Síndrome de gemelos: el desvanecimiento

Amanda · 16 junio, 2017

El embarazo gemelar tiene muchas curiosidades, y trastornos particulares. El desvanecimiento, por ejemplo, es un síndrome de gemelos bastante frecuente. La primera vez que se supo de la existencia de este trastorno, fue en 1945. En muchos casos de embarazos dobles o múltiples, alguno de los fetos desaparece sin que lo notemos inmediatamente.

Muchas veces hemos oído hablar de casos donde al principio del embarazo se identifican dos o más bebés. El embarazo se reconoce como gemelar y de esta manera comienza a desarrollarse. Sin embargo, luego de un tiempo, se encuentra que uno de los fetos identificados, ya no está.

También se conoce como “gemelo de fuga”, que explica que el tejido fetal se desvanece sin consecuencias aparente. Según los expertos, lo que sucede es que el feto desaparecido, en realidad ha sido perdido en un aborto involuntario.

¿Cómo se diagnostica el desvanecimiento?

Antes de que se iniciara el uso de ecografías de seguimiento del embarazo, era difícil identificar el “gemelo de fuga”. Sin embargo, en épocas recientes se realizan pruebas de ultrasonido desde los primeros días del embarazo.

En tal sentido, se sabe que los fetos gemelos o múltiples son detectados en el primer trimestre. Por lo tanto, las siguientes pruebas de seguimiento demostrarán que hubo un cambio, pues deja de percibirse el sonido del corazón del gemelo de fuga.

Anteriormente se detectaba el desvanecimiento de uno de los fetos después del parto. Entonces se analizaba la placenta y se entendía que había muerto uno de los fetos. Sin embargo, hoy en día en las primeras 7 semanas se puede obtener un diagnóstico preciso.

Cuando la madre vuelve a su consulta prenatal después de saber que está gestando gemelos, descubren que falta uno. Pese a que causa sorpresa, en muchos casos es posible que la madre haya tenido síntomas de aborto. Ante esta situación el ultrasonido revela que el otro gemelo ha sobrevivido y está bien.

El síndrome de gemelos conocido como desvanecimiento, tiene una incidencia de hasta un 30% en embarazos multifetales. Se ha descubierto que sucede con más frecuencia en madres mayores de 30 años. Esta estimación corresponde a los diagnósticos realizados desde que se aplica el ultrasonido en una etapa temprana del embarazo.

¿Por qué ocurre este síndrome?

Se desconocen las causas exactas de la aparición del desvanecimiento. Sin embargo, existen suficientes indicios de que el gemelo que se desvanece, pudo haber sufrido trastornos genéticos desde su formación. Esta suposición se deriva del análisis realizado a la placenta después del parto.

En tal sentido, el gemelo de fuga había presentado anomalías desde temprano, no es algo que sucede de manera repentina. Con frecuencia el tejido fetal ha arrojado anomalías cromosómicas, mientras que el feto que continua su desarrollo, no los tiene. Otra de las posibles casusas, puede ser un implante inadecuado.

Posibles consecuencias en los sobrevivientes

Se entiende por sobrevivientes al o los fetos que siguen con vida, y también se incluye a la madre. Dependiendo de la etapa en la cual se produce la pérdida, pueden ocurrir distintos desenlaces.

Por ejemplo, si el desvanecimiento ocurre en el primer trimestre, generalmente no hay síntomas ni consecuencias graves. Sin embargo, todo depende de las causas que ocasionaron la desaparición del otro gemelo.

Si la pérdida llegase a ocurrir en el segundo o tercer trimestre, quizá existen mayores riesgos para el bebé sobreviviente. Entre las posibles secuelas se halla incluso la parálisis cerebral.

En el caso de que el feto muera durante el período embrionario, la placenta, el líquido y todo el  tejido fetal son reabsorbidos. En la mayoría de los casos esto es lo que sucede, porque el gemelo sobreviviente ejerce presión sobre el tejido, aplanándolo por completo.

Del aplanamiento ocurrido, pueden identificarse dos tipos. Al nacer, el gemelo de fuga es denominado de la siguiente manera.

  • Feto compressus. Cuando se encuentra un feto aplanado fácilmente identificable
  • Feto papyraceous. Su absorción y/o desvanecimiento solo es notado mediante el análisis de la placenta, o por la pérdida de fluidos.

El síndrome de gemelos puede ser identificado por la aparición de síntomas como sangrado, dolor pélvico o calambres uterinos durante el primer trimestre. Ante estas señales es recomendable acudir al médico de urgencia. Por lo general, ni la madre, ni el otro gemelo requiere tratamiento.

Sin embargo, cuando el desvanecimiento ocurre durante el segundo o tercer trimestre, es posible que el embarazo sea considerado de alto riesgo. Un ultrasonido revelará si el embarazo es viable, de lo contrario se indica el aborto inducido o se puede esperar por uno involuntario.