¿Puede un bebé de menos de tres años adquirir responsabilidades?

Pedro 18 agosto, 2016

Cuando un niño nace, depende absolutamente de los padres para todo, no puede hacer nada por sí mismo. Pero conforme va creciendo, va desarrollando habilidades y adquiriendo autonomía. Es a partir de esta fase cuando nos puede surgir la siguiente duda, ¿puede un bebé de menos de tres años adquirir responsabilidades?

Las responsabilidades del bebé según los estudios

Según el estudioso suizo Jean Piaget, doctor en psicología entre otras ciencias, y dedicado al estudio de la infancia, cuyas conclusiones y publicaciones revolucionaron lo conocido hasta ese momento, si pueden asumir responsabilidades.

Una de sus teorías más conocidas establece las etapas de desarrollo del pequeño en cuanto a su evolución cognitiva. Y expone que el niño entre los cero y los dos años se guía por los estímulos a través de los cuales irá desarrollando su capacidad sensorial al igual que la motora.

Basándonos en este desarrollo, deberemos observar las capacidades del niño. Cada uno lleva su propio ritmo y de este modo ir dejándolo hacer cosas siempre bajo nuestra supervisión.

9275370_47f1bd447f_z

Según María Montessori, italiana especialista en educación, creadora del famoso método que recibe como nombre su apellido, hay que dejar que el niño adquiera el conocimiento a raíz de lo que extraiga a través de sus razonamientos.

No hay que imponerle el conocimiento, por el contrario, hay que mostrárselo de tal manera que lo adquiera razonando. Durante los primeros cuatro años de vida es cuando se va a formar el tipo de inteligencia del pequeño, de ahí que debamos ayudarle a desarrollar un tipo de pensamiento lógico por él mismo y no impuesto por el resto.

De este modo conseguiremos que el aprendizaje resulte grato, que se fomente su curiosidad, sus ganas de aprender, de investigar. Además de reforzar su autonomía y su autoestima cuando logra resolver los problemas por sí solo.

Esto no quiere decir que previamente no sea orientado, pero que una vez sepa lo básico, hay que dejarle que lo haga él solo. Los padres al verlos pequeños acostumbramos a hacer todas las tareas por ellos. Esto perjudica al pequeño. Mediante la adquisición de responsabilidades se sentirán más autónomos, mayores, desarrollarán sus habilidades psicomotoras, potenciarán su autoestima, la seguridad en sí mismo, la capacidad para resolver problemas, etc.

baby-84627_960_720

Cómo lograr que el niño adquiera responsabilidades

Para que esto ocurra, los padres tienen que dejarlos que terminen su tarea. Si un día se equivoca, no pasa nada, pero es importante mostrarle con cariño cómo se hace y dejarle que lo siga intentando solo hasta que lo consiga.

Por supuesto, respetando siempre el ritmo de cada niño. Unos serán más rápidos y otros más lentos, o en unos aprendizajes destacarán más o menos. Algo absolutamente normal, ya que no todos poseemos las mismas habilidades.

Y por supuesto, son necesarias grandes dosis de paciencia y cariño y abandonar la actitud sobreprotectora que es perjudicial para su correcto desarrollo. Si se acostumbra a que se lo hagan todo, en el futuro continuará igual, puesto que esa es la base de su educación. Evita la necesidad de que hagas las cosas por él porque él no sabe o incluso puede sentir que no es válido.

Responsabilidades que puede adquirir el niño hasta 3 años

Por supuesto que a edades tempranas no van a ser grandes responsabilidades, se trata de dejarles espacio y autonomía para realizar pequeñas tareas bajo la estricta supervisión de los padres, ya que ellos aún no están preparados para mantener su atención en la misma tarea durante mucho tiempo. Eso sí, serán pequeñas tareas que para él van a suponer un gran avance.

Estas tareas simples pueden consistir en que se encargue de recoger sus juguetes. Guardar las zapatillas, en la compra coger un producto que no sea peligroso y depositarlo en el carrito o cuando se vaya a poner la mesa, dejarle que ponga algo como las servilletas, por ejemplo. Si existe la posibilidad y tenéis plantas, es bueno dejarle que les eche agua. Además de comprobar cómo es capaz de hacer cosas por sí mismo, constituirá toda una diversión.

Recuerda que el niño, aunque sea pequeño, necesita comenzar a potenciar su independencia y hacer pequeñas cosas por sí mismo para que el desarrollo a nivel físico y psicológico sea óptimo. Además, cuenta con los mejores profesores que pueda tener, sus padres, los mejores orientadores.

Con cariño y paciencia verás cómo aprende un poquito cada día y cómo va a ser capaz de resolver sus pequeños problemas al mismo tiempo que se divierte, un hecho que os hará muy felices.

Te puede gustar