4 consejos para prevenir la obesidad en niños

Óscar Dorado · 7 diciembre, 2018
Si consideras que tu hijo tiene problemas de peso, en este artículo te proponemos 4 consejos para prevenir la obesidad en niños. Toma nota e intenta introducir estos cambios en su rutina.

La obesidad en niños se está convirtiendo desgraciadamente en algo habitual. Se trata de un serio desafío para la salud actualmente y, aunque parezca mentira, en muchas ocasiones los padres se convierten en la causa principal de la obesidad de sus hijos.

La infancia es una oportunidad importante para desarrollar patrones saludables y prevenir problemas de peso. Por eso, queremos aprovechar el siguiente artículo para explicarte mediante algunos tips cómo es posible prevenir la obesidad en niños.

Los cambios ahora prevendrán las enfermedades mañana

Si quieres ayudar a tu hijo a mantener un peso saludable es necesario que equilibres las calorías que ingiere con las que gasta a través de la actividad física y las actividades cotidianas. Ten en cuenta que el objetivo para los niños con sobrepeso es reducir la tasa de aumento de peso y, al mismo tiempo, permitir un crecimiento y desarrollo normal.

Si observas que tu hijo está aumentado de peso de forma considerable es momento de que acudas al pediatra. De todas formas, debes empezar a realizar ciertos cambios en su estilo de vida. Así, en el futuro la posibilidad de tener que luchar contra el asma, la diabetes, la presión arterial, las enfermedades cardiovasculares, etc. será menor. Y no solo enfermedades físicas sino psicológicas como la depresión y la baja autoestima.

Prevenir la obesidad infantil

Los mejores consejos para prevenir la obesidad en niños

A continuación, te presentamos una lista con los mejores tips que te ayudarán a prevenir la obesidad en niños.

1. Fomentar hábitos alimenticios saludables

  • Ofrécele y acostúmbrale a comer un montón de frutas, verduras y elegir carnes magras como pollo y pescado para obtener proteínas.
  • Incluye los alimentos “menos atractivos” en sus momentos de disfrute. No asocies la comida basura a momentos de más felicidad o de ocio porque conseguirás que el día que toque verdura sea casi un trauma.
  • Sirve porciones de tamaño razonable
  • Anímale a beber mucho agua durante todo el día: El hecho de beber mucha agua puede hacer que se sienta lleno y menos tentado a comer alimentos no saludables.
  • Limita las bebidas azucaradas y la comida basura.  No olvides que pequeños cambios pueden ayudarte a fomentar hábitos alimenticios más saludables.

2. Haz que se mantengan activos

Otra de las claves para conseguir prevenir la obesidad en niños es que realicen actividad física y eviten llevar a cabo actividades sedentarias. Aunque el tiempo de lectura y de tarea en silencio es bueno, es recomendable limitar el tiempo que los niños ven la televisión, juegan a videojuegos o navegan por internet.

Ten en cuenta que además de ser divertido para los niños, la actividad física regular supone muchos beneficios para la salud: fortalecimiento de los huesos, control del peso, aumento de la autoestima o reducción del estrés y la ansiedad, entre otros. No olvides que los niños imitan a los adultos, por lo que quizás sea el momento para tú también empieces a hacer algo de actividad física o, mejor aún, que lo hagáis juntos.

Fomentar el deporte en niños

3. Limita el consumo de aparatos electrónicos

Con todos los dispositivos que hay actualmente, la mayoría de los niños prefieren estar en casa frente a sus videoconsolas en lugar de jugar con otros niños. Promover un estilo de vida activo significa pasar el mínimo tiempo con aparatos electrónicos, ya que eliminan cualquier posibilidad de llevar a cabo actividades al aire libre.

El consumo de aparatos electrónicos, como puede ser el hecho de ver demasiada televisión, está estrechamente relacionado con el sobrepeso en los niños. Limitar este tipo de actividades sedentarias es una de las claves para conseguir reducir el tiempo que pasan en casa sin moverse y incentivar a los pequeños a que lleven a cabo otro tipo de actividades más productivas y beneficiosas para la salud. ¡Ya tendrán tiempo cuando sean más mayores de pasar horas y horas frente al ordenador!

4. No permitas que coma mientras ve la televisión

Por último, te recomendamos que no dejes que tu hijo coma mientras está mirando televisión. Además de que esto limita el tiempo en familia y promulga la falta de diálogo, nunca se dará cuenta de que tiene el estómago lleno porque la mitad de su atención se desvía hacia su programa favorito en la pantalla. Y es que comiendo de forma mecánica puede generar también una mala digestión y dolores en e estómago.

Antes de terminar, no queremos que olvides que todos los miembros de la casa deben involucrarse en estos cambios, independientemente del peso corporal, para que ningún niño se sienta aislado. Estamos convencidos que si sigues nuestros consejos anteriores te resultará muy sencillo cumplir con el objetivo. Todo cambio empieza por las ganas.