Qué zapatos comprar a tu hijo según su edad

En nuestra sociedad tenemos tendencia a calzar a nuestros hijos rápidamente, pero ¿sabes qué momento es el adecuado? o ¿qué zapatos comprar a tu hijo según su edad?

Nunca debes calzar a tu bebé

Muchos estudios han demostrado científicamente, que los bebés descalzos son más inteligentes y, lo que es más importante, mucho más felices.

Desde el punto de vista del desarrollo neurológico, y de la sensibilidad táctil, los pies del recién nacido tiene una sensibilidad mucho más fina que la de la mano hasta los ocho o nueve meses.

Por ello en los primeros meses los pies tienen una función esencial:

  • Informar del mundo exterior al bebé
  • Tocar con los pies todo lo que tiene a su alcance
  • Manipular con sus manos y pies al mismo tiempo
  • Utilizar los pies para llevar a la boca, donde las terminaciones nerviosas sensitivas son mayores

Además, el hecho de calzar continuamente a los bebés les priva de información táctil. E incluso la percepción de la posición y movimiento de los pies en relación con el espacio juegan un papel importante en el sistema nervioso central.

 

zapatos2

 

Los zapatos ideales para sus primeros pasos

Una vez más debemos insistir en que siempre que se pueda, nuestros hijos deben ir descalzos.

El hecho de apoyar el pie descalzo en todo tipo de superficies, contribuye al desarrollo muscular.

El calzado durante el gateo impide recibir sensaciones, además añade un peso excesivo a los pies impidiendo que se muevan libremente.

Todo ello explica por qué los niños, cuando tienen un mayor control de su cuerpo, se quitan los zapatos continuamente.

No obstante, el calzado se hace necesario cuando salimos a la calle y en muchas épocas del año.

Por eso, cuando empiezan a dar sus primeros pasos, el calzado ideal para los niños es el que les  proporciona equilibrio y estabilidad, reuniendo a la vez sujeción y flexibilidad.

Educar a un niño es esencialmente enseñarle a prescindir de nosotros

Ruskin

Algunos consejos

  • Nunca debemos heredar zapatos, cada niño tiene su propia pisada
  • No comprar zapatos para niños sin haberlos probado
  •  Si son los primeros zapatos que le compráis, es importante no adquirirlos sin haberlos probado, ya que cada fabricante utiliza sus propias hormas, y el tallaje puede diferir de unos a otros
  • Si los compráis online, es muy difícil saber si existen costuras ocultas que puedan lastimar los pies de vuestro bebé
  • Es siempre mejor hacer que el niño se  pruebe los zapatos caminando un poco con ellos por el establecimiento, antes de hacer la elección y compra
  • Observad los movimientos y las posturas que el niño adopta cuando camina, y seguid haciéndolo a lo largo del tiempo también

 

zapatos4

Cuando nuestros hijos caminan

El zapato debe llegar hasta debajo de los maleolos , que son los huesos laterales del tobillo.

En el caso de las botas, deben ser lo suficientemente flexibles para permitir el movimiento completo de la articulación del tobillo.

Cuando decides comprar calzado nuevo ten presente los siguientes consejos:

  •  La plantilla del zapato tiene que ser plana y flexible.
  • Un calzado sano es plano y con muy poco tacón, para favorecer el equilibrio y salvaguardar las piernas y la espalda.
  • El calzado ha de ser lo suficientemente ancho por delante, como para permitir a los dedos abrirse y moverse con libertad.
  • Se recomienda adquirir un calzado fabricado con materiales naturales que permitan la transpiración, como la piel o el cuero.
  • El modelo más adecuado es un zapato que se adapte y sujete bien al pie, y que disponga de cordones o velcro en el empeine.
  • Las chanclas, zuecos o bailarinas no son recomendables porque la percepción de que el zapato se sale a cada paso obliga a los dedos a hacer un trabajo extra.
  • A pesar de haber elegido un calzado correcto, hay que tener en cuenta que los zapatos y zapatillas deben utilizarse solo unas horas del día.
  • Es recomendable que en casa los pies estén libres, y será suficiente utilizar un calcetín antideslizante o zapatilla de estar por casa, si no existe ninguna contraindicación.
  • Hay que probar el zapato con los calcetines puestos y vigilar que haya un espacio de entre 0,5 y 1,5 centímetros entre el dedo más largo y el calzado. Presiona la punta por la parte superior para ver si los dedos la rozan: si es así, el calzado es demasiado pequeño.
  • El mejor momento para probar el calzado es al final del día, cuando los pies del niño están más hinchados. Es recomendable ponerse de pie, para que cargue su peso sobre los dos pies.
  • No hay que comprar nunca un zapato de un número mayor con el objetivo de que el niño pueda utilizarlo durante más tiempo.
  • Si el zapato no es justo su talla podría alterar su forma de caminar o crearle ampollas.

Debes saber que…

Las enfermedades más comunes por el uso de un calzado inadecuado van desde la deformidad de los dedos y uñeros hasta la tendinitis, el dolor en la planta del pie y las verrugas a causa de materiales sintéticos.

Durante la maduración de la marcha, es necesario realizar revisiones periódicas para comprobar que no existe ninguna complicación y, si la hay, tomar las medidas necesarias para que no afecte a otras zonas, como las rodillas o espalda.

Categorías: Bebés Etiquetas:
Te puede gustar