Redes sociales: ¿a qué edad conviene empezar a usarlas?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga María Alejandra Castro Arbeláez el 25 diciembre, 2018
Francisco María García · 26 diciembre, 2018
Aunque los beneficios de las redes sociales pueden ser importantes para nuestros hijos, también tienen riesgos. Cada vez, los jóvenes tienen un perfil en una red social a una edad más temprana. ¿Qué pueden hacer los padres para evitar riesgos?

En plena era digital, una de las preguntas más frecuentes de los padres es la edad ideal de empezar a usar las redes sociales. Las nuevas generaciones ya nacen con la tecnología incorporada en su forma de desenvolverse y de interpretar el mundo. Pero debemos estar atentos para saber balancear la seguridad y la privacidad de los adolescentes en Internet.

Preadolescentes en las redes: una realidad y muchos riesgos

Las redes sociales repercuten en el lenguaje y en las relaciones de los adolescentes. En este sentido, padres y profesores muestran con frecuencia su preocupación por la inclusión de preadolescentes en las redes sociales.

En muchos lugares del mundo, casi 12% de los niños entre 9 y 10 años ya están presentes en alguna red social. El número se eleva a casi 45% cuando hablamos de jóvenes adolecentes entre 11 y 12 años.

redes-sociales-privacidad

Aunque las redes son útiles, su uso también ofrece ciertos riesgos, en especial para un niño o adolescente. Desde lo más básico —que es evitar que se transformen en distracciones permanentes y perjudiquen los estudios de nuestros hijos— hasta prevenir e identificar rápidamente el cyberbulling y el acoso virtual.

Antes de permitir que tus hijos desarrollen sus perfiles en las redes es muy importante preguntarse si realmente ha llegado el momento indicado. Además, será clave mantener una relación sincera y positiva en la que el joven encuentre espacio para expresar sus sentimientos y comunicarnos cuando algo anda mal.

¿Qué dice la legislación?  

Actualmente no existe una norma o un marco jurídico que especifique la edad apropiada para empezar a usar las redes. Sin embargo, los menores de 14 años solo pueden acceder a estos canales con el consentimiento de sus padres.

Esta determinación se extrae del artículo 13.1 del Reglamento del Desarrollo de la Ley Orgánica de Protección de Datos. En ella se expresa que ninguna entidad o empresa está permitida a registrar datos de menores de 14 años sin la expresa autorización de sus padres o responsables legales.

El cumplimiento de la ley también requiere el compromiso de los padres

En plena era digital, los jóvenes encuentran fácilmente herramientas online para falsificar su documentación. Con un manejo básico de programas de edición de fotos es posible alterar la fecha de nacimiento y hasta la foto de su identificación.

Por esta razón, la Ley de Protección de Datos no es suficiente para garantizar que un adolescente vaya a empezar a usar las redes en la edad más apropiada. Esto dependerá fundamentalmente de la educación ofrecida por los padres a cada niño y de la comunicación mantenida en familia.

Las propias redes sociales deberían adoptar cierto rigor al momento de aprobar el ingreso de adolescentes y preadolescentes. No obstante, la familia y la escuela siguen siendo los verdaderos agentes capaces de criar consciencia en los jóvenes sobre los peligros de las redes sociales.

internet-ninos

Consejos de seguridad en redes sociales

Tarde o temprano llegará el momento de permitir que tu hijo tenga su perfil en las redes sociales. Será esencial tener la conciencia necesaria para orientarles a preservar su seguridad y bienestar en el mundo virtual. Para ayudarte resumimos algunos consejos claves para cuidar tus hijos en las redes sociales:

  • Concienciar sobre los riesgos. Aunque sean muy inteligentes y perspicaces, los adolescentes aún no tienen la experiencia de vida para saber identificar rápidamente los riesgos implicados en cada situación.
  • Orientarles a no divulgar sus datos personales y tener cuidado al hablar con desconocidos. Los jóvenes encuentran en las redes el espacio ideal para expresarse libremente y ejercitar su creatividad. Pero es muy importante que estén orientados a no revelar su información en las redes.
  • Fomentar un vínculo de confianza donde el joven se sienta cómodo y seguro para hablar de lo que le sucede. Esto es esencial para detectar y combatir el cyberbulling y el acoso virtual, así como sus devastadores impactos a la salud física y mental de nuestros hijos.