6 claves para animar a tus hijos a leer

María José 24 marzo, 2017

Los niños que leen aprenderán mejor que aquellos que no suelen hacerlo. La lectura por ocio es la mejor manera de trabajar la mente en desarrollo de los niños. La simple lectura de los textos de la escuela está bien, pero no es suficiente. Hay investigaciones que muestran que los niños cada vez leen menos y eso debe cambiar cuanto antes, su futuro depende de ello.

Quizá pienses que puede ser toda una misión imposible que tus hijos se sientan motivados por la lectura, sobre todo teniendo en cuenta que las nuevas tecnologías están a la orden del día. Es cierto que las nuevas tecnologías proporcionan estímulos inmediatos a los niños y esto les puede hacer no tener tantas ganas de coger un libro para abrirlo y leer.

La clave principal está en inculcar los valores de la lectura desde que los niños son pequeños, pero sobre todo, que la lectura no sea una obligación y que los temas que lean los niños, sean de su interés. Las obligaciones para leer temas que no interesan a los niños solo los desmotiva y les hace sentir que la lectura es algo tedioso. Las imposiciones nunca harán que los niños sientan disfrute.

Claves para motivar a los niños a la lectura

Ser un buen ejemplo de lector

Si tus hijos ven que disfrutas de las lecturas con temas que te interesan, emularán esta acción y también cogerán libros de su interés para leer. Si eres una persona interesada en lo que lees, tus hijos también leerán con más frecuencia y sentirán interés por una amplia gama de libros con temas muy diversos. El ejemplo es la mayor enseñanza para tus hijos.

Crear una zona de lectura en el hogar

Tener un espacio de lectura en casa es imprescindible para que los niños se sientan motivados a leer. Un lugar sin ruidos, cómodo, con buena luz y con los libros a mano es necesario para que los niños quieran coger los libros con mayor asiduidad. Podrán tener los libros que les gusta a su alcance y esto les motivará para poder leer con más frecuencia.

Tener un buen hábito de lectura diaria

La lectura se puede crear como un hábito diario en familia. Además de fortalecer los vínculos familiares y pasar tiempo juntos, podréis disfrutar de la lectura en todos juntos.

Podréis comentar lo que estáis leyendo, si os gusta o no, cuáles son los temas que más os gustan… Cada miembro de la familia deberá tener libros que le gusten para leer en este tiempo especial familiar. Puede ser una hora al día o un par a la semana.

Alentar la lectura silenciosa

Alentar la lectura silenciosa en el hogar da a los niños la oportunidad de adentrarse en el mundo de la imaginación. Además, esto puede crear una buena rutina en la lectura y que también, el niño pueda disfrutar de los libros que escoja en el momento que quiera leer… Pero para disfrutar de la lectura por placer, como parte de su tiempo de ocio y no como una imposición.

Hablar de los libros como algo habitual

Hablar de libros en casa como temas de conversación normal es una buena idea para que los niños se acostumbren a la lectura. Podéis hablar sobre libros no solo cuando estéis leyendo en tiempo en familia, sino también en cualquier momento, como en la hora de la comida y de la cena. Mantener una conversación en estos ratos es mucho mejor que comer de forma automática mientras se ve la televisión… Además podréis compartir ideas y recomendaciones.

Inculcar el placer por la lectura

Los niños no deben asumir erróneamente que la lectura no es buena para ellos. La lectura es importante tanto para niños como para adultos, ayuda a retener y construir conexiones cerebrales imprescindibles para el buen aprendizaje y una memoria bien trabajada.

La lectura tiene que disfrutarse siempre desde el placer, por eso los niños deben sentir que lo que leen les gusta, ¿cómo? Permitiendo que escojan los libros a leer (teniendo en cuenta su edad).

Te puede gustar