4 cosas que debes saber sobre el Síndrome de Down

Gladys · 3 junio, 2016

Cuando estás embarazada y el obstetra diagnostica que el niño padece el Síndrome de Down, surgen grandes preguntas y preocupaciones. Aquí te decimos las 4 cosas más importantes que debes saber sobre esta condición.

Estando en el período de gestación, todas deseamos ser madres de un niño sano y a plenitud de sus facultades. Sin embargo, la vida a veces nos coloca retos que nos exigen dar más en nuestro rol materno, en especial si nuestro hijo padece de Síndrome Down.

Lo primero es que debes sentirte orgullosa de asumir esta tarea con amor y total dedicaciónNadie dijo que ser madre sería fácil y muchos menos cuando tenemos a un pequeñín especial en casa. Sin duda tendrás que dedicarte más al niño y tener el doble de atención, paciencia y por supuesto mucho amor.

4 Cosas que deberías saber sobre el Síndrome de Down

Cuando un pequeño adquiere este síndrome se debe a un error en el espermatozoide u óvulo. A continuación te enumeramos 4 cosas que deberías saber sobre el Síndrome de Down:

1. Es una alteración de cromosomas El proceso de fecundación, comienza con la unión de los 23 cromosomas de la mujer y los 23 del hombre. Durante este transcurso se define el sexo del bebé, y las características físicas, tomando en cuenta los genes dominantes y recesivos.

Por tal razón, cada célula del cuerpo humano tiene un total de 46 cromosomas. Cuando un pequeño adquiere este síndrome se debe a un error en el espermatozoide u óvulo. Este fallo trae como consecuencia el incremento de un cromosoma adicional, por lo que estaríamos hablando de un grupo de 24 que deberá unirse al otro conjunto de 23. A este particular fenómeno biológico también se le conoce como la anomalía de trisomía 21.

o-SINDROME-DE-DOWN-facebook

2. Genera cambios físicos y alteraciones en el organismo. Los niños con esta condición suelen ser un poco diferentes a aquellos que solo tienen los 23 pares de cromosomas. En términos físicos ellos presentan una forma redonda en su cara, ojos más rasgados y ligamentos débiles, entre otras características.

Otro aspecto importante es que ellos padecen déficit de atención y baja capacidad intelectual. Esto solo significa que su proceso de aprendizaje será un poco más lento, afectando actividades como el lenguaje y la interacción social. No obstante, con esfuerzo y ayuda especializada podrán aprender mucho. Son alegres, obedientes y tienen talentos innatos.

Problemas con tiroides, alteraciones gastrointestinales, cardiopatía congénita, trastornos endocrinos, problemas de visión, inmunodeficiencia y susceptibilidad a las infecciones, son enfermedades y síntomas que van de la mano con el SD. Si se solicita ayuda temprana, es posible mejorar el sistema nervioso central.

3. No hay tratamientos de cura.El SD es una condición congénita y no una enfermedad. Por lo cual no existen medicamentos que puedan generar una cura. Pero si hay tratamientos para mejorar la calidad de vida. Nos referimos a las terapias de lenguajes, motrices e intelectuales, que ayudan a que ellos superen sus propios límites.

La medicina ha trabajado para aumentar las probabilidades de vida de las personas que tienen SD. Actualmente el estimado de vida es de 50 a 60 años en países desarrollados. Si se solicita ayuda temprana, es posible mejorar el sistema nervioso central.

4. Madres mayores de 35 años. No existen estudios que hasta el momento determinen que es lo que causa esta anomalía en los cromosomasMás allá de eso, algunos investigadores señalan que las mujeres que quedan embarazadas en edades mayores a los 35 años corren riesgo de tener bebés con esta condición.

Esto quiere decir que existe una alta probabilidad de que este fenómeno esté relacionado con la edad de los padres al momento de la fecundación. Esto no significa que no pueda ocurrir en parejas jóvenes.

20160321121536_hoy-se-conmemora-el-da-a-mundial-de

El amor no tiene condición

 

Ser madre un niño con Síndrome de Down es un reto pero no todo es sufrimiento. Todo dependerá de las características propias de cada niño y del esfuerzo de sus padres.

Hay ejemplos exitosos en los que un régimen de tratamientos especializados incrementa en gran medida la calidad de vida hacia la adultez. Hoy en día hay muchas instituciones que ofrecen sus servicios para garantizar una vida normal llena de alegrías y bienestar.

También existen redes de padres y que cooperan entre sí. Únete y contribuye al futuro de los niños más alegres de este mundo.