4 preguntas embarazosas que te harán tus hijos

Marisol 17 enero, 2018
Prácticamente ningún padre se ha salvado de escuchar una pregunta embarazosa de su hijo, ya sea en público o en privado. Por este motivo es bueno que estés preparada para responder de la mejor manera. 

La curiosidad infantil es la herramienta para ver el mundo a través de sus ojos y su experiencia. Cada uno de sus interrogantes busca definir sus propios conceptos, creencias y visiones de la realidad.

Por eso es tan importante que sepas cómo responder a todas sus preguntas embarazosas. De cómo reacciones al responder dependerá la percepción del mundo que construyan.

Es necesario que veas estas inquietudes como la primera manifestación de riqueza intelectual, de desarrollo cognitivo. Un niño que pregunta es un niño que tiene conciencia de los fenómenos que suceden a su alrededor.

Responder a las preguntas embarazosas no es tan difícil como parece

1.- ¿Cómo llegó el bebé a tu vientre?

Cuando eres madre de varios niños y es hora de informarles de la llegada de un bebé, seguramente recibirás esta pregunta.

Si se da la ocasión, no te muestres incómoda para que tus hijos tampoco lo estén. Di la verdad de una forma simple y con el paso del tiempo podrás dar más detalles.

Ningún padre se escapa de las preguntas embarazosas de sus hijos.

2.- ¿Por qué los mayores tienen partes del cuerpo más desarrolladas?

Cuando los niños tienen un modelo masculino en casa, es muy normal que traten de compararse con ellos.

Si tu hijo te hace preguntas embarazosas similares a esta, basta con decirles que con el tiempo también cambiará su cuerpo. Explícale que todos los órganos de su cuerpo se desarrollarán mes tras mes y año tras año.

“La curiosidad de los niños es una inclinación que va delante de la instrucción; es menester, pues, aprovecharse de ella”
–Fénelon–

3.- Al ver a una persona con sobrepeso: ¿está esperando un bebé?

Sin duda, si los niños lo hacen en voz alta será un momento vergonzoso para ti. Pero debes recordar que los pequeños aún no han establecido criterios sociales que los adultos vemos correctos.

Aprovecha las circunstancias para hablar del respeto a las diferencias, la discreción y la prudencia.

4.- Al ver a una mujer u hombre con líneas de expresión y cabello blanco: ¿por qué ocurre eso?

En estos casos, es pertinente hablar del crecimiento, de que todas las personas envejecemos y cambiamos. Explícales que, con el paso del tiempo, el organismo se deteriora y luce de una forma diferente.

También enséñales el valor del respeto y la consideración hacia las personas mayores. Al responder esta pregunta les estarás dando, además, una lección de vida que siempre recordarán.

¿Cómo responder a las preguntas embarazosas de tus hijos?

  • Relájate. Debes saber que cuando un niño pregunta no lo hace con la intención de juzgar, sino de saber. Somos los adultos quienes ponemos doble sentido a las situaciones.
  • Discreción. A medida que se dan las situaciones, demuéstrales a tus chicos que hay preguntas que es mejor hacer en privado. La intimidad es un concepto que se forja con el ejemplo; los niños aún no tienen las nociones para saberlo.
  • Fomenta y estimula la curiosidad. Las preguntas son signos de inteligencia. Por eso, no puedes castigar a tus hijos por hacer una. Tú eres el adulto y debes asumir ese rol; responde con seguridad, ayuda a tus hijos a querer conocer más.
No tengas miedo en responder las preguntas embarazosas de tus hijos.

  • Adecúa tus respuestas a la edad de los niños. Hay temas que debes abordar con mayor o menor profundidad, dependiendo de la edad. A medida que transcurra el tiempo, la información será más específica.
  • Mantén abiertos los canales de comunicación. No evadas ni penalices los interrogantes de tus hijos. La comunicación es la clave en las relaciones saludables entre padres e hijos.
  • Usa ejemplos para que comprendan mejor. Si te tomas el tiempo para responder efectivamente a las dudas de tus hijos, se sentirán importantes y valiosos. Puedes valerte de ejemplos cotidianos, libros o vídeos bien elegidos para facilitar el proceso.
  • Sé cortés. En el momento de dirigirte a otras personas, debes hacerlo con respeto. Aprovecha las conversaciones que tienes con tus hijos para darles nociones de buenos modales desde pequeños.

Los padres son los encargados de dar a sus hijos todas las respuestas que buscan. Otros canales como la televisión, Internet o los amigos pueden darles información inapropiada.

Todas las dudas que se les pasan por la mente son naturales; evita la sensación de vergüenza al escucharlas.

Te puede gustar