4 consejos para prevenir los accidentes de tráfico con niños

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga María Alejandra Castro el 4 febrero, 2019
Óscar Dorado · 4 febrero, 2019
Si deseas prevenir los accidentes de tráfico con niños, el siguiente artículo es ideal para ti. ¡Toma nota!

Todo padre desea mantener a sus hijos lejos del peligro y garantizar su felicidad. Por ello, es vital saber cómo actuar en aquellas situaciones de las que no es posible controlar todos los hilos. Más concretamente, hoy repasaremos algunos consejos para prevenir los accidentes de tráfico con niños. Toma nota.

Ciertamente, los accidentes de tráfico son una de las principales causas de muerte y lesión entre los niños. Por fortuna, se puede hacer mucho para prevenirlos y es tu responsabilidad que cumplan las normas de seguridad.

A medida que crecen y se desarrollan, y con la ayuda de adultos, los niños son cada vez más capaces de velar por su propia seguridad. Este es el primer paso para hacer de ellos usuarios más responsables. Así, los padres pueden desempeñar un papel clave en la protección de los pequeños si se habla de prevenir los accidentes de tráfico con niños.

 

 

Las nociones de seguridad vial deben aplicarse desde el hogar.

De hecho, ocurren muchos accidentes que podrían prevenirse, si las personas estuvieran haciendo las cosas que se supone que deben hacer cuando están al volante. A continuación, te ofrecemos algunos consejos para ayudarte a evitar accidentes de tráfico con niños y llegar de manera segura a tu destino.

4 consejos para prevenir los accidentes de tráfico con niños

1. El cinturón de seguridad es de uso obligatorio

Los niños siempre deben usar el cinturón de seguridad en un automóvil. Los bebés y menores de cinco años, en especial, deben estar en un asiento apropiado desde el nacimiento. Así, para garantizarles la mejor protección posible, los bebés y los niños deben ir en su silla de seguridad para coches, orientada hacia atrás en el asiento trasero hasta los 2 años o bien hasta que alcancen el peso o la altura que se corresponden con esta edad.

Dos niños sentados en las sillas del coche.

Sin embargo, una vez que los niños pasan esta etapa inicial, deben abrocharse el cinturón de seguridad también en una silla propia, pero orientada ahora hacia adelante en el asiento trasero. Deberán ir sujetados así hasta que tengan al menos 5 años de edad o superado el peso o la altura que indican las instrucciones de la silla de niños para coches.

Asimismo, no olvides que sentarse en el coche con la mochila puesta incrementa el riesgo para el niño en caso de accidente, por lo que la mochila siempre debe colocarse en el asiento de al lado o junto a los pies del niño.

2. Mantén tus ojos en la carretera

Cuando estás conduciendo, debes hacer precisamente eso y nada más. Esto es especialmente importante cuando viajas con niños. No permitas que lo que sucede dentro del coche te distraiga de tu tarea más importante en ese momento: la conducción.

De hecho, el automóvil no es el lugar para realizar otras tareas. Esto es así precisamente, para no comprometer tu seguridad y la de las personas que te acompañan. Si no estás concentrando únicamente en la forma de conducir, te estás arriesgando a tener un accidente.

3. Seguridad al entrar y salir

En tercer lugar, debes tener presente la importancia de garantizar la seguridad al entrar y salir del vehículo. En este sentido, siempre debes utilizar la puerta trasera del lado del bordillo cuando coloques a tu hijo en el asiento de seguridad.

 

Bebé a bordo.

De esta manera, el niño se acostumbrará a entrar y salir siempre del automóvil por la puerta más segura, la que se encuentra más alejada del tráfico. Una vez que haya salido del automóvil, tómalo de la mano y explícale siempre que tengas la oportunidad por dónde podrían venir los otros automóviles.

4. Cuidado con los niños

Por último, debes tomar en consideración que los niños y los animales pueden representar un gran riesgo de accidente. De hecho, tanto los niños como los animales tienen la costumbre de saltar de repente entre los coches aparcados y en las carreteras. No es raro, por tanto, que puedan aparecer en el momento más inesperado.

Si estás conduciendo en un vecindario residencial con niños presentes, ve con cuidado y disminuye la velocidad. Los niños son imprevisibles y, por su estatura, muchas veces quedan fuera del ángulo de visión de los retrovisores.

Antes de finalizar, te recordamos que si has sufrido un accidente de tráfico con niños debes llamar a la ambulancia si consideras que tienen algún tipo de lesión grave. En cualquier caso, estamos convencidos de que si sigues estos consejos disminuirán en gran medida las posibilidades de que ocurra un accidente.