¿Cómo potenciar el rol de padre y madre?

Una crianza exitosa requiere que padre y madre se involucren de la misma manera, y a pesar de que casi siempre ambos progenitores participan en este, es posible que en ocasiones uno de los roles supere al otro en responsabilidades. Tanto la educación como la disciplina, el amor y otras necesidades deben ser cubiertas todos los días, por eso es recomendable que los padres participen de una manera equitativa.

Desde siempre se ha distinguido a la madre dentro de un rol específico en la crianza y al padre por su lado, que aunque también ha desempeñado un rol particular, se puede decir que de alguna manera ha sido secundario. En gran medida el protagonismo se lo ha llevado la madre, pero esto no es algo que necesariamente esta haya elegido.

Tanto mamá como papá pueden potenciar sus roles, de manera que puedan ser más efectivos y precisos en su accionar. En la actualidad muchos padres han diversificado su acostumbrada participación, pues cada vez los vemos más involucrados en la crianza y jugando un papel menos estricto en muchos casos.

El nuevo papel de la madre

Es un hecho que el rol asignado a la madre por naturaleza, la acompañe por el resto de la humanidad; pero con seguridad podemos hablar de una evolución en este. Actualmente la madre no es solo esa figura sacrificada que queda a cargo de la formación de los hombres y mujeres del futuro, sino que además, es un eslabón de la sociedad que cumple funciones diversas.

6a24e29d6e5ffc42edb8bfbd87b09425

Hoy en día podemos ver a las mujeres jugando cualquier papel, incluyendo el de “no mamá”. La incursión de la mujer en un campo laboral más amplio, la ha puesto en la necesidad de variar su estilo en la crianza; por eso, si tuviera una pareja estable para esta misión, de seguro la utilizará como una pieza más de su equipo.

Es por ello que de alguna manera hemos podido ver a padres más involucrados; padres que coordinan sus horarios de trabajo para ayudar con las labores del hogar, atender a los hijos y responder a sus obligaciones. Pero no siempre es así, porque hay quienes no están comprometidos con esta tarea.

De manera que, de acuerdo a su situación, cada madre está en la obligación de potenciar sus capacidades para conseguir un equilibrio favorable para todos; solo que, algunas familias aún merecen fortalecer este balance. El rol de la madre no es exclusivamente aquel que el modelo nos ha enseñado, es también el de lograr un sistema armónico de crianza para sus hijos, que incluya la colaboración del padre y defina un ideal para el futuro de estos.

¿Cómo fortalecer el rol del padre?

Como bien sabemos, es posible que sea el propio padre quien se distancie de sus deberes y responsabilidades con sus hijos, pero también es muy probable que seamos las madres quienes permitimos que esto pase. Cuando las madres asumimos el papel fundamental en la crianza, por lo general tratamos de hacerlo por convicción y con suficiente entereza como para no buscar ayuda.

Sin embargo, no hace falta que carguemos con toda la responsabilidad cuando tenemos a alguien a nuestro lado que es igualmente responsable por los hijos, y que además, podría estar dispuesto a ser tan bueno como nosotros. Es por esto, que en el afán de fortalecer el papel del padre, es preciso dejarlo involucrarse más en la crianza de los pequeños.

fb7999e2606a6a325ac504b0db04f0a7

Por otro lado, podría volverse una tarea difícil querer lograr que un padre, cuyo modelo fue más bien distante, pueda romper las barreras hacia sus hijos y poder brindarle tiempo de calidad todos los días. Sabemos que según el patrón de los padres de otras décadas, hubo cierta autoridad que permanecía ausente hasta que fuera necesaria su participación.

En cambio, el rol que comenzamos a ver en la actualidad y queremos seguir viendo, es el de padres que generen confianza en sus hijos, que brinden un ejemplo de fortaleza y justicia. Padres con la capacidad de sacrificio, organización y amor para sus pequeños, cada vez más lejos de esa temible figura de dominación.

Para potenciar este papel, es conveniente que exista una coordinación de  ambos progenitores, donde las tareas sean distribuidas según la disposición y habilidad de cada uno. Es importante el compromiso y la determinación para actuar de acuerdo a los requerimientos de los niños, con el fin de crear estabilidad y confianza en sus vidas.

Categorías: Ocio y maternidad Etiquetas:
Te puede gustar