5 consejos para ir con los niños a la playa

Carmen Fetreros · 1 agosto, 2017

¿Queréis pasar unos días en la playa con los niños y que no se convierta en una pesadilla? Os vamos a dar 5 consejos prácticos para ir con los niños a la playa y disfrutar de unos días estupendos. Con los niños no se puede arriesgar. Tenéis que planear con cuidado las vacaciones para que todo salga a la perfección. ¡No os olvidéis!

1. Elegid el destino con cuidado

Ir a la playa con niños puede resultar complicado si no se elige el lugar adecuado. La playa tiene que estar cerca del alojamiento ya sea un apartamento, un hotel o la casa de unos amigos. Si además vais con un carro de bebé los desplazamientos deben ser lo más cómodos posibles. Y si los niños son pequeños también les costará volver andando de la playa si el alojamiento está a más distancia que 15 minutos.

Nada de escaleras complicadas para llegar a la playa. También os recomendamos no ir nunca a un apartamento en el que no estéis cómodos aunque vuestros familiares o amigos os ofrezcan sitios. ¡Lo agradeceréis!

la playa

No crezcas demasiado rápido, para que no te olvides lo mucho que te encanta la playa

-Michelle Held-

2. Una playa kids-friendly

Busca una playa adaptada para niños. Limpia, con arena apropiada para que los niños jueguen y que el buen tiempo esté garantizado. A los niños les encanta jugar con la arena a hacer castillos divertidos. Debe tener unos accesos adecuados para los niños y duchas por si las necesitáis. Además es importante que tenga vigilancia y un puesto para emergencias. También podéis ver si no suele tener muchas olas o viento. Evita todos los riesgos.

Tampoco se debe ir con niños a playas que tienen el agua muy fría o no se querrán bañar. Evita playas con lodo en la que los niños se puedan resbalar. Comprobad en Internet cuál va a ser el tiempo para la semana o quincena que hayáis elegido. Si no hace bueno para ir a la playa, será mejor que tengáis planeadas algunas excursiones divertidas para los niños.

3. Protege la piel y los ojos de los niños

Para no tener disgustos, mete en la maleta crema protectora del sol por lo menos de factor 50. Los niños suelen quemarse con facilidad si no llevan la crema adecuada. Los bebés nunca deben estar al sol. Protégeles con un sombrero adecuado. Debes echarles crema antes de salir para la playa y cada dos horas o cada vez que se metan en el agua.

Lleva también siempre gafas de sol homologadas infantiles para proteger su vista. La luz de la playa suele molestar mucho a los niños. Hay que proteger la vista de nuestros hijos.

la playa

4. Lleva siempre agua a la playa

Los niños deben estar en la playa siempre hidratados. En la playa a veces hace muchísimo calor. Los padres deben llevar siempre agua para que los niños beban cuando tengan sed. Una buena idea es meter una botella de agua en el congelador para llevárnosla si vamos a salir a la calle.

También es importante llevar una sombrilla para que los niños puedan jugar a la sombra pues no pueden estar al sol todo el día sin una gorra o sin la protección de una sombrilla.

Tampoco os conviene pasar todo el día en la playa. Los niños deben descansar un poco después de comer. No deben soportar el calor de las horas centrales del día. Podéis ir por la mañana, ir a comer y luego volver otro rato por la tarde. Si os pasáis todo el día allí, solo conseguiréis que los niños estén agotados.

5. Vigila siempre a los niños

En la playa todos tendemos a relajarnos, tumbarnos a tomar el sol o aprovechar para leer. Pero cuando se tienen niños hay que tener mucho cuidado ya que se despistan rápidamente y se pueden perder en la playa. Pueden ir detrás de una pelota o de otro niño y perderse en pocos minutos.

Una buena idea es comprarles bañadores de colores vivos para tenerlos más controlados. El mar es un peligro aunque los niños sepan nadar. Los padres tienen que estar siempre vigilando. Intenta no despistarte en ningún momento.

Si se despistan, busca rápidamente ayuda de los servicios de emergencia de la playa para que te ayuden a buscarlos. Otra buena idea es que siempre lleven una pulsera con el teléfono móvil de los padres. Pero lo mejor siempre es que estéis siempre atentos y no se despisten en ningún momento.