¿Por qué a mi hijo le sale sangre de la nariz?

Óscar Dorado 12 junio, 2018
Durante una hemorragia nasal, la sangre fluye desde una o ambas fosas nasales. Las hemorragias nasales son muy habituales en los niños y, en la mayoría de las ocasiones, no son alarmantes. Descubre más sobre ellas en el siguiente artículo.

Cuando a tu hijo repentinamente le sale sangre de la nariz, puede ser sorprendente. Además de la urgencia de contener la sangre, seguramente te preguntes cuál es el origen que ha desencadenado la hemorragia.

Afortunadamente, aunque las hemorragias nasales en los niños pueden parecer dramáticas, por lo general no son graves. Sin embargo, las hemorragias nasales frecuentes o intensas pueden indicar problemas de salud más graves, como presión arterial alta o un trastorno de la coagulación de la sangre.

En consecuencia, deben ser controladas. El sangrado excesivo durante un período prolongado de tiempo también puede causar problemas adicionales, como la anemia.

¿Por qué a mi hijo le sale sangre de la nariz?

El interior de la nariz está lleno de vasos sanguíneos pequeños y delicados que pueden dañarse y sangrar con relativa facilidad. Esto puede suceder si la nariz del niño se irrita debido al aire seco, a los medicamentos nasales o a algún tipo de infección.

Las hemorragias nasales pueden ocurrir espontáneamente cuando las membranas nasales se resecan y se agrietan. Esto es común en climas secos o durante los meses de invierno, cuando el aire de los calentadores domésticos es cálido y bajo en humedad.

Los niños son más susceptibles a una hemorragia nasal si toman medicamentos que impiden la coagulación normal de la sangre. En esta situación, incluso un trauma menor puede provocar un sangrado significativo.

Ciertamente, las causas más raras de hemorragias nasales incluyen trastornos hemorrágicos y otras enfermedades sistémicas. Las comunes pueden ocurrir por las siguientes causas:

  • Inhalación prolongada de aire muy seco o frío.
  • Sonarse la nariz demasiado fuerte.
  • Hurgar en la nariz.
  • Un golpe en la nariz.
  • Tener algo metido en la nariz.
  • Sufrir alergias.
  • Contraer una infección en la nariz, garganta o senos nasales.
  • Por el consumo de medicamentos.
  • Esfuerzos para hacer sus necesidades cuando sufren estreñimiento.
Hay ciertas técnicas para prevenir el sangrado de nariz frecuente en niños.

¿Cómo actuar si a mi hijo le sale sangre de la nariz?

Puedes ayudar a disminuir la hemorragia nasal de tu hijo sentándolo en una silla. Después, sigue estos pasos para detener una hemorragia nasal:

  • Mantén al niño erguido e inclina suavemente su cabeza hacia adelante. Ten en cuenta que situar la cabeza hacia atrás podría hacer que corra sangre por su garganta.
  • Pellizca la parte suave de la nariz debajo del puente nasal. Al mismo tiempo, haz que tu hijo respire por la boca.
  • Intenta mantener la presión durante aproximadamente 10 minutos. Si te detienes demasiado temprano, es probable que la nariz del pequeño comience a sangrar nuevamente. También puedes aplicar hielo en el puente de la nariz, lo que puede reducir el flujo sanguíneo.

“Las hemorragias nasales frecuentes o intensas pueden indicar problemas de salud más graves, como presión arterial alta o un trastorno de la coagulación de la sangre”

¿Cuando ir al médico si a mi hijo le sale sangre de la nariz?

En los siguientes casos, será necesario acudir a urgencias:

  • El niño tiene hemorragias nasales a menudo.
  • La hemorragia nasal es el resultado de algo que insertaron en su nariz.
  • Recientemente, el niño ha empezado a tomar nuevos medicamentos.
  • También le sale sangre de otro lugar, como las encías.
  • El niño tiene hematomas severos en todo su cuerpo.
  • Si el sangrado es resultado de un golpe en la cabeza, o si el pequeño se queja de dolor de cabeza, o se siente débil o mareado.
  • La hemorragia nasal del pequeño prosigue tras los 10 minutos de presión continua.
Sonarse la nariz demasiado fuerte puede causar un sangrado de nariz.

Consejos para prevenir que a un niño le salga sangre de la nariz

Las siguientes recomendaciones simples ayudarán a prevenir las hemorragias nasales del pequeño:

  • Mantén las uñas del niño cortas para evitar lesiones cuando se hurgue la nariz.
  • Conserva húmedo el interior de la nariz de tu hijo con solución salina, aerosol nasal o gel, o aplica ungüento antibiótico suavemente alrededor de la abertura de las fosas nasales.
  • Utiliza un humidificador de vapor frío en las habitaciones si consideras que el aire de la casa está seco.
  • Asegúrate de que el pequeño use protección durante actividades que puedan causar una lesión en la nariz.

Por último, recuerda que incluso con las precauciones adecuadas, los niños pueden tener una hemorragia nasal de vez en cuando. Entonces, si a tu hijo le sangra la nariz, trata de no entrar en pánico; por lo general, este tipo de hemorragias son inofensivas y en la mayoría de ocasiones son fáciles de detener.

Te puede gustar