7 errores frecuentes en la educación de los hijos

Mervis Romero · 22 noviembre, 2018
¿Te preocupa cometer errores en el proceso de educación de tus hijos? A continuación, te presentamos los mas comunes, cómo puedes evitarlos y así tener hijos exitosos e íntegros en el futuro.

Muchos padres experimentan inseguridad y angustia cuando se trata de educar a los hijos. Se debe a que surgen dudas sobre cómo darle la mejor guía y disciplina a ese ser que tanto aman. Las preguntas más frecuentes son: ¿Cómo logro que me obedezca? ¿Soy demasiado estricto, autoritario o muy blando? ¿Debería haberlo castigado? Para ser un buen padre, debes evitar errores frecuentes en la educación de los hijos.

Errores frecuentes en la educación de los hijos

Te puede resultar útil conocer una serie de equivocaciones que no debes cometer a la hora de educar a tu hijo. Tener estas precauciones resultará importante para que no le causes daños y heridas emocionalesy tampoco crezcan sin un norte que seguir.

1. Disparidad en la autoridad

La falta de unión de criterio entre ambos padres es uno de los grandes errores en la crianza. Porque si el niño recibe recados contradictorios, no sabe a quién obedecer; por consiguiente, se va a sentir desorientado, sin referencias claras.

Para evitar tal situación en el pequeño, si no tienen claro cuál es la mejor decisión, se recomienda decirle algo como: “Lo hablaremos más tarde y luego te damos respuesta”. De esta manera, le transmiten que la familia es sólida y confiable.

2. Falta de continuidad

Los padres no deben dejarse influir por el estado de ánimo a la hora de disciplinar. Es decir, no hay que permitir determinadas conductas en función de si están contentos, enfadados, más o menos cansados.

Si esto ocurre, puede bajarse a los infantes un mensaje confuso y hasta poco conveniente, ya que las decisiones carecerían de fundamententos. Los padres deben tener presente que la educación debe ser en todo momento de forma ecuánime y racional.

Uno de los errores frecuentes en la educación de los hijos es no establecer límites claros.

3. Utilizar frases despectivas hacia los niños

Lamentablemente, es muy común ver que los progenitores les hablen a los niños faltándoles el respeto. Por ejemplo, con expresiones como: “No sirves para nada”, “Sabía que lo ibas a romper”, “Siempre me defraudas”. Los adultos deben procurar mantener su rol y controlar su actitud, aunque el hijo los provoque.

4. Promesas sin cumplir

Muchos niños se desmotivan y decepcionan debido a que los padres les ofrecen regalos o algún premio si cumplen con sus obligaciones escolares, así como si lleva a cabo alguna asignación en el hogar o por la obediencia general a ellos.

No obstante, aunque se esfuercen por adquirir su premio, no lo obtienen, puesto que sus padres no cumplen con lo pactado. Para que esto no ocurra, lo mejor es que los mayores sean realistas al ofrecer recompensas y, desde luego, que las cumplan.

5. No establecer límites claros

A menudo, los errores frecuentes en la educación de los hijos se dan por no tener un objetivo definido sobre cómo educarlos. Por lo tanto, los padres no son coherentes con sus criterios y tampoco al establecer normas.

Cuando los niños son pequeños es más sencillo resolver las dificultades que presentan. No obstante, en la adolescencia se pierde el control y la autoridad, lo que hace más difícil que cumplan las pautas establecidas. Lo mejor es fijar normas y reglas concretas que sean posibles de obedecer.

“Los padres no deben dejarse influir por el estado de ánimo a la hora de disciplinar”

6. Ser amigos de los hijos

Es una equivocación tratar a los hijos como amigos, pues se debe ejercer el rol de padres. Los niños necesitan tener esa figura de autoridad que le corresponde desplegar a los papás. Lógicamente, siempre en el marco del buen trato y la confianza recíproca.

7. Mal ejemplo

Por lo general, los padres les piden a sus hijos que no hagan cosas porque son malas. Sin embargo, luego los niños los ven a ellos realizarlas. Estas incongruencias resultan perjudiciales y afectan negativamente al menor. Asimismo, le resta legitimidad a la autoridad del progenitor y resta fuerza moral.

Los padres tecnológicos pueden compartir muchas actividades con sus hijos.

Sugerencias para la educación de los hijos

Para finalizar, presentaremos algunas ideas que puedes poner en práctica de forma que no cometas los errores frecuentes en la educación de los hijos que antes citamos.

  • Fija límites claros y razonables; se trata de un acto de amor profundo.
  • Los niños requieren estructura, orden y normas fijas.
  • Permite que experimenten las consecuencias de sus actos, ya que esto facilita su autonomía e independencia.
  • Dales obligaciones de acuerdo a su edad.
  • No dejes pasar comportamientos indeseables que, a la larga, generan mala conducta.

En síntesis, los errores frecuentes en la educación de los hijos traen como consecuencia malas conductas que se llevan hasta la adultez. Al identificar estos desaciertos, puedes evitarlos con tus niños y así lograr éxito en su crianza.