia con niños pequeños. 

El senderismo es una maravillosa manera de disfrutar de un poco de aire fresco y disfrutar de la naturaleza en familia. Pero ¿qué pasa si tienes un niño pequeño? ¡No te preocupes! Los siguientes consejos para caminatas en familia con niños pequeños te ayudarán a hacer que este viaje sea más agradable para los adultos, pero también para los niños.

senderismo 1

Consejos de senderismo para familias con niños pequeños

Escoge bien la ruta

Es posible que en tu mente te gustase llegar a la montaña más alta de tu localidad haciendo senderismo, pero si vas con niños pequeños, no será el mejor día para empezar ese tipo de caminata.

Es mejor que explores algunas rutas de senderismo que sean fáciles para niños y que estén dentro de tu localidad. Intenta que el camino sea plano y fácil, e incluso que hayan zonas de recreo u ocio para poder descansar todos juntos y reponer energías.

Lleva el equipo correcto

No hay nada peor que estar haciendo senderismo en familia y que tengas que llevar la chaqueta o chaquetas de tus hijos en la mano, o que tu hijo te diga que está cansando y que quiere que lo lleves en brazos. Muchos menos cuando intentas tener las manos libres y que el senderismo sea agradable y que además puedas tener otras cosas importantes a mano, como botellas de agua fresca.

Además de llevar una mochila adecuada, ropa cómoda y calzado correcto para caminar, puedes optar por llevar con vosotros un cochecito para niños apto para largas caminatas o rutas de campo. Así si tu hijo si necesita descansar no te pedirá que lo lleves aúpa porque tendrá el cochecito para poder hacerlo siempre que lo necesite y será mucho más cómodo para ti. 

Que no te falten la comida y la bebida

Los niños se cansan y también suelen tener sed y hambre a menudo. Es necesario que llevéis con vosotros bebidas frescas, bocadillos y aperitivos.

No permitas que tus hijos pequeños pasen hambre o que tengan sed porque podrían pasarlo mal y que el senderismo que pretendía ser una experiencia agradable para todos, se convierta en una pesadilla que no se querrá repetir jamás.

La tierra tiene música para los que escuchan

-George Santayana-

Es necesario que todos estéis hidratados todo el tiempo. También resulta primordial que llevéis bolsas para las cosas de deshecho para después poder tirarlo a algún contenedor de vuestra localidad.

Enseña a tus hijos valores desde bien pequeños y cómo se debe cuidar el medio ambiente. Los deshechos no se deben tirar nunca al suelo, hay que reservarlo para depositarlo en su lugar correspondiente.

senderismo 2

Bolsas vacías y toallitas para limpiar

Del mismo modo que es buena idea llevar una bolsa para llenarla de basura, también es buena idea que lleves para tu bebé una bolsa con ropa de cambio por si se mancha, elementos necesarios para su bienestar como pañales, toallitas desechables por si se ensucia de cualquier cosa, crema protectora para el sol, etc. Piensa todo lo que podría necesitar tu bebé para llevarlo junto a vosotros.

Que no falte diversión

A la mayoría de los niños les encantan las aventuras, pero a veces un camino de senderismo puede ser menos interesante para ellos de lo que es para ti, incluso pude llegar a ser altamente aburrido.

Hazle preguntas sobre los bosques o qué tipo de plantas se ven a lo largo del camino. Mirad los insectos o los animales que os vayáis encontrando en plena naturaleza.

Una manera maravillosa de conseguir que los niños se comprometan es manteniéndolos interesados. Puedes llevar prismáticos para ver las cosas lejos más cerca, investigar sobre las cortezas de los árboles, ver las diferentes piedras o plantas que hay en el camino… A los niños les encanta la naturaleza y disfrutarán aprendiendo cosas nuevas mientras experimentan directamente con el medio.

Que no falte seguridad

Es necesario que tu teléfono tenga carga suficiente, que la ruta no sea demasiado larga o complicada. También deberás informar a algún ser querido de que estás caminando y dónde estás.

Comprueba el clima con antelación, viste con ropa adecuada para la ocasión y nunca pierdas de vista a tu hijo. Si lo llevas cogido a ti todo el tiempo, mucho mejor. La seguridad siempre tiene que ser lo primero.

Categorías: Niños Etiquetas:
Te puede gustar