¿Qué pasa en tu cuerpo durante la cuarentena?

Adrianazul 31 enero, 2017

En solo cuarenta días los órganos y la piel que cambiaron durante el embarazo volverán a su estado normal, por lo que a ese lapso de recuperación, que dura unas seis semanas, se le llama cuarentena. ¿Qué pasa en tu cuerpo durante esos días? ¡Básicamente, de todo! Pero, principalmente, durante las primeras semanas tu cuerpo se recuperará de haber trabajado en un parto, y también se prepara para empezar a amamantar.

Qué es la cuarentena

El nombre científico que recibe la cuarentena es puerperio. Este existe desde hace al menos dos milenios atrás,  y se refiere al tiempo en que las abuelas, madres y suegras obligan a las mujeres que acaban a dar a luz a descansar durante un mes para recuperar fuerzas, pero justamente como los órganos de tu cuerpo están volviendo a su tamaño normal a veces este proceso está acompañado de pequeñas molestias.

Uno de los primeros órganos que recupera su tamaño es tu aparato reproductor. Durante el embarazo el tamaño del útero puede aumentar unas 40 veces su tamaño, el cual recupera de manera paulatina durante la cuarentena, mediante un mecanismo llamado involución uterina.

retrato-al-oleo-de-mama-y-bebe

Parte de este proceso comienza con la aparición de los llamados loquios que son el mecanismo con el que cada mujer expulsa los restos de sangre y tejidos que quedan dentro del útero, a veces en forma de coágulos. Al principio estos líquidos o coágulos son rojizos y a medida que pasan los días su color se torna más claro, de color rosado, hasta volverse amarillentos. Los loquios pueden durar la cuarentena entera y su olor, aunque es característico, no resulta desagradable.

El cuello uterino también recupera su tamaño normal durante toda la cuarentena, mientras que la vagina lo hace en 10 días; en cambio el tiempo de reanudación de la menstruación es muy variable y puede tardar la cuarentena entera si la madre amamanta a demanda al bebé, aunque hay casos en los que el retraso de la aparición de regla puede extenderse todo el periodo de lactancia.

En la cuarentena se alivian los dolores

Muchas mujeres padecen de hemorroides durante el embarazo; esto ocurre porque el bebé presiona la zona que está alrededor del ano por lo que las venas que están en esa área se dilatan. El problema suele empeorar durante el trabajo del parto en el que las mujeres deben pujar con fuerza; no obstante durante la cuarentena el intestino y las venas que están alrededor del ano recobrarán su tamaño y ritmo habitual.

De hecho, durante estos 40 días también ocurren cambios en el aparato circulatorio, el cual recupera su frecuencia cardíaca normal y las paredes venosas recobran su tono habitual, haciéndose más resistentes. Eso asegura que tras la primera semana también se normalizarán los nódulos  hemorroidales.

La etapa de la cuarentena también es testigo de la reducción del volumen de tu abdomen. Cuando el bebé ya no está en tu vientre el  diafragma, el estómago, el intestino, la vejiga y los pulmones ya no reciben tanta presión por lo que en cuestión de poco tiempo mejora la función respiratoria, la capacidad de la vejiga y se recupera el apetito y la actividad intestinal normal.

olor bebe

La cuarentena: Tiempo de descanso y entrenamiento

Los cambios hormonales que experimentas durante la cuarentena traen consigo algunos episodios de sudoración o sofocos que son debidos, además de a los cambios hormonales, a la fluctuación de la temperatura que experimenta el cuerpo durante la lactancia, pues la producción de leche puede aumentar la sensación de calor en tu cuerpo.

Justo una semana después de haber parido, los estrógenos, la progesterona y la gonadotropina coriónica humana recuperan los niveles normales. Mientras eso sucede, aumenta considerablemente la secreción de prolactina, la cual se mantiene durante el tiempo que amamantas a tu bebé. El resto de las glándulas endocrinas  también recuperan su función habitual.

Ese proceso de producción de leche también puede derivar en dolor y tirantez en los pechos. Esa sensación se alivia cuando el bebé vacía por completo la teta o usas el sacaleches. También puedes usar un sostén bien apretado como los que usaban antes del embarazo y ponerte paños de agua tibia sobre tus senos.

Toma estos cambios con mucha calma, recuerda que después de haber traído a tu bebé al mundo tu cuerpo queda exhausto. A ese cansancio, se le suma el trajín de atender a un nuevo integrante de la familia con un cuerpo que muchas veces está atacado por cambios hormonales.

En este momento de tu vida es recomendable que aceptes ayuda para resolver los quehaceres de la casa como cocinar y limpiar; así, la cuarentena será el tiempo de adaptación de tu cuerpo y tu mente a un nuevo estado: el de ser madre.

 

Te puede gustar