¿Qué puedo hacer si mi hijo se despierta por la noche?

Macarena · 22 julio, 2017

“Mi hijo se despierta por la noche”, comienza el lamento cotidiano de las flamantes madres. Y es que, ojeras más u ojeras menos, el sueño del bebé termina por afectar a toda la familia. El nuevo integrante del hogar supone no solo grandes cambios en el hogar, sino también todo un desafío para sus progenitores.

Desde luego, todos los recién nacidos y niños pequeños se despiertan con cierta frecuencia a saciar sus necesidades en plena nocturnidad. No obstante, debemos aclarar a todas las madres que esto es absolutamente normal. El problema principal radica en que después de desvelarse cuesta mucho trabajo volver a recobrar el sueño.

Sucede que los niños se levantan cada vez que cambian el ciclo de sueño. Ello sucede, nada más ni nada menos, que entre cinco y siete veces por noche. Lo que complica el panorama es ciertamente la dificultad o imposibilidad que tienen estos bebés a la hora de retomar el sueño.

Ahora bien, ¿qué puedes hacer si tu bebé se despierta por la noche? Pues bien, presta atención porque en este revelador artículo de Eres Mamá encontrarás la solución a tu problema. Ya verás que es mucho más fácil de lo que pensabas.

Aquellos que dicen que duermen como un bebé… probablemente no tengan uno en casa.

-Anónimo-

Truco para cuando tu bebé se despierta por la noche

despierta por la noche 2

Tu hijo se despierta por la noche. Revisas el pañal, su temperatura corporal, le das el pecho, le cantas, lo meces y haces todo lo que está en tus manos para volver a dormirlo. No obstante, eso nunca sucede. Te frustras, no comprendes en qué fallas y hasta llegas a considerarte mala madre.

Te equivocas profundamente. Porque, por lo general, el hecho de que se espabile y rehúse a descansar tiene que ver con que, al despertar, no encontró el mismo panorama que cuando durmió. Las circunstancias cambiaron en un abrir y cerrar de ojos.

Por ejemplo, si el bebé se durmió succionando el pecho, necesitará succionar una vez que despierte. En caso de que la luz haya estado encendida y la encuentre apagada al despertar, lo asustará. Se trata de detalles mínimos que, sin dudas, hacen la diferencia.

Ahora bien, existen otros trucos para aquellas ocasiones en las que el bebé se despierta por la noche y parece imposible volver a dormirlo. Ten en cuenta que la condición que más favorece el adecuado sueño del bebé es la sensación de seguridad.

Entonces, atender su llanto, brindarle todo tu cariño, mimarlo, abrazarlo, acariciarlo y besarlo sin cesar durante el día es muy importante. Asimismo, cantar, contar cuentos y hasta establecer un correcto contacto visual es de vital importancia al momento de desarrollar hábitos de sueño.

¿Cómo introducir una rutina del sueño?

despierta por la noche 3

¿Acaso tu hijo se despierta por la noche y aún no estableciste una útil y salvadora rutina de sueño? Si no lo pusiste antes en práctica, este es el momento ideal para implementarla. Como primera medida te comentamos que puedes valerte de algún objeto de transición o consuelo para mayores resultados. Un oso o una manta que le de consuelo y transmita seguridad cuando no siente a mamá cerca.

El segundo tip es entender y asociar, tanto padres como hijos, el sueño con el placer, no con el castigo. Forma parte de nuestra rutina diaria, nuestros hábitos y costumbres. Entonces, a fin de lograrlo, conviene valerse de elementos externos que el niño asocie a la hora del descanso.

Pon en práctica un verdadero ritual antes de ir a la cama. El más común y efectivo es: baño, cuento y cuna. Esto, por muy tonto que parezca, aporta seguridad al infante.Esto es lo más que importante a la hora de conciliar el sueño. Además, fortalece aún más el vínculo entre adultos y menores.

En el hipotético caso de que el pequeño demore en dormirse, permanece cerca y háblale en tono suave y relajado para que pueda tranquilizarse. Es primordial lograr calmarlo sin necesidad de sacarlo de la cuna. Entonces, el mensaje que recibe el menor es “puedo contar con mami, pero debo dormirme solo”.

No olvides jamás que el llanto no siempre tiene que ver con necesidades emocionales y afectivas. Es que, a veces, los chiquillos lloran porque se encuentran mal. Puede que les duela algo, de hecho, los cólicos son un mal muy común que les hacen pasar malos momentos. Por eso, sigue tu corazonada y confía plenamente en tu instinto de mamá.

Jamás ha habido un niño tan adorable que la madre no quiera poner a dormir

-Anónimo-