Papás modernos, papás conscientes

Adrianazul · 3 agosto, 2017

El rol de los papás se ha transformado con el paso del tiempo. Los papás modernos se involucran activamente en la crianza de los niños y son muy conscientes de las múltiples tareas que desempeñan en el seno familiar, las cuales van desde tareas rudas hasta mecer a un bebé entre sus brazos. Los papás de hoy en día saben que su presencia en casa cuenta y mucho.

En los últimos años los papás han ido dejando el papel de hombre meramente proveedor o reproductor, para conquistar un escalafón y a la vez un vínculo más fértil, nutritivo y enriquecedor, basado en mayor compromiso emocional y disfrute de sus pequeños.

Actualmente se nota cómo crece el número de papás más participativos e involucrados en la crianza de los hijos. Muchos hombres comienzan a involucrarse emocionalmente desde el momento mismo de la concepción, acompañando y apoyando de cerca y constantemente a su compañera durante la etapa del embarazo.

 

Los días de los “papás holgazanes” van quedando atrás

papás modernos

Según estudios realizados por la Oficina de Censos del Gobierno de Estados Unidos, la cantidad de padres que se quedan en casa y se encargan de todo como amos de llave, se han duplicado en la última década; eso sucede mientras la mujer se enfrenta al mercado laboral.

No solo en los Estados Unidos ocurre esto sino en muchos otros países, donde cada vez aumenta más el número de papás que, por ejemplo, optan por empleos de tiempo flexible para trabajar desde el hogar o, que previo acuerdo y evaluación con su pareja, deciden hacer pausa en sus carreras para ocuparse de la crianza de los hijos.

En Europa y países de Latinoamérica se han hecho estudios para medir el cambio del modo en que los nuevos papás se están vinculando con sus hijos. La tendencia indica que los hombres están disfrutando mucho con la experiencia de ser padres comprometidos.

Se muestran muy cariñosos y están implicados al cien por ciento en la educación de sus hijos. Incluso se registra un porcentaje bastante importante de papás que están de acuerdo en sacrificar su sueldo o su desarrollo profesional para dedicar más tiempo a sus familias. 

El cambio generacional es inminente

Muchos padres perciben que tienen una relación bastante más cercana con sus hijos respecto a la que tuvieron con sus progenitores. Así mismo, sienten la necesidad de que se aumenten los permisos laborales para estar más tiempo con sus hijos tras el parto y están muy interesados en que se establezcan políticas reales de conciliación laboral-familiar que les permitan pasar más tiempo con su familia.

papás modernos

Cada vez más hombres se hacen conscientes de que las labores y roles, no siempre ni necesariamente dependen del género.

La mujer ha conquistado espacios públicos de importancia que abren lugares dentro del hogar para que el hombre participe de las funciones que solo se atribuían a la madre, como es el caso de las tareas domésticas y la crianza de los hijos.

Poco a poco se va avanzando hacia un nuevo modelo de paternidad y pese a que aún la mayor carga de trabajo doméstico y la crianza de los niños siguen bajo responsabilidad de las madres, ciertamente se avanza hacia buen camino con este modelo de padre moderno que también se encarga de contener las emociones del bebé.

La materialización de la corresponsabilidad y la equidad, no solo en beneficio de la mujer, sino también del hombre son cada vez más palpables. A los papás modernos se le abren a pasos veloces las posibilidades de enriquecer su experiencia humana a través del encuentro y el disfrute más cercano e íntimo con los hijos y la familia.

Es inminente el surgimiento de un nuevo modelo que rompe con el de padre tradicional para dar paso a una nueva cepa de padres, el papá moderno más comprometido y activo con la crianza y que además disfruta del vínculo con sus pequeños y familia.

Los padres modernos están rompiendo estereotipos a su alrededor, la crianza y el cuidado de los pequeños ya no sólo depende de las mamás. Hoy ellos se encuentran más involucrados con su esfuerzo por ser mejores padres y eso incluye pasar más tiempo dentro de la casa colaborando en la construcción de un hogar lleno de valores y amor.