Plastilina casera para niños

La plastilina puede ser un grandioso elemento para desarrollar distintas destrezas de tu hijo. Esta puede ayudar a desarrollar la motricidad y la creatividad.

Nuestros hijos deben enfrentarse todos los días a nuevos retos, que les ayudarán a crecer sanos. Y es por ello que los padres tenemos que darles las herramientas necesarias para que desarrollen todas sus destrezas físicas y mentales Afortunadamente muchos de estos elementos se descubren a la hora de jugar con diferentes objetos,  uno de ellos es la plastilina

Su textura suave y la gran variedad de colores y olores son características que los niños adoran, porque se sienten capaces de crear con libertad lo que les dicta su imaginación. Por eso, no es casualidad que la mayoría de las escuelas incluyan este material en las lista de útiles escolares.

Y es que no solo se trata de divertirse, sino también de fortalecer la precisión cada vez que tu pequeño intenta moldear una figura. A esta habilidad se le conoce como motricidad fina que, en este caso particular, depende directamente del trabajo coordinado de los huesos, los músculos y los nervios de sus manitas.

El desarrollo de la motricidad fina es importante en los niños para logren la precisión

Un pequeñín que haya tenido la oportunidad de disfrutar de largas horas jugando con plastilina tiene mayores posibilidades de aprender a leer y a escribir con mayor rapidez.

Esto se va a reflejar una vez que superan la educación inicial y comienzan primaria, momento en el que ya deberían ser ágiles con sus manos y dedos para empezar con otros desafíos.

Receta para hacer plastilina en casa

plastilina-3

Si mami y papi quieren aprovechar todas las ventajas que esconde la plastilina, les traemos esta increíble preparación para que sus retoñitos siempre tengan en casa:

¿Qué vamos a necesitar?

  • 1 taza de agua
  • 1 taza de harina de trigo
  • 2 cucharadas de aceite
  • ½ de sal
  • 2 cucharadas de cremor tártaro (tiene un efecto similar al que tiene la levadura)
  • Colorantes vegetales (en líquido o en gel)

Preparación:

En una olla mediana, vas a mezclar el agua, el crémor tártaro, el aceite y la harina y enciendes la cocina a fuego lento, para que no se queme. Revuelve de manera constante, hasta que se despegue de las paredes y se forme una bola.

Luego de este paso, deberás retirarla y esperar hasta que se enfríe. Posteriormente, amásala durante dos minutos, toma pequeñas porciones de la mezcla y agrega una gota de colorante a cada pedacito. Aquí debes ser muy cuidadosa porque la idea es que el color quede en la plastilina y no en el mesón.

Continúa amasando hasta que quede con un color uniforme y ¡listo! Juega con tu chiquitín, involúcrate en esta etapa tan importante y deja volar su imaginación tan alto como sus sueños. Al terminar, guárdala en recipientes de plástico o en bolsitas herméticas, para la próxima aventura.

La plastilina casera puede utilizarse nuevamente, si la guardas bien

Haz que tu pequeño forme parte de este divertido trabajo, sin importar la edad. Por ejemplo, si ya tiene 6 o 7 años puedes pedirle que te dé los materiales con las medidas exactas, para que se empiece a relacionar con las matemáticas; pero si es más pequeñito, trata de pedirle solamente que coloque los ingredientes.

Creciendo en un mundo de colores

plastilina-2

¿Quién no ha sentido mariposas en la barriga cada vez que ve al amor de su vida jugando? Sin duda alguna, todos los padres hemos tenido esa sensación en algún momento. Ahora bien, cuando jueguen con plastilina no te preocupes por el desorden o porque vayan a ensuciar algo, así que te vamos a revelar una lista de beneficios que tiene este material para ellos:

  • Ayuda a los niños a mantenerse relajados y a superar el estrés
  • Aumenta la capacidad de atención y concentración
  • Impulsa a los más pequeños de la casa a conseguir metas
  • Incrementa su autoestima al cumplir sus objetivos
  • Si utiliza la plastilina hecha en casa, sabrás que no está en contacto con un producto tóxico que afecte su salud, sobre todo si tienen curiosidad de probarla

Esta actividad siempre debe ser supervisada por un adulto y se recomienda para niños mayores de dos años. Nunca está de más que nos sentemos con ellos a crear figuras y demostrarles todo lo que pueden hacer ellos mismos.

Permite que tus hijos construyan su propio mundo a partir de sus fantasías. Enséñalos a crecer libres, sin limitar su imaginación y dejándolos descubrir la vidaDisfruta con ellos estos instantes de felicidad y vive junto a ellos esta etapa tan mágica.

Categorías: Ocio y maternidad Etiquetas:
Te puede gustar