5 claves para enseñar a decidir a los niños

Yamila Papa 26 agosto, 2018
La toma de decisiones debe apoyarse y guiarse desde la infancia temprana, a fin de brindar a los niños seguridad y claridad. Por ello, tu aporte como padre y orientador es muy importante. 

Muchas veces, los padres consideran que el proceso de toma de decisiones en los niños se desarrolla por sí mismo, sin ningún tipo de ayuda. Sin embargo, esto no es así. Por ello, a continuación te brindamos algunas claves que te serán de gran ayuda a la hora de enseñar a decidir a los niños.

Un niño que sabe tomar una buena decisión es capaz de desarrollarse adecuadamente. En este sentido, el desarrollo de la capacidad de tomar una decisión le ayudará a fomentar su autonomía y ser responsable de sí mismo, algo que, sin duda, será muy valioso para el resto de su vida.

¿Por qué es importante saber decidir?

Es importante que un niño aprenda a decidir para que pueda tener autonomía. ¿Y de qué se trata la autonomía? Se trata de la capacidad de tomar decisiones sin influencia ni intervención externa, así como de seguir las propias pautas. Por ende, este viene ser un concepto opuesto al de ‘heteronomía‘ de Jean Piaget.

En términos más simples, es importante enseñar a decidir a los niños porque esto les permite gestionarse y solucionar problemas de una forma eficiente, sin necesidad de asistencia.

5 claves para enseñar a decidir a los niños.

Esto no quiere decir que se les abandone a su suerte, sino de brindarle las herramientas necesarias para que consigan hacerlo por sí mismos y sentirse satisfechos tanto con la decisión como con el resultado. En este sentido, no existe mejor legado que la independencia. 

Como padres, seguramente queremos que nuestros hijos sean personas independientes, capaces y, sobre todo, responsables de sus propios actos. Pero esto no se obtiene por inercia, sino que debe trabajarse desde el hogar, a través de diversas formas. Y si bien las medidas puedan parecer muy simples, son muy poderosas. 

Cuando los niños son autónomos tienen una buena autoestima, confianza en sí mismos, tienen menos miedo a equivocarse a la hora de solucionar un problema y, en general, están más dispuestos a reflexionar acerca de qué es lo mejor y por qué.

Claves para enseñar a decidir a los niños

Para enseñar a decidir a los niños es necesario tener en cuenta su edad, ya que de acuerdo a este factor, podremos optar por un método u otro.

No se le puede exigir a un niño de 3 años lo mismo que a un niño de 8. Asimismo, es necesario saber dar un buen ejemplo y mantener una actitud abierta a la hora de hacer explicaciones y aclaraciones, tantas veces sea necesario.

Algunas de las claves más utilizadas por los padres para enseñar a los niños a tomar decisiones vienen a ser las siguientes:

1. Dales pequeñas tareas o encargos

Según su edad y nivel de desarrollo, los niños pueden hacerse cargo de ciertas tareas. Por ejemplo, decidir qué ropa se ponen ese día, recoger sus juguetes, hacer su cama, ordenar después de utilizar un objeto, etcétera.

2. Deja que realicen actividades solos

Una vez que ya se les ha explicado bien la actividad, se les debe permitir llevarla a cabo por sí solos. Por supuesto, la supervisión será necesaria, pero hay que saber dejarlos experimentar hasta que pidan ayuda o bien, no consigan solucionar un problema después de varios intentos. Esto se puede aplicar, por ejemplo, a la hora de descubrir el funcionamiento de un juguete.

3. Exígeles que realicen sus peticiones con precisión

A los niños que ya están aprendiendo a hablar es necesario enseñarles la forma de realizar peticiones. Por ejemplo, si tienen sed, la forma más básica de pedir que se les atienda esta necesidad es enseñarles a decir ‘agua’. De la misma manera ocurre con otras necesidades, como ir al baño.

Exigirles que sean precisos y claros con lo que quieren les ayudará a desarrollar el lenguaje, pero para ello, antes hay que enseñarles y repetirles varias veces la forma correcta de hacer una petición.

5 claves para enseñar a decidir a los niños.

4. Determina qué se negocia y qué no

Que el niño pueda tomar decisiones no quiere decir que no deba acatar ciertas normas. Por ejemplo, aunque sí pueda elegir qué ropa ponerse (siempre y cuando esta sea acorde al lugar y al clima), no siempre podrá elegir qué comer, ya que sus padres son los encargados de procurarle una alimentación apropiada para su desarrollo.

5. Desafíales para que piensen

A través del juego podemos enseñar a decidir a los niños más pequeños. Por ejemplo, se puede tomar un juguete con cada mano y pedirles que escojan el que más les guste. Esto debe ir acompañado por algunas preguntas como: ¿Qué prefieres? O ¿Cuál te parece una mejor opción? Para que se motiven a pensar y a tomar una decisión.

Si toman una decisión que no es la que tú esperabas o que consideras equivocada, no les reprendas a la primera. En su lugar, explícales cuál fue el fallo y cómo se pude corregir para la próxima. Recuerda que este es un proceso de ensayo y error la mayoría del tiempo y es importante saber reflexionar y compartir con tranquilidad para poder mejorar.

Te puede gustar