Parto de gemelos: ¿qué hay que saber?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Ramos el 9 mayo, 2019

Según la posición de los niños y la situación de la madre a lo largo del embarazo, el parto de gemelos puede darse tanto de forma natural como por intervención.

Siempre y cuando la madre haya tenido un embarazo normal hasta las 37 semanas, se pude considerar la opción de tener un parto natural. Hay que tener en cuenta que el período de gestación de embarazos múltiples suele ser inferior a las 40 semanas.

Sin embargo, en embarazos de alto riesgo es posible que el médico considere recurrir a la cesárea. Muchos especialistas optan por esta opción desde el principio, para así evitar cualquier complicación que pueda originarse durante el parto.

La posición de los bebés

Uno de los factores que más influye a la hora de decidir entre un parto natural o una cesárea es la posición en la que vienen los bebés. Por ejemplo, cuando ambos vienen de cabeza, existe una alta probabilidad de que el parto se lleve a cabo de forma natural.

Cabe destacar que el parto natural sigue siendo una opción aún cuando el primer bebé venga de cabeza y el segundo no. Una vez que salga el primero, hay posibilidades de que el segundo se coloque en la posición adecuada. Sin embargo, si ambos bebés tienen la cabeza hacia arriba, la única opción es la cesárea. Lo mismo ocurre si uno de los bebés (o ambos) está en posición transversal.

Además, existen otras condiciones asociadas a la realización de una cesárea. Por ejemplo:

  • Riesgos asociados a placenta previa.
  • Estrechez de la pelvis de la madre.
  • Pérdida de líquido antes de tiempo.
  • Salida del cordón antes que los niños.
  • Etcétera.

Por último, si los bebés son prematuros, la opción será siempre la cesárea. De igual manera, si los niños comparten el mismo saco amniótico o si presentan defectos congénitos como los gemelos siameses.

La posición de los bebés influye en el tipo de alumbramiento.

Parto de gemelos de forma natural

Existe mucha similitud entre un parto natural de un bebé y el de un nacimiento múltiple. El proceso de parto puede iniciarse en ambos casos con contracciones o por rotura de fuente (bolsa de líquido amniótico).

En el caso de contracciones, la madre puede esperar en casa hasta que se den cada 5 minutos aproximadamente. Una vez en el hospital, se espera hasta que alcance los 10 centímetros de dilatación. Si se ha dada rotura de fuente o de aguas, la madre puede esperar mientras el tono sea claro. Si el agua del líquido amniótico es oscura, debe acudir de inmediato al hospital.

En el parto de gemelos, el intervalo de nacimiento entre los bebés es de 20 a 30 minutos. Mientras que el proceso de expulsión es más rápido ya que los bebés son más pequeños. Para una mejor y más rápida estabilización, los gemelos pasan directamente a la incubadora. Después de ello, pueden ser amamantados inmediatamente.

Algunas recomendaciones para parto de gemelos

  1. Asistir a cursos de preparación. Los talleres de preparación no solo ayudan a los padres a enfrentarse al trabajo de parto. También sirven para que la madre comparta su experiencia con otras embarazadas.
  1. Informarse sobre los riesgos asociados a partos múltiples. No se trata de generar ansiedad y miedos en la madre antes del momento del alumbramiento. Se trata más bien de controlar los riesgos latentes. Por ejemplo, los que se pueden generar si la madre sufre diabetes o hipertensión, la posibilidad de que se produzca una hemorragia o ciertas complicaciones comunes como la presión de los cordones umbilicales o la placenta.

El riesgo de parto prematuro es común cuando se esperan gemelos. De hecho, el 50% de embarazos múltiples terminan mucho antes de las 37 semanas debido al peso de los bebés y el tamaño del útero.

Un parto de gemelos suele realizarse mediante una cesárea.

  1. Escoger los especialistas y matronas. Debido al alto riesgo que supone el parto de gemelos, se recomienda la presencia de especialistas. Un médico u obstetra puede resolver cualquier problema que se suscite. Es importante contar con todos los recursos médicos necesarios durante el parto. Además, es mejor que haya dos matronas para un óptimo rendimiento.
  2. Asegurarse de tener ayuda tras el parto. Un parto supone muchos cambios para los padres, y más si se trata de un parto de gemelos. Contar con ayuda en casa es de vital importancia. Para atender a dos niños a la vez, se requiere de trabajo en equipo y organización.

Por supuesto, lo más efectivo para que estés tranquila y te enfrentes de la mejor manera a un parto múltiple será el apoyo y la ayuda de tu pareja en todo lo que necesites antes y después del alumbramiento.

  • Bateni ZH, Clark SL, Sangi-Haghpeykar H, et al. Trends in the delivery route of twin pregnancies in the United States, 2006–2013. Eur J Obstet Gynecol Reprod Biol. 2016;205:120-126. doi:10.1016/J.EJOGRB.2016.08.031
  • Melka S, Miller J, Fox N. Labor and delivery of twin pregnancies. Obstet Gynecol Clin N Am 44 (2017) 645–654 http://dx.doi.org/10.1016/j.ogc.2017.08.004