Peluches de pulpo reversible: ¿para qué sirven y por qué están de moda?

Los peluches de pulpo reversibles son una divertida forma de aprender a integrar el enfado y la tristeza, para poder reconocerlos al mostrar la parte interna del muñequito.
Peluches de pulpo reversible: ¿para qué sirven y por qué están de moda?

Escrito por Ana Martín-Esparza, 06 Febrero, 2021

Última actualización: 06 Febrero, 2021

Reconocer las emociones es el primer paso para poder gestionarlas. Los peluches de pulpo reversible, aparte de ser suaves y atractivos, tienen dos rostros reversibles para que los niños puedan aprender a identificar y reconocer con facilidad sus estados emocionales.

De forma divertida podemos comenzar a integrar con facilidad en nuestras vidas las emociones molestas o desagradables, aprendiendo a reconocerlas con naturalidad desde la infancia y asociándolo al juego.

Es lo que se pretende con estos muñequitos que tienen cara alegre y cara triste: comenzar a permitirnos estar mal, pues es un gran paso aprender a expresarlo y comunicarlo al otro, para, desde pequeños, comenzar a establecer relaciones reales y cercanas desde el respeto a uno mismo. ¿Qué carita pondrías ahora mismo tú? ¿Sonriente o triste?

Peluches de pulpo reversible: ¿para qué sirven y por qué están de moda?

Peluche de pulpo.

La importancia del reconocimiento emocional

El querer estar bien siempre nos puede conducir a reprimir nuestro dolor y a querer tener vidas normalizadas, buscando siempre cumplir las expectativas de los demás.

¿Te imaginas poder contestar cuando alguien te pregunta, “Hola ¿qué tal estás?”, algún matiz real de tus sentimientos y no fingir siempre que estamos bien para contentar al resto o no generar incomodidad?

Suele ser liberador sentirnos libres de poder estar tristes, molestos o enfadados. De hecho, cada emoción nos conecta con nuestras necesidades y nos informa de cuándo algo no encaja. Es por ello que no pretender maquillarlas sea sano y necesario.

Permitirnos estar mal gracias a los peluches de pulpo reversible

Los muñequitos de peluche con dos caras reversibles de estados emocionales básicos se han puesto de moda porque cada vez se está tomando más consciencia de la importancia de la salud emocional. Y, para ello, es importante trabajar el permitirnos estar mal.

Si desde pequeños aprendemos a reconocer el enfado y la tristeza como algo natural y necesario, podemos aprender a generar relaciones más sólidas internamente y externamente.

Solo permitiéndonos conectar con el dolor es como podemos calmarlo, abrirnos a lo que nos trae y conocernos mejor. También cuando algo nos daña o molesta el hecho de comunicarlo y reconocerlo hace que nuestras relaciones puedan ser más maduras y enriquecedoras.

Trabajar la empatía con nosotros mismos para poder ser empáticos con los demás

Los niños necesitan ir creando ese espacio de autoescucha y reconocimiento emocional, y esto se puede facilitar con este tipo de juguetes. Es una forma de integrar en nuestras vidas la importancia del trabajo emocional y el diálogo con nuestros estados emocionales.

Realmente este tipo de juguetes puede ayudar a favorecer la empatía hacia nosotros mismos y los demás si se emplean para ir aprendiendo y permitiendo reconocer la tristeza y el enfado, y observar y tener en cuenta el del otro.

Dar importancia a los estados emocionales

Sin duda, saber cuándo alguien nos necesita o poder pedir ayuda es fundamental para la prevención en salud mental. Y gracias a este tipo de juguetes se va consiguiendo normalizar las emociones desagradables como necesarias y útiles. Además, se va integrando en nuestro inconsciente la idea de que es un derecho el estar mal, así como que es posible y natural comunicarlo.

Pulpo de peluche.

Convivir con la fluidez emocional como algo enriquecedor y potencialmente divertido

Asimismo, integrar el enfado y la tristeza en el día a día y en el juego como algo significativo, normal, natural y necesario, facilita que a la larga no suframos por miedo a comunicar o miedo a sentir. Puede ir generando un espacio interno de mayor autoestima, reconocimiento y liderazgo interno.

En definitiva, los peluches de pulpo reversible son una muy buena herramienta para la educación emocional, no solo de los más pequeños, sino también para aquellos adultos a los que les cuesta conectar con esas emociones no tan buenas con las que tenemos que también que convivir. ¿Y tú? ¿A qué esperas para hacerte con uno de los animalitos?

Te podría interesar...
Juego en paralelo: todo lo que debes saber
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
Juego en paralelo: todo lo que debes saber

¿Alguna vez viste a dos niños jugar en el mismo arenero sin relacionarse entre sí? Esto es el juego en paralelo. Descubre más al respecto.


Psicóloga especializada en desarrollo personal y liderazgo. Con consulta privada en Madrid y sesiones online. Entiende la psicología desde la orientación humanista-transpersonal, considerando importante el equilibrio y bienestar físico-mental-emocional-espiritual de la persona. Licenciada en Psicología por la Universidad San Pablo CEU, Máster en Psicología de la Salud y de la Práctica Clínica por la Universidad de Comillas, Experta en meditación, mindfulness e instructora de mindfulness-yoga. Psicoterapeuta Gestalt y centrada en la persona Rogers, individual y de grupos. Coach esencial. Terapeuta sistémica en familia y pareja. Máster para psicólogos y médicos en hipnosis integradora. Experiencia en consulta privada desde 2013.