Síntomas del segundo trimestre de embarazo

Francisco María García · 20 febrero, 2018
Han pasado los tres meses y la gestación continúa su progreso. Los síntomas del segundo trimestre del embarazo indican que el bebé sigue desarrollándose.

El hecho de concebir una vida y llevarla en el vientre durante nueve meses es una experiencia única. El cuerpo se transforma semana a semana, pero vale la pena.

Los primeros 90 días son quizás los más difíciles, por los cambios hormonales y el consumo extra de energía. Sin embargo, los síntomas del segundo trimestre de embarazo no dejan de ser agotadores.

Desde la semana 13 hasta la 26, el cambio físico es evidente. La barriga continúa creciendo y también los pechos. Desaparecen las náuseas, pero afloran otros signos como los dolores de espalda, la pigmentación de la piel y el estreñimiento.

Todos debidamente justificados por la pequeña persona que se desarrolla dentro.

Los especialistas aconsejan vigilar o controlar en esta fase el peso de la madre y del niño. Al sexto mes, la mamá debe haber ganado de forma sana, al menos, seis kilos.

12 síntomas del segundo trimestre de embarazo

Es posible que las mujeres padezcan todas las molestias, algunas de ellas o simplemente ninguna. Aun así, estos son los síntomas del segundo trimestre de embarazo que se presentan con mayor asiduidad:

  • Dolores. Especialmente de espalda, pelvis, caderas y piernas. El bebé crece y el peso de la barriga es soportado por un trabajo extra de la espalda. Los ligamentos en las caderas y la pelvis se estiran y dan pie al ensanchamiento necesario en el parto, lo cual genera dolor.
  • Calambres. A partir del cuarto mes son comunes los calambres en las piernas, generados por la presión ejercida sobre nervios y vasos sanguíneos. Una complicación que genera gran dolor e hinchazón en las extremidades es la trombosis venosa profunda, que debe ser atendida de inmediato por el médico.
  • Acidez estomacal y estreñimiento: El útero crece y comprime el estómago y los intestinos, forzando el tránsito de alimentos y ácidos. A esto se puede sumar el efecto de las hormonas en el aparato digestivo. Para evitar o disminuir molestias es recomendable ingerir suficiente líquido, frutas y cereales, además de hacer un poco de ejercicio.
  • ¡Cuidado con las hemorroides! Producto del estreñimiento y de la opresión de las venas rectales, las hemorroides aparecen o empeoran en el segundo trimestre de embarazo. Por eso debe evitarse el consumo de alcohol y comidas picantes, al tiempo que se sugiere una rutina de entrenamiento que relaje los músculos.
  • Pigmentación de la piel. Se trata de cambios que pueden disminuir o desaparecer después del embarazo. La piel del rostro presenta manchas oscuras y se hace más sensible al sol. Asimismo, los senos y la barriga tienden a estirarse y a resecarse, lo que produce picazón o estrías.
  • Desde el ombligo hasta el pubis “brota” una especie de línea negra muy visible. Un buen protector solar ayudará a evitar las marcas en la cara, conocidas como la “máscara del embarazo”.
Los síntomas del segundo trimestre de embarazo pueden aparecer de manera disímil en cada mujer.

Otros cambios físicos en la futura mamá

  • Cambios en el cabello. El pelo de la mujer embarazada sufre cambios similares a los generados antes de la menstruación. Estos problemas pueden atenuarse manteniendo el consumo de líquidos, así como con el uso de cremas y aceites (también en la piel).
  • Sudoración. El sudor excesivo puede ser otra característica del segundo trimestre de gestación, debido al aumento de las glándulas sudoríparas.

“Para evitar o disminuir las molestias digestivas es recomendable ingerir suficiente líquido, frutas y cereales. También es preciso hacer un poco de ejercicio, como caminar varios minutos al día”

  • Aceleración del ritmo cardíaco. Se bombea una mayor cantidad de sangre y el corazón late más rápido, lo que puede desencadenar fuertes palpitaciones o taquicardia. El estrés y el levantamiento de peso excesivo también inciden en el funcionamiento del corazón. Esto puede evitarse con la relajación y una correcta postura.
  • Alteración en la apariencia de los pechos. Los senos se hacen grandes y pesados desde el primer trimestre. No obstante, es a partir del cuarto mes cuando se desarrollan los nuevos conductos para la leche.
  • En torno a los pezones, alrededor de la aureola, aparecen pequeños nódulos conocidos como tubérculos de Montgomery. Igualmente, se incrementa el flujo de sangre a las mamas y las venas se hacen más notorias.
Los síntomas del segundo trimestre de embarazo pueden atenuarse mediante una buena alimentación.

  • Flujo vaginal. El organismo genera anticuerpos y durante este lapso expulsa un flujo transparente o blanquecino en mayores cantidades que las habituales. Es inodoro y evita la formación de bacterias en la vagina.
  • Inflamación de las encías. Además, pueden venir pequeños sangrados al cepillar los dientes. También por el exceso de flujo sanguíneo, pueden producirse sangrados por la nariz o congestión nasal por la hinchazón de las membranas mucosas.
  • Insomnio. Entre los síntomas del segundo trimestre de embarazo está el movimiento del feto. El bebé comienza a estirarse y a hacer flexiones en la barriga. Estas “acrobacias” pueden producir dolor o incomodidad a la madre a la hora de dormir, principalmente cuando no se encuentra en la postura correcta.

Como dijimos, estos síntomas del segundo trimestre de embarazo pueden variar de acuerdo a las particularidades de cada mujer, embarazo y bebé. Lo principal es que puedas atenuarlos lo más posible y que transites un embarazo feliz.

Recuerda, por último, que los controles médicos de rutina son el espacio para plantear dudas y para pedir soluciones ante cualquier afección que surja.