¿Qué debe tener un cambiador de bebé?

El nacimiento de un niño siempre conlleva muchos gastos. La ropa, los pañales y la comida constituyen una buena parte de nuestro sueldo, así como la cuna o el cambiador de bebé. La mayor parte de las veces contamos con la ayuda de nuestros amigos y familiares, que se encargan de regalarnos estos útiles y de aconsejarnos.

Algunas de las preguntas más frecuentes de los padres primerizos son en relación al cambiador de bebé. A veces puede parecer un elemento banal, al que no se le da importancia por la simpleza de su utilización. Lamentablemente, mucha gente pasa por alto toda la información concerniente a él, algo que puede causar problemas.

Al igual que tenemos en cuenta ciertos factores a la hora de elegir la cama o la cuna, con respecto al cambiador debería sucedernos lo mismo. Tenemos que saber que se trata de un elemento importante, que debe estar sujeto a algunas normas de seguridad.

¿Qué debe tener un cambiador de bebé?

Según la Asociación Española de Pediatría, el momento de cambiar al bebé es más complejo de lo que parece. Son minutos de unión y de complicidad, en los que el niño se siente protegido y cómodo. Debido a esto, es obligatorio seguir una serie de recomendaciones con respeto a su estructura.

El cambiador de bebé debe adaptarse a las necesidades de los padres

La forma

No debe ser demasiado alto, pues podría causar molestia a los padres. Lo ideal es que tenga unos laterales ligeramente elevados y sea ancho, para así proteger al niño en caso de movimientos bruscos. Si el cambiador de bebé tiene ruedas es necesario cerciorarse de que estas tengan frenos.

Los accesorios

La elección de los accesorios depende de las necesidades de los padres. Muchos los eligen conforme al espacio del que disponen en casa; otros, teniendo en cuenta su capacidad monetaria. De todas formas, aquellos con compartimentos son muy útiles para evitar posibles desplazamientos mientras se cambia al niño.

El tamaño

Al igual que con los accesorios, el tamaño también es una cuestión de gustos. Algunos son muy pequeños y otros tienen el tamaño de un mueble grande, dependiendo del espacio que se tenga en la habitación. Sea como fuere, no es un factor determinante para su buen funcionamiento.

La seguridad

La seguridad es uno de los puntos más importantes. El cambiador debe estar homologado y cumplir todas las reglas necesarias. A la hora de adquirirlo infórmate sobre lugares de confianza, donde sepas que existe buena calidad.

El amor de una madre es paciente y comprensivo. Cuando todos los demás te abandonan nunca falla o flaquea, aunque su corazón se esté rompiendo

-Helen Rice-

La altura de los padres

Puede parecer algo obvio, pero muchos progenitores no lo suelen tener en cuenta. La altura debe ser la apropiada para que los padres pueden acceder cómodamente. Esto es aún más significativo cuando se es excesivamente alto o bajo.

En toda habitación de recién nacido no puede faltar nunca un cambiador de bebé

La estabilidad

Su superficie no debe ser ni demasiado blanda ni demasiado dura. Así no se deformará ni causará ningún tipo de incomodidad al bebé cuando le cambies el pañal o de ropa. Es muy importante que sea estable, para así evitar cualquier clase de accidente. También debe ser muy resistente, puesto que deberá durar unos dos o tres años.

Tipos de cambiadores

Hay que tener en cuenta que existen innumerables tipos de cambiadores, que se adaptan a los requisitos y gustos de los padres. Algunos son únicamente un pequeño colchón, ideal para aquellos que no disponen de mucho espacio en casa.

Otros son colchones hinchables, muy útiles para aquellos progenitores que suelen viajar a menudo. En este caso, el único problema es la estabilidad, ya que no dispone de mucha. Es recomendable usarlo solo de vez en cuando, y siempre que no haya otra opción.

También existen las bañeras-cambiador, al igual que los que sirven a la vez como mesas o cómodas. Estos son los más frecuentes y utilizados, ya que son fijos y seguros. Suelen cumplir con las normas establecidas y los hay de diferentes diseños.

Recomendaciones

Además del reglamento de seguridad ya mencionado, es necesario plantearnos una serie de cuestiones. La más importante es la relativa a la necesidad. El cambiador de bebé no es siempre necesario, sobre todo si tenemos en cuenta que lo vamos a utilizar durante relativamente poco tiempo. Podemos elegir uno que sea multifunción, para que así pueda servirnos cuando el niño sea mayor.

También debemos ser conscientes de que la compra de un cambiador de bebé puede convertirse en un desembolso de dinero que muchas veces puede evitarse. Cada familia es un mundo, y sus exigencias también. No es necesario que hagamos lo mismo que los demás, solamente debemos centrarnos en lo que más nos convenga.

Categorías: Bebés Etiquetas:
Te puede gustar