Surf para niños

Eneiro Matos 17 diciembre, 2017
La edad ideal para comenzar a practicar surf es a partir de los 8 o 9 años de edad.

El surf es un deporte acuático, que consiste en deslizarse sobre las olas del mar con una tabla. Requiere de mucha práctica y constancia, ya que no es un deporte sencillo. 

No solo se trata de montar la ola más alta sino aprender a mantener el equilibrio y deslizarse por las olas pequeñas.

 

Beneficios del surf para niños

Podríamos pensar que el surf para niños se trata solamente de una actividad recreativa pero, en realidad, aporta muchos beneficios. 

El surf nos permite conectarnos con la naturaleza a través de una forma dinámica y divertida.

De igual forma, el surf para niños brinda un desarrollo psicomotriz muy completo. El surf para niños ayuda a que se mejore la coordinación y el equilibrio del practicante.

Además, el surf para niños también ayuda a mejorar la salud muscular, debido a los movimientos que implica podemos tonificar tanto músculos superiores como inferiores, beneficiamos el sistema cardiorrespiratorio y la concentración.

Los músculos que se tonifican durante el surf para niños son principalmente los glúteos, la espalda y los brazos. Por otra parte, los abdominales se mantienen en un constante trabajo por lo que son el músculo que jamás descansa en este deporte.

De este modo llegamos a la conclusión de que el surf para niños aporta beneficios tanto en cuando a la salud física, como a la coordinación, desarrollo psicomotor y la fuerza. Así bien, se trata de un deporte totalmente completo para los niños.

Puedes tener en consideración el surf para niños para el próximo verano, consigue un campamento vacacional y no dudes en llevar a tus hijos a esta experiencia.

el surf para niños.

Cómo elegir la mejor tabla de surf

Como mencionamos anteriormente, cuando se practica surf para niños estos deben usar tablas que se adapten a ciertos factores, en especial su tamaño, ya que un niño no puede manejar una tabla del tamaño de las tablas de deportistas profesionales.

Sin embargo, las tablas no vienen en una medida estandarizada cuando se trata de tablas de surf para niños, sino que debemos tomar en cuenta varias cosas y a partir de ello hacer una elección acertada.

Altura

Evidentemente la altura o longitud de la tabla debe adaptarse al tamaño del niño, pues este deberá poder manejar la tabla cómodamente y sin ayuda de un adulto o del entrenador. La tabla debe sentirse cómoda tanto dentro como fuera del agua.

Escoger el tamaño perfecto de tabla también influirá en la independencia que desarrolle el niño sobre esta, al igual que la responsabilidad que sienta sobre su implemento deportivo.

En todo caso, se pueden optar por tablas evolutivas o las conocidas como “mini-malibú”, las cuales son más cortas y así pueden realizarse de forma más fácil los movimientos que requiere el surf para niños.

Anchura y estabilidad

Como segundo punto que se debe tener en cuenta debemos decir que el ancho de la tabla es primordial, porque es lo que brindará cierta estabilidad al niño cuando esté sobre ella. En el surf para niños, mientras más ancha sea la tabla, habrá mayor estabilidad.

Sin embargo, cuando la tabla es más angosta, se maneja más velocidad y se hacen más sencillos los trucos y los giros, no obstante, cuando se trata de surf para niños es mejor comenzar con una tabla ancha, esto ayudará al niño a aprender a mantenerse de pie sobre la tabla. Luego vendrán los nuevos retos.

Flotabilidad

Cuando la tabla es más gruesa se proporciona una mayor flotabilidad. No obstante, no hay que ir hacia el extremo con el grosor. Combina todas las características y busca que la tabla sea cómoda y útil.

el surf para niños.

Surf para niños autistas

El surf para niños orientado a los niños autistas puede lograr que mejoren ciertas capacidades. El surf los divierte en gran medida a la vez que los ejercita.

Los diferentes programas de surf para niños autistas buscan personalizarse, ya que cada niño tendrá diferentes necesidades y cada uno aprenderá a un ritmo diferente.

El surf para niños autistas es una actividad que se caracteriza por ser totalmente lúdica. Esta práctica se inicia en una piscina adaptada, para luego poder pasar al mar abierto cuando el niño ya alcanza ciertas destrezas básicas que requiere el deporte.

Es muy importante que haya un salvavidas para velar por la seguridad de los niños. Sin importar si ya tienen un dominio de la tabla o no, nunca deben estar solos.

Te puede gustar