5 dudas de los niños sobre el sexo

Adrianazul 2 junio, 2017

A medida que tu hijo va creciendo va redescubriendo su cuerpo y  comprendiendo cosas en general. Cuando se hace más grande, surgen inquietudes sobre el sexo y la sexualidad. Esas nuevas dudas precisan respuestas además de adecuadas para su edad, esclarecedoras, por lo que lo ideal es que sepas contestar sus dudas sobre el sexo y evitar los tabúes y la información imprecisa.

Seguramente, las primeras dudas que va a tener tu hijo en este ámbito son sobre las características anatómicas de su sexo. Desde que es muy pequeño va a notar las diferencias entre los genitales de los adultos y los niños, verá que hay órganos de diferentes tamaños y también se percatará de la existencia del vello púbico en su papá y su mamá y querrá saber quién tiene un pene o una vagina.

Lo mejor es que le brindes la suficiente información para que supere sus dudas tratando de hacerlo con mucho tacto y naturalidad; de hecho te puedes apoyar en ilustraciones, libros o vídeos educativos. Recuerda que los niños son fácilmente impresionables y que no es necesario que sepan todos los detalles. Trata solamente de aclarar las dudas que te plantee.

Dudas sobre la llegada de un hermanito

El embarazo de mamá también genera muchas dudas en el niño que ahora tendrá un hermanito. Se pregunta cómo llegó el bebé ahí a la barriga de mamá, si él puede tener uno o si papá puede tener un bebé… Para aclarar este tema que indudablemente tiene que ver con el sexo, lo mejor es que te olvides del cuento de la cigüeña o de la semillita y le expliques de la mejor manera cómo llegó ese bebé a tu barriga.

Ciertamente las historias de la cigüeña son muy tiernas, pero generan muchas más dudas a los niños. Lo mejor es que le expliques de manera natural que cuando papá y mamá comparten su intimidad y hacen el amor existe la posibilidad de que se forme un bebé que va creciendo dentro del vientre de mamá y que luego ese bebé sale por el huequito por donde mamá hace pipí. Puedes explicarle que eso mismo pasó con él, para él es lindo saber que papá y mamá lo aman desde que está en el vientre de mamá.

La desnudez es un tema que también le llama mucho la atención a los niños, quienes además de aprender sobre ese tema también deben saber establecer límites en su privacidad. Muchos niños no saben establecer muy bien los límites entre lo privado y lo público y por eso no cuidan muy bien de su intimidad.

Para prevenir esto, cada vez que acompañas a tu hijo a bañarse y a vestirse, puedes hablar sobre este tipo de temas que tienen que ver con su sexo.  Puedes aprovechar estos momentos para explicarle cómo es su cuerpo y qué partes puede mostrar en público y cuáles no y también qué partes de su cuerpo pueden ser tocadas por otras personas y cuáles no.

Invita a tu bebé a lavarse él mismo a sus genitales, así puedes ayudarlo a tomar conciencia sobre qué partes de su cuerpo son mucho más íntimas que otras.

Explorar de manera sana

Más temprano que tarde tu hijo empezará a explorar su cuerpo y descubrirá que tocarse le produce placer. No te extrañes si algún día lo encuentres jugando con su cuerpo. Si esto pasa, trata de no alarmarte ni censurarlo de manera excesiva, recuerda que el juego sexual entre niños es una actividad normal.

Intenta conservar la calma y explicarle que su sexo es delicado y que no es conveniente tocarlo todo el día ni introducir objetos en sus partes íntimas de manera indiscriminada. También es preciso dejarle claro que hay tiempo y lugar para todo y que no se enfermarán ni se harán daño por tocarse.

Ten en cuenta que tu relación de pareja siempre será un ejemplo para tus hijos. Muchas veces los niños no relacionan el erotismo con sus padres sino que entienden el hecho de tener una pareja como una persona a la que besas en la boca, le dices palabras cariñosas y le expresas afecto.

Sin embargo, tú y tu pareja deben enseñarle a sus hijos que lo más importante de las relaciones sexuales es que estas sirven para expresar de manera íntima el amor, el deseo y  el cuidado que se tienen dos personas. Recuerda que todos los niños, al igual que los adultos y los adolescentes, son bombardeados de muchas maneras por información sobre el sexo y que no toda la información que reciben aclara sus dudas.

Trata de que en tu hogar no hayan secretismos o tabúes respecto a la sexualidad y que tus hijos puedan hablar sobre este tema con confianza contigo.

Te puede gustar