¿Qué es un convenio prenupcial y cómo afecta a los hijos?

13 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el abogado Francisco María García
El llamado convenio prenupcial o prematrimonial se utiliza para regular la vida futura de los cónyuges, sobre todo en el apartado económico. Hay distintos sistemas de régimen matrimonial y cosas importantes que saber.

Todo matrimonio se realiza con algún tipo de acuerdo prematrimonial implícito o explícito. Lo que se conoce como convenio prenupcial son en realidad las capitulaciones matrimoniales. Es una forma que tienen los futuros cónyuges de dejar claros los términos, principalmente económicos, que regirán ante una eventual separación.

El convenio prenupcial más frecuente es el que se realiza para establecer una separación de bienes. En efecto, el régimen ganancial, que es el tipo de régimen matrimonial más común, no requiere ningún tipo de acuerdo previo. Pero ¿qué es exactamente un convenio prenupcial? ¿Cómo afecta a los hijos? A continuación, vemos algunos elementos para descubrirlo.

¿Para qué se realiza un convenio prenupcial?

Cuando una pareja se va a casar, puede que no resulte muy romántico pensar en lo que pasaría en caso de divorcio. Sin embargo, empezar una vida en común con la parte económica clara es algo muy sano y muy positivo para los futuros cónyuges.

En la práctica, y con el elevado número de divorcios que existen actualmente, el acuerdo prematrimonial es una herramienta cada vez más utilizada por las parejas, ya que facilita mucho las cosas si esto llegase a suceder.Pareja firmando el acuerdo prenupcial.

En caso de que se trate de un segundo matrimonio, el convenio prenupcial es aún más necesario. En efecto, este protegerá los derechos de los hijos y nietos de un matrimonio previo. También es muy útil para las personas autónomas y los empresarios, ya que este documento protegerá su negocio al quedar excluido de su control el cónyuge en caso de divorcio.

En definitiva, el convenio prenupcial deja claros los términos en caso de un eventual divorcio, tanto en el ámbito económico como en el de los hijos. Este documento puede, en efecto, regular también, aunque es menos frecuente, las medidas que regirán las relaciones de los padres con sus hijos.

Tipos de regímenes económicos matrimoniales

El Código Civil español contempla tres tipos de regímenes matrimoniales en lo que se refiere a lo económico: gananciales, de separación de bienes y de participación. El régimen que se conoce como ganancial es el que se aplica por defecto, cuando no se ha firmado ningún convenio prenupcial. En este tipo de régimen matrimonial los cónyuges deciden formar un patrimonio común.

El régimen de separación de bienes requiere la firma de un acuerdo prenupcial o se puede adoptar también durante el matrimonio. Con esta modalidad, los cónyuges deciden administrar su patrimonio de forma separada y contribuir, de acuerdo a sus ingresos, a los gastos de la vida en común.

Finalmente, el régimen de participación, que es el menos frecuente, también requiere la firma de un convenio prenupcial o de un acuerdo explícito durante la vida matrimonial. Aquí, cada uno de los cónyuges participa de las ganancias obtenidas por el otro cónyuge mientras el matrimonio esté vigente. El régimen de participación solo opera cuando existen beneficios y no en las pérdidas.

Para que el matrimonio esté sometido a cualquiera de los dos últimos regímenes económicos, es decir, cuando los cónyuges quieran establecer cualquier otro acuerdo que no sea el ganancial, deben hacerlo de forma explícita. Para ello, tienen que acudir ante un notario y formalizar la escritura.

Acuerdos económicos en un convenio prenupcial

Los convenios prenupciales también pueden regular otro tipo de medidas económicas entre los cónyuges. Por ejemplo, se puede contemplar una indemnización para uno de los cónyuges en caso de divorcio. O definir lo que sucederá con el patrimonio en común en este mismo caso.Dibujo de un acuerdo prenupcial.

El objetivo es decidir lo que sucederá con el patrimonio de los cónyuges en caso de divorcio. La ventaja de hacerlo con un acuerdo prenupcial es que, en ese momento, la relación se encuentra en un buen momento. La idea es tomar decisiones fuera de un contexto de crisis personal, de forma objetiva y con buena fe.

Las medidas paternofiliales

Las medidas que regirán la relación entre padres e hijos en caso de ruptura también pueden ser establecidas en un acuerdo prenupcial, aunque esta situación es poco habitual. Se puede, por ejemplo, regular la custodia, el régimen de visitas y la pensión de alimentos.

Sin embargo, estos acuerdos pueden ser revisados por el juzgado correspondiente, en caso de ocurrir, efectivamente, el divorcio. En efecto, por ser medidas de orden público procesal que afectan a menores, el Juzgado de Familia puede modificarlas para proteger el interés del menor. Así, un juez puede confirmar o invalidar esos acuerdos.