5 nombres de origen germánico para niños

Los nombres que provienen de esta lengua denotan fuerza, valentía e inquietud. ¿Por qué no te animas a llamar a tu hijo como alguno de los grandes guerreros de la cultura germana?

Todos hemos oído hablar de los vikingos. Crueles guerreros, grandes aventureros y excelentes estrategas cuyas leyendas aún perviven en nuestra memoria.

Mucha gente decide poner a sus hijos nombres de origen escandinavo, pero lo que pocos saben es que los nombres de origen germánico para niños representan mucho más la esencia que defienden.

Al contrario que los escandinavos, sus historias son menos conocidas. También eran grandes luchadores y de su lengua provienen idiomas como el inglés o el alemán. Tenían sus propios dioses y leyendas, y forman parte importante de la cultura británica.

De hecho, los anglos y los sajones contrataban mercenarios germánicos gracias a su fama de hombres valientes. Su espíritu independiente se hizo patente al rechazar las órdenes de los líderes de la isla; crearon ellos mismos sus propios reinos y se establecieron en el sur.

Los nombres de origen germánico para niños son los más adecuados si quieres que tus hijos sean resolutivos, tenaces y autónomos. Olvídate de los nombres típicos…¡es hora de abandonar los viejos hábitos y crear un nuevo legado!

5 nombres de origen germánico para niños

Hernán

Significa ‘valiente’. Es una variante del español Fernando, aunque bastante menos usada. Si llamas Hernán a tu hijo, ten por seguro que no tendrá miedo de las adversidades. Las mirará cara a cara y no dejará de luchar por las injusticias.

Otra raíz etimológica relaciona este nombre con fers- y nand- (libre y dueño) que juntos forman la palabra ‘dueño de su libertad’. Hernán, ante todo, será un niño que defenderá su independencia y sus derechos tanto como los de los demás.

“No sé tu nombre, solo la mirada con que me lo dices”
—Mario Benedetti—

Hugo

Hugo es uno de los nombres de origen germánico para niños más famosos. Significa ‘hombre sabio’ y, se cree, está asociado a la inteligencia, tanto mental como de espíritu. Llamar a un niño Hugo le confiere paz, serenidad y también cultura.

Hugo es uno de los nombres de origen germánico para niños más famosos.

Tu hijo será un niño brillante, apasionado por el saber. Si hay un nombre que sea bonito, común y rebose de buenas vibraciones, ese es, sin lugar a dudas, Hugo.

Koldo

Deriva del germánico Clodoveo. Afortunadamente, el nombre actual es mucho más elegante y fino. En zonas de España, como el País Vasco, es un nombre bastante recurrente e hipocorístico de Koldobika. Fue prohibido durante muchos años, pero afortunadamente hoy en día no existe ningún tipo de censura al respecto.

Significa ‘valiente guerrero’ y como tal, promete darle a tu hijo la originalidad y la fuerza suficientes como para llevar a cabo sus propias aventuras. ¿Quién no querría ponerle a su hijo un nombre lleno de historia y hazañas?

Leonardo

¡Oh, Leonardo! Pese a lo que pueda parecer, este nombre no proviene de ninguna lengua romance. Quiere decir ‘el que es fuerte como un león’. Al pensar en ello, seguramente se nos venga a la mente la imagen de Leonardo Da Vinci, uno de los grandes artistas del Renacimiento.

Llamar a tu hijo como uno de los grandes pintores, pensadores y diseñadores de la historia solo puede traer cosas buenas. Además, le dará un toque de distinción que difícilmente será superado. 

Arnaldo

Arnaldo significa ‘el que tiene el poder del águila’. Este animal es uno de los representantes del poder absoluto. Símbolo de Alemania en diferente etapas históricas, siempre ha estado relacionada con el poder, la elegancia, el liderazgo y la libertad.

Existen infinidad de nombres de origen germánico para niños.

No es extraño encontrarlo también como símbolo de otros países, como Estados Unidos, primera potencia mundial. Si quieres que tu hijo sea un gran líder, decidido y con las cosas claras, Arnaldo debe ser tu elección ideal.

Existen infinidad de nombres de origen germánico para niños. Posiblemente no sean del agrado de todo el mundo, pero piensa que a quien le tiene que gustar es a ti. Cada nombre tiene un significado especial y dota de una singularidad única a aquel que lo posee.

Bríndale a tu hijo la oportunidad de ser diferente; de ser consciente de su propia personalidad y de no ceñirse a las reglas establecidas. Quién sabe, puede que Hernán o Koldo sean el comienzo de una larga estirpe de hombres valerosos, fuertes y con ganas de hacer el mundo un poquito mejor.

Categorías: Disfruta de la maternidad Etiquetas:
Te puede gustar