Trabajar durante todo el embarazo: lo que debes y no debes hacer

Trabajar durante el embazo es una decisión que toda mujer tiene derecho a tomar, siempre y cuando se encuentre bien y no tenga un trabajo que ponga en riesgo su estado. Eso sí, tienes que tener claro lo que debes o no debes hacer.
Trabajar durante todo el embarazo: lo que debes y no debes hacer
Mara Amor López

Escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López.

Última actualización: 15 febrero, 2023

¿Estás esperando un bebé, pero quieres trabajar durante la gestación? Puedes hacerlo, pero siempre y cuando no haya nada que ponga en riesgo tu embarazo. Esta etapa no tiene por qué romper tu rutina cotidiana si te sientes sana y productiva. Lo que sí debes tener en cuenta son las cosas que debes y no debes hacer para evitar riesgos innecesarios.

Un embarazo supone muchos cambios en el cuerpo y en el estado de ánimo de la mujer, pero este no tiene por qué ser un obstáculo para desempeñarte en el ámbito profesional. Lo que sí debes tener en cuenta es el tipo de trabajo que desarrollas. En este artículo, te damos algunos consejos al respecto. ¡No te lo pierdas!.

Trabajar durante todo el embarazo

Lo primero que tienes que tener en cuenta es si tu lugar de trabajo es un sitio seguro y saludable. Si es así, tu embarazo no tiene por qué ser un obstáculo.

Lógicamente, para trabajar durante el embarazo, debes tomar las precauciones adecuadas para no tener problemas. Además, ten en cuenta que la gestación supone una multitud de cambios físicos, emocionales y psicológicos que te pueden afectar en algún momento.

Puede que, en el primer trimestre, que es cuando se desencadenan los mayores cambios hormonales y el aumento de la actividad metabólica, te sientas sin energía. Esto puede afectar tu desempeño en tu trabajo. En este sentido, el hecho de decidir dejar de hacerlo dependerá de ti y de lo que te recomiende tu ginecólogo o matrona.

En el caso de que el trabajo requiera de estar en constante movimiento o con traslados de un sitio a otro, puede ser necesario que pares el ritmo, sobre todo a partir del sexto mes. En el tercer trimestre, aumenta el cansancio y aparecen los dolores de espalda, en las articulaciones, la tensión muscular, la fatiga por el peso de la barriga y la baja energía, entre otras molestias. Por lo tanto, si en esta etapa no puedes continuar, consúltalo con tu médico.

¿Qué debes hacer para trabajar durante todo el embarazo?

A continuación, te damos un listado de consejos para que te sientas lo mejor posible en el trabajo y no tengas que dejar de hacerlo:

  • Haz ejercicio físico. De ese modo, podrás mantenerte sana y activa. Caminar es muy bueno para las articulaciones y la circulación. También, puedes hacer yoga o gimnasia en el agua para embarazadas.
  • Mantén una correcta postura para evitar los dolores de espalda, sobre todo si trabajas delante de un ordenador o en una oficina.
  • Mantén una alimentación saludable y equilibrada tanto en el trabajo como en casa. Es aconsejable comer cada 2 o 3 horas.
  • Descansa y duerme las horas que te corresponda en tu tiempo libre.
  • Lleva encima un antiácido o analgésico que te recomiende tu médico por si sientes náuseas.
  • Evita la ropa apretada y ceñida. Lo mejor es utilizar vestimenta amplia y cómoda. El calzado debe ser antideslizante y de poco tacón para evitar caídas.
  • Utiliza la respiración de forma correcta para relajar tu cuerpo y mente.
  • Haz pausas breves de vez en cuando para que tus piernas se muevan y no se hinchen. Esto puedes hacerlo cada 15 minutos.
  • No te exijas tanto en las tareas del hogar. Lo que no puedas hacer lo puedes delegar en alguien para que te ayude.

¿Qué no debes hacer para trabajar durante todo el embarazo?

Decidir dejar de trabajar durante el embarazo dependerá de cómo te sientas y de lo que te recomiende tu médico. Si prefieres continuar, debes evitar asumir riesgos para ti y el bebé.

Además de todo lo que debes hacer para poder trabajar durante el embarazo, también hay una serie de cosas que tienes que evitar:

  • Comparar tu embarazo con otros. Solo la mujer embarazada sabe si puede o no trabajar. Cada quien puede vivir y tener una gestación totalmente diferente a otra.
  • Trabajar con sustancias tóxicas o nocivas.
  • Subir escaleras y hacer grandes esfuerzos.
  • Transportar o levantar objetos pesados.
  • Estar en sitios con mucho ruido.
  • Estar bajo temperaturas extremas.
  • Trabajar con máquinas grandes que produzcan vibraciones fuertes.
  • Tener estrés en el trabajo. Si lo tienes, lo mejor es dejar de trabajar, ya que te afecta a ti y a tu bebé.
  • Estar expuesta a diferentes enfermedades, ya sea si trabajas en el ámbito sanitario tanto de personas como de animales.

Trabajar durante todo el embarazo, ¡tú decides!

El trabajar durante todo el embarazo o no, es una cuestión que tienes que decidir tú con relación a cómo te sientes para hacerlo. Es muy importante que tengas en cuenta el tipo de trabajo que realizas, para así tomar esta decisión. Por ejemplo, no es lo mismo estar en una oficina sentada que en un almacén de fruta o trasladar materiales de un sitio a otro.

Siempre es recomendable que hables con tu ginecólogo o matrona y sigas sus recomendaciones. No tomes riesgos innecesarios y cuídate mucho.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.


  • Sierra Hernáiz, E. (2016). Prevención de riesgos laborales, embarazo de la trabajadora y lactancia natural. Aranzadi Thomson Reuters. Cizur Menor.
  • Valencia, M. H. (2011). Tendencias de la reproducción femenina y riesgos asociados con el embarazo. Revista Mexicana de Medicina de la Reproducción, 3(3), 101-104.

Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.