¿Qué es la pedagogía hospitalaria?

3 febrero, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la pedagoga María Matilde
Conoceremos en este artículo en qué consiste y cuáles son las principales características de la pedagogía hospitalaria.

Algunos niños y jóvenes en edad escolar, por enfermedad, deben permanecer hospitalizados por periodos de tiempo más o menos prolongados. Por esta razón, la pedagogía hospitalaria tiene como objetivo que ellos puedan continuar con su formación y aprendizaje, y sus estudios no se vean interrumpidos.

Pedagogía hospitalaria: una perspectiva integral y sistémica

La pedagogía hospitalaria es una rama de la pedagogía encargada de la socialización de niños con enfermedades que requieren de tratamientos prolongados. Y que se orienta a evitar o compensar el retraso académico que los niños puedan tener por la falta de escolaridad. Y, a su vez, también, hace hincapié en el cuidado personal de los pequeños, en su adaptación a la situación de hospitalización y en la prevención.

Los profesionales encargadas de desarrollar una pedagogía hospitalaria deben actuar sobre la base de una perspectiva integral y sistémica. Es decir, para poder conseguir un desarrollo óptimo e íntegro de los niños, deben abarcar aspectos interrelacionados como:Niña en el hospital recibiendo una educación o pedagogía hospitalaria.

Lo académico y el aprendizaje de los contenidos escolares

Los pedagogos encargados de la formación de los niños deben ir enseñando los contenidos curriculares acordes con sus niveles escolares, establecidos por el sistema educativo. Y evitar, así, que ellos no se retrasen en su avance formativo correspondiente.

Así, una vez establecido el periodo de ingreso de un niño, se deberán planificar los tiempos y los conocimientos que él debe aprender mientras dure su estancia en el hospital.

Las necesidades psicológicas y emocionales de los niños

Aunque sean más o menos pequeños, los niños hospitalizados deben estar alejados de sus padres durante su estancia en el hospital y fuera de su núcleo familiar y cotidiano. Con lo cual, es sumamente importante  la contención psicológica y afectiva, tanto para los pacientes como para su familia.

Por lo tanto, son fundamentales en este sentido todas las estrategias y las metodologías desarrolladas por los profesionales. Para atender sus necesidades de adaptación, angustia, la falta de la presencia de sus progenitores o la falta de confianza en otros adultos que no son sus padres. Y, por supuesto, la atención que requiere el desequilibrio en el estado de ánimo, en general, de los pequeños, producto de los tratamientos médicos y farmacéuticos.

Otras necesidades relacionadas con lo recreativo y lo lúdico en la pedagogía hospitalaria

Dada la situación en la que se encuentran los niños y jóvenes, las actividades recreativas y de juego son fundamentales. Por lo tanto, ellos deben contar con ciertas horas al día de diversión y distracción absoluta, que los aleje mental y psicológicamente de la dura situación que viven.

Por lo tanto, los pedagogos encargados de su formación deben planificar y desarrollar actividades para que los niños jueguen y se distraigan. En este sentido, son útiles recursos materiales como libros y cuentos, y juegos de mesa o simbólicos, así como juguetes de diversos tipos, físicos, manipulativos y de construcción. Y, sin dejar de lado, en la medida en que las circunstancias de cada niño lo permitan, salir a pasear o jugar al aire libre.Niño ingresado en el hospital dibujando.

Con muchos profesionales y mucho amor, así funciona un ‘aula hospitalaria’

Como hemos dicho, la atención a niños en edad escolar obligatoria que están hospitalizados requiere de un abordaje pedagógico especializado, hospitalario, en este caso. Pero su atención no puede agotarse solo con la actuación de profesionales de la rama de la pedagogía, sino que se requiere de muchos otros especialistas capaces de abordar la situación tan compleja por la que atraviesan estos niños.

Con lo cual, una pedagogía hospitalaria debe ser multidisciplinar y aunar los aportes de diferentes profesionales como médicos, enfermeros, psicólogos, psiquiatras, terapeutas, fisioterapeutas y, por supuesto, pedagogos y especialistas en educación en general.

De esta manera, dentro de los hospitales que atienden a niños que no pueden asistir a su colegio, se organizan las denominadas ‘Aulas Hospitalarias‘. Estas aulas hospitalarias son unidades escolares en las que trabajan diversos profesionales que, mediante un abordaje multidisciplinar, atienden todas las necesidades de los niños.

Todos estos profesionales deben coordinarse y coordinar las estrategias y herramientas correspondientes para hacer lo más amena posible la estancia de los niños en el hospital. Proporcionando una atención altamente especializada, así como una contención afectiva y emocional, ambas fundamentales para el bienestar de los niños y jóvenes.