La técnica PERA para poner límites a los niños

26 Febrero, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López
La técnica PERA nos dice qué cosas debemos evitar a la hora de poner límites a los niños. Estos les aportan seguridad, reforzando, así, su autoestima.
 

Algunas de las preocupaciones más frecuentes de los padres son darles a nuestros hijos una buena educación y que, además, sean felices. Por esta razón, es muy importante que establezcamos unos límites que, además, sirvan de guía a los más pequeños. La técnica PERA te será de gran ayuda en esta tarea.

Los límites son necesarios para que nuestros hijos crezcan sabiendo convivir desde el respeto y la cordialidad hacia la gente que los rodea. Por tanto, estos les ayudan a que encuentren su camino y se desarrollen de una manera natural. Además, proporcionan seguridad, que hará que se refuerce su autoestima y confianza en sí mismos. Si quieres saber cómo establecer límites desde la técnica PERA, sigue leyendo.

La técnica PERA para poner límites

Marta Prada, guía Montessori, educadora de familias y autora de Educar en la felicidad, habla de ‘limites libres de PERA’. Es decir, según las siglas, debemos evitar:

Prohibiciones constantes

A nadie nos gusta que nos estén diciendo constantemente lo que NO podemos hacer. “No llores”; “No grites”, “No corras”… Por este motivo, debemos evitar establecer límites negativos y transformarlos en otros más positivos. Por ejemplo, frente a “no grites”, funcionará mejor decir “te oigo igualmente sin levantar la voz”.

Madre tratando de hablar con su hija enfadada y aplicar la técnica PERA para poner límites.
 

Etiquetas

“Eres malo”; “Eres un vago”, “Eres tonto”… Al final, las etiquetas harán que los niños cambien su forma de percibirse, y acabarán creyendo que son lo que les dices.

Resentimiento, otro de los puntos a evitar según la técnica PERA

Desde el resentimiento, nunca debemos poner límites. A veces, estamos enfadados porque nuestros hijos han hecho algo malo o, quizás, nosotros hemos tenido un mal día y lo acaban pagando nuestros niños y actuamos desde el resentimiento.

Amenazas o castigos

Estos pueden funcionar a corto plazo, ya que el niño deja de hacer lo que estaba haciendo debido al castigo que le hemos propuesto. Pero no es una técnica respetuosa con las emociones del pequeño y tampoco va a tener un efecto positivo a largo plazo.

La técnica PERA: otras claves para establecer límites según Montessori

Anteriormente, hemos visto qué cosas debemos evitar a la hora de establecer los límites, pero también debemos tener en cuenta otras consideraciones:

A la hora de poner límites, debemos tener en cuenta siempre las necesidades de los niños

Esto quiere decir que debemos ir adaptando la manera de proponerlos a medida que ellos van creciendo. Por ejemplo, con niños más pequeños, lo mejor es utilizar frases cortas y sencillas, pero a partir de los 3 años, ya podemos usar preguntas más complejas para que razonen y reparen sus errores.

Los límites deben estar sin que se noten

Para los niños, son una guía para saber cómo deben comportarse. No debemos fijar y ordenar los límites, sino inspirarlos para que ellos los respeten y no los vean como una prohibición.

 

Tener en cuenta el respeto hacia los niños y también su seguridad

Debemos establecer límites en situaciones en las que nuestro hijo pueda poner en peligro su integridad.

Deben ser flexibles

Siempre debe ser el sentido común el que tiene que predominar a la hora de establecerlos. Hay que tener en cuenta la situación y contexto siempre.

Niños agarrados de la mano durante una puesta de sol.

No deben dirigirse a los errores de los niños

Debemos respetar la naturaleza y emociones de los niños, estableciéndolos desde una manera más positiva.

Explica el por qué

Cuando el niño entiende el por qué se le pone un determinado limite, quizás porque sea una situación peligrosa para él o para otros, se sentirá motivado a cumplirla.

Hay que ser firmes en el cumplimiento de la técnica PERA

Una vez establecidos los límites, debemos cumplirlos siempre. Por ejemplo, variar la hora de irse a la cama, un día a una hora, otro día a otra…, al final, este límite es imposible de cumplir porque no hacer firme su cumplimiento hace que los niños se resistan a ello. Por lo tanto, hay que establecer esas rutinas siempre, sea el día que sea.

Si has seguido leyendo hasta llegar aquí, te habrás dado cuenta de la importancia que tiene el establecer límites en los niños para darles una buena educación y que, además, sean niños felices. Por eso, la técnica PERA puede ayudarte en esta tarea, refiriéndose a todo lo que debes evitar a la hora de establecerlos. No debemos olvidar que los límites son un gesto de amor de los padres hacia sus hijos.