Tos seca del niño durante la noche, ¿qué hacer?

Francisco María García · 7 agosto, 2018
¿Por qué se produce la tos seca del niño durante la noche? La tos suele generarse cuando hay obstrucción de las vías respiratorias a causa de mucosidad o de otros problemas. Hay algunos consejos prácticos para el tratamiento de esta molesta afección, que impide el descanso del pequeño y de sus padres.

Cuando son pequeños, es habitual que los niños padezcan mucosidad en las vías respiratorias de manera frecuente. Sin embargo, lo normal es que la tos cese al cabo de unos días. Cuando la tos no se detiene, es posible que aparezca la tos seca del niño durante la noche. ¿Qué hacer en estos casos?

La tos es un mecanismo reflejo que el cuerpo pone a funcionar cuando las vías respiratorias están obstruidas por mucosidad. Mediante el movimiento que la tos genera, el organismo intenta deshacerse de agentes extraños.

La tos seca del niño durante la noche aparece cuando las vías aéreas superiores comienzan a irritarse de manera inusual. De forma parecida a lo que pasa a los adultos, el pequeño no puede dormir ni descansar.

Características de la tos seca del niño durante la noche

Los resfriados pueden desaparecer sin dejar rastros o también pueden prolongarse y originar la tos seca, ‘tos perruna’ o ‘crup’. En ocasiones, esta irritación fuerte de las vías respiratorias aparece sin congestión nasal previa, debido simplemente a un contagio.

Hay que aclarar que no se trata de una emergencia, aunque sí necesita tratamiento médico. Por lo general, el origen de esta molesta tos es una infección producida por un virus que se aloja en las vías aéreas superiores.

En el momento en el que ocurre esta situación, cuando el niño ya se ha dormido, el sonido seco asusta a toda la familia. Sin embargo, hay que mantener la mente fría y no transmitir la ansiedad al niño, ya que con el llanto puede empeorar la situación.

¿Qué provoca la tos seca en los niños durante la noche?

En invierno, los ambientes excesivamente calefaccionados conducen a un ambiente seco. Sin ventilación y en una posición horizontal propia de las horas de sueño, el calor seco influye en las mucosidades que tienden a espesarse y a obstruir las vías respiratorias.

Por otro lado, ese mismo aire caliente arrastra consigo ligeras partículas de polvo. Esto provoca la irritación de la garganta, que desencadena la molesta tos.

La tos seca del niño durante la noche no es grave, a menos que vaya acompañada de otros síntomas más considerables.

¿Cómo evitar el ‘golpe de tos’ en los niños?

Una habitación bien ventilada evitará que el aire se estanque y seque. Aunque el ambiente debe permanecer confortable para que el niño no pase frío durante la noche, es preferible no colocar focos de calor directos al rostro del pequeño.

Si se quiere asegurar un ambiente equilibrado en cuanto al porcentaje de humedad, los humidificadores pueden ser la clave.

“La tos es un mecanismo reflejo que el cuerpo pone a funcionar cuando las vías respiratorias están obstruidas por mucosidad”

Síntomas que acompañan la tos seca en los niños durante la noche

La fiebre puede también acompañar la tos seca. No obstante, esto no debería ser una señal de alarma inmediata, ya que la fiebre no es más que un mecanismo de defensa natural para combatir los virus alojados en el cuerpo.

En cualquier caso, si la fiebre no baja de 38,5° y el niño presenta complicaciones para respirar, es preciso acudir a un médico de emergencia.

Además de fiebre, la tos seca en los niños durante la noche puede estar acompañada de náuseas y de espasmos. Los espasmos bronquiales se reconocen por su característico silbido.

Puede ser muy desesperante para el niño padecer un episodio de tos seca con pitidos y falta de aire. Si se observa que el cuello del niño comienza a hundirse a la altura de las clavículas, se está en presencia de una urgencia que amerita ser tratada cuanto antes.

Un caso de tos seca que no se trata a tiempo puede devenir en algo mucho más grave, como una neumonía. Por ello, al realizar el chequeo médico, es posible que se pida una radiografía de las vías aéreas superiores. También podría detectarse cualquier inflamación de la epiglotis o cualquier otro motivo que obstruya el paso del aire.

Existen ciertos medicamentos que es mejor no dar a los niños.

Tratamiento para la tos seca en niños

La medicación frecuente se basa en corticoides que sirvan para abrir los bronquios. Algunos remedios naturales como los baños de vapor son de gran ayuda para desinflamar las vías; asimismo, los espacios ventilados son indispensables para prevenir futuros episodios de tos seca.

A su vez, existen algunos remedios caseros que complementan la prescripción médica:

  • Colocar vasos de agua en distintas partes de la casa para evitar que el ambiente se seque demasiado.
  • Beber abundante líquido ayudará al niño a despedir la mucosidad y combatir cualquier agente extraño.
  • Procurar que el niño duerma con la cabeza elevada unos centímetros. Esto se puede lograr colocando una almohada bajo el colchón.

En definitiva, si es la primera vez que se produce la tos seca en los niños durante la noche, la situación puede ser dramática. El consejo es no perder la calma, porque la tensión hará que la tos empeore. Puedes remitir la tos llevando al niño a un espacio ventilado, o a darle un baño con vapor hasta que la tos pase.