¿Qué es el pie equinovaro? - Eres Mamá

¿Qué es el pie equinovaro?

El embarazo es el momento más bello y delicado que puede vivir una mujer. Y, a pesar de todos los cuidados que se logren tener, es posible que ocurran problemas que afecten al bebé. Por ejemplo, el pie equinovaro que es considerado como uno de los inconvenientes más comunes que se generan en la etapa de la gestación.

El pie equinovaro se trata de una deformidad congénita del pie que se caracteriza por colocarse en punta, de ahí el nombre de equino, y con la planta girada hacia atrás (varo). De acuerdo con las cifras,  los varones son más propensos a sufrirlo.  

Uno de cada mil niños en todo el mundo nace con esta deformación

Hasta ahora, no se ha encontrado una razón específica que explique esta dificultad. Sin embargo, los estudios indican que los tejidos de los tendones de la cara posterior de la pierna son más densos, lo cual podría provocar un crecimiento anormal que conlleve a una deformidad progresiva en el desarrollo del feto.

Otras teorías apuntan a que no hay suficiente espacio para que el chiquitín crezca en el vientre de su madre, haciendo que sus huesitos no ocupen el lugar y posición correcta. Se asocia con niños que presentan enfermedades neuromusculares, que son poco frecuentes, pero deben ser estudiadas.

¿Cómo se diagnostica el pie equinovaro?

equinovaro-3

El pie zambo o pie both, como también se le conoce en el mundo de la ortopedia infantil, es una mal formación compleja que involucra músculos, tendones, ligamentos, cápsulas articulares cortas y retraídas y cambios en la morfología ósea.

En algunas ocasiones, como este inconveniente aparece en los primeros meses del feto, es posible que se logre visualizar en el estudio ecográfico que se realice cuando cumpla 20 semanas. Por esta razón, cada vez el diagnóstico de sospecha prenatal es más habitual.

Esta deformidad involucra músculos, tendones, ligamentos, cápsulas articulares y huesos

Posteriormente, es fácil reconocer  esto una vez que haya nacido el chiquitín, por la forma del pie. Por supuesto, los médicos que se encarguen de atender al bebé tienen que comprobar si por manipulación es posible encontrar una posición normal.

Es fundamental que los especialistas tengan la suficiente experiencia para diferenciarlo de otras malformaciones congénitas como el astrágalo vertical o el pie talo (el metatarsus adductus), que tienen mejor pronóstico.

Tratamientos avanzados

Afortunadamente, la medicina ortopédica ha avanzado considerablemente, para devolver la esperanza a muchos padres. En el caso del pie equinovaro, hay que resaltar que mientras más temprano se trate este problema, más probabilidades tendrá de obtener una mejoría significativa.

De no hacerlo, la deformidad se agrava con el paso de los años, de tal manera que el pequeñito deberá caminar con la cara externa de sus piecitos y no con la planta. Esto limitará el crecimiento de estos miembros, no podrá correr y juguetear como el resto de los niños.

Actualmente, el tratamiento más efectivo es el Método de Ponseti, que permite corregir esta patología en un promedio de cuatro a seis semanas. Los objetivos de este procedimiento es alcanzar unos pies plantígrados, que puedan utilizar calzado, que sean fuertes y no presenten dolores.

El Método de Ponseti es el más efectivo para curar el pie equinovaro

equinovaro-1

Este método consiste en realizar una serie de manipulaciones suaves (masajes) sobre los pies y la utilización de yesos correctivos, que se deben cambiar semanalmente. A veces, luego de alcanzar los resultados esperados, hay que hacer una microcirugía en el tendón de Aquiles para extenderlo.

Luego de esto, el pequeño tiene que seguir utilizando yesos hasta que cicatrice el tendón. Una vez que esto suceda, se inicia un tratamiento con zapatos de barras.

¡Preparados para jugar!

La efectividad del Método de Ponceti es absoluta… Así que mami y papi no tienen nada de qué preocuparse. Solo en algunos casos, el pie crece con un centímetro menos y la pantorrilla un poco más delgada.

Si los dos pies estaban afectados, no se va a apreciar la diferencia; pero, si solo tenía la deformidad en uno, se percibirá una leve diferencia, que no limita el movimiento.

Ante estos escenarios, tener el apoyo de un especialista es la clave para que tu bebé pueda crecer con normalidad. Sabemos que en momentos como este las preocupaciones y la tristeza invaden la familia, pero no hay nada que temer, cuando confiamos en la ciencia y dejamos que los expertos hagan su trabajo por nuestro retoñito.