5 consejos para viajar en avión con un bebé sin dificultad

Mervis Romero · 13 noviembre, 2018
Viajar en avión con un bebé es una preocupación para toda madre. Sin embargo, esto no tiene por qué ser complicado. Existen consejos para tener en cuenta que ayudarán a ser más llevadera esta situación. Apúntalos y disfruta el viaje con tu pequeño.

¿Nerviosa por viajar en avión con un bebé? No desesperes; aunque esta situación causa ansiedad con solo pensarlo, no tiene por qué ser un problema.

Lo ideal es que lleves algunas cosas que lo distraigan, así como tener en cuenta otros detalles en función de la edad del menor. A continuación, te ofrecemos algunos consejos para que disfrutes de esas merecidas vacaciones o de cualquier vuelo que debas emprender con tu pequeño.

¿Qué edad debe tener un bebé para volar en avión?

Este factor va a depender de la aerolínea y su legislación. Sin embargo, en la mayoría de los casos se aceptan bebés de más de 15 días de nacidos. Para viajes largos, se recomienda que sean un poco mayores, para evitar así la incomodidad que genera la altura.

En cuanto a los costos y servicios recibidos, los bebés no pagan boleto, pero sí se registran y cuentan con seguro de viaje. Además, llevan un cinturón especial con el que se adjuntan a la madre o padre para mayor seguridad.

5 tips para viajar en avión con un bebé

Antes de entrar en lo que se refiere concretamente a viajar en avión con un bebé, es necesario destacar la importancia de la organización. Planear el viaje requiere de documentos, accesorios, juguetes y llevar alimentos, por lo que deben evaluarse algunas prioridades. Para ello, ten presente las siguientes recomendaciones:

Documentos

Si te tomas el tiempo para tener en regla y a la mano la documentación, será más sencillo ejecutar este proceso. Aunque no paguen boletos, se debe informar a la aerolínea del viaje del menor. La razón es que se realiza un recargo al representante, quien debe contar con la autorización de viaje del progenitor faltante.

Los padres deben saber qué tener en cuenta cuando se va de viaje con bebés.

Además, si el vuelo es internacional, este debe contar con pasaporte. Si es dentro del mismo país, tiene que llevar su identificación. Los esquemas de vacunas también serán necesarios si es un viaje al exterior; por lo tanto, recuerda consultar con el pediatra.

Lleva a la mano lo necesario

Lo indispensable para los bebés es estar cerca de sus padres. Por lo tanto, lleva a la mano solo lo que vas a necesitar. Dependiendo de la extensión del viaje, puedes llevar pañales, toallitas húmedas, mantas, juguetes pequeños, ropa, libros y comida. Lo ideal es que tengas a la mano un accesorio que lo pueda entretener.

Ten presente que el coche, los juguetes y todo lo que llevas pasará por los procedimientos de seguridad acostumbrados. Entonces, si te sientes abrumada, pide ayuda. También se recomienda preguntar al momento de la reserva como irá el pequeño; de esta manera, te podrás preparar mejor.

Ten en cuenta las situaciones inesperadas

Los pequeños suelen agitarse al notar el estrés en los demás. Por esa razón, al viajar en avión con un bebé es conveniente hacerlo por la mañana si es un viaje corto. En este horario, podremos garantizar la llegada a destino en el transcurso del día.

De lo contrario, si es un vuelo largo, es más prudente hacerlo de noche, ya que esto ayudará a que el menor duerma y no sienta la fatiga del viaje. Además, es posible que se presenten retrasos o algunas escalas; prepárate para eso y recuerda tener todo a la mano.

Despegue y aterrizaje

Uno de los factores que más preocupa al viajar en avión con un bebé son el despegue y el aterrizaje. Es allí cuando los cambios en la presión atmosférica pueden causar sensaciones de mareos, zumbidos en los oídos y otras reacciones.

Si tu pequeño tiene menos de dos años, procura darle el pecho al momento de salir y aterrizar. También puedes darle un chupete o algún jugo que permita la succión y reduzca la sensación producida por el cambio de presión.

Madre e hijo viajando en avión.

“Dependiendo de la extensión del viaje, puedes llevar pañales, toallitas húmedas, mantas, juguetes pequeños, ropa, libros y comida”

Para mayor seguridad, pregúntale al pediatra sobre el uso de las gotas descongestionantes minutos antes de despegar y de aterrizar. Todo aquello que contrarreste el impacto del cambio de presión será de utilidad.

Paciencia

La paciencia es indispensable para viajar en avión con un bebé. La incomodidad del pequeño y de las personas alrededor pueden frustrarte y hacerte sentir mal. Por tal razón, además de tranquilidad, lleva agua para hidratarse, ropa fresca y ligera y música o dibujos animados descargados en tu móvil.

En síntesis, viajar en avión con un bebé no tiene porque ser una tragedia. Solo ten en cuenta estos consejos y adáptalos a la forma de ser o a los hábitos de tu pequeño. Recuerda que es un niño y que no todo será perfecto; la organización será tu aliada para sobrellevar el proceso.