6 castillos de cuento para visitar con tus hijos

Te presentamos 6 edificaciones de cuento para disfrutar la belleza y aprender sobre el pasado con los más pequeños de la casa.
6 castillos de cuento para visitar con tus hijos
Samanta Ruiz

Escrito y verificado por la profesora Samanta Ruiz el 29 diciembre, 2020.

Última actualización: 29 diciembre, 2020

Las construcciones antiguas son, para nuestro imaginario, escenario de historias fantásticas. ¡Imagínate para los niños! Por eso hoy te traemos una lista de castillos de cuento para visitar con tus hijos. ¡Reserva una visita a estos lugares llenos de magia que serán inolvidables para los peques!

Castillos de cuento para visitar con tus hijos

El castillo de Bellver es uno de los castillos de cuento para visitar con tus hijos.

España: castillo de Bellver

Su nombre proviene del catalán antiguo bell ver que quiere decir  ‘bella vista’, y esto es porque la edificación está emplazada en una colina a 112 metros sobre el nivel del mar y desde allí se tiene un panorama espectacular de toda la isla de Palma de Mallorca, donde se encuentra ubicado.

El castillo se encuentra rodeado de bosques, por lo que realmente parece un lugar de cuentos. Fue construido entre los años 1300 y 1311 y se caracteriza por tener una estructura circular en estilo gótico que casi no se ha modificado. En la actualidad el edificio es la sede del Museo de Historia de la Ciudad de Palma.

En el lugar hay visitas guiadas, exposiciones permanentes, talleres familiares y programas educativos. Además, en el precio viene incluido un parque infantil con juegos para que los niños se diviertan a lo grande.

Escocia: castillo de Edimburgo, uno de los mejores castillos de cuento para visitar

Una edificación imponente construida en la cima de un volcán extinto. El sitio se conoce como Castle Rock y allí se erigió la estructura original del castillo de Edimburgo en el siglo XII.

Fue residencia real, fortaleza militar y prisión, por lo que el lugar es rico en leyendas, incluyendo la presencia de espíritus de los prisioneros y de fantasmas. Uno de los relatos más famosos es el del “Gaitero Solitario”, que se perdió en los pasadizos secretos del castillo y cuyo instrumento a veces resuena en el lugar.

Los relevos de la guardia con los tradicionales trajes de tartán escocés son una ceremonia que a los niños les encantará ver y fotografiar.

Portugal: Palacio da Pena

En lo alto de las sierras de Sintra y sobre las ruinas de un antiguo monasterio destruido por el terremoto de 1755, se construyó a mediados del siglo XIX el ecléctico Palacio da Pena.

Palacio da Pena, en Portugal.

Emplazado en medio de un jardín botánico llamado el Parque Inglés, la estructura se distingue por su colorido y la diversidad de estilos de construcción. Elementos del neorromanticismo, arcos moriscos, fachadas con cerámicas portuguesas, interiores con estucos y pinturas decorativas conforman un edificio muy llamativo.

Tal vez para los niños, o más para las niñas, contarles que este castillo fue un regalo de amor del rey Fernando II a su esposa María II de Portugal, hará del paseo algo mucho más interesante y atractivo.

Suiza: castillo de Chillon

Ubicado a orillas del lago Leman y con los Alpes Suizos de fondo, este es uno de los más bellos castillos de Europa. De estilo medieval, es a la vez austero y espectacular, ya que está conformado por 25 edificios. Víctor Hugo dijo de él que “Chillon es un macizo de torres sobre un macizo de rocas”.

El lugar donde se construyó el edificio fue una fortificación desde la época de los romanos, ya que el sitio tiene una posición estratégica, pero no fue hasta el siglo XI cuando comenzó a construirse el castillo.

Aquí hay exposiciones de arte regional, se organizan eventos familiares, como un taller de encuadernación de manuscritos, y juegos para que los niños participen activamente y recorran el castillo.

Francia: castillo de Chenonceau

Esta construcción data del siglo XI y fue reconstruida y ampliada varias veces. Se encuentra sobre el río Cher, ya que sus bases eran las de un antiguo molino.

El edificio tiene un estilo residencial francés con líneas elegantes y se evidencia en el diseño la influencia de las mujeres que intervinieron en sus distintas reformas, como Diana de Poitiers y Catalina de Médicis. Por ello, también se le conoce como “castillo de las damas”.

El recorrido de los “castillos de Loira” tiene a Chenonceau como el edificio más visitado y el que ofrece mayor cantidad de actividades para los visitantes. Aquí puedes hacer visitas guiadas por el interior y recorrer sus exquisitos jardines exteriores con el famoso laberinto de tejos recortados. Para los niños hay un parque infantil en el antiguo patio de una granja del siglo XVI, un sitio genial para el final del recorrido.

Alemania: castillo de Neuschwanstein

Este es uno de los castillos de cuento para visitar con tus hijos más deslumbrantes de Europa. Su edificación comenzó en 1868 y sus estilos son varios: románico, gótico y hasta el arte bizantino están presentes para dar lugar a un edificio elegante y equilibrado.

Neuschwanstein se comenzó a construir cuando ya las fortalezas defensivas, típicas de la Edad Media, no eran necesarias, por ello se cree que la edificación fue una idea romántica del rey Luis II de Baviera: tener un castillo medieval a su gusto.

Castillo de Neuschwanstein.

El resultado fue fabuloso. La belleza y mística del edificio y su entorno es tal, que fue inspiración del castillo de la Bella Durmiente de Walt Disney, construcción central del parque de diversiones más famoso del planeta.

Respecto a los castillos de cuento para visitar con niños…

Europa es la tierra de los castillos y allí vas a encontrar cientos de ellos para recorrer con tus hijos. Las visitas a estas edificaciones enseñan a los niños cómo era la vida en otros tiempos, un tema interesante para que comprendan cómo evolucionaron las comodidades y el confort hasta lo que conocemos y disfrutamos en la actualidad.

Te podría interesar...
La importancia de seguir aprendiendo en vacaciones
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
La importancia de seguir aprendiendo en vacaciones

Es importante que los niños sigan aprendiendo en vacaciones. El verano no debería ser un momento de desconexión educativa total.