Ser padre es un acontecimiento maravilloso

Macarena · 15 julio, 2017

Ser padre es un acontecimiento realmente maravilloso. Toda una aventura llena de magia, emociones, ilusiones y esperanzas. Teñida de dulzura, ternura e inocencia. Implica un amor inexplicable capaz de desbordar hasta los más duros corazones.

Emprender el camino de la paternidad es descubrir con asombro las infinitas sorpresas que conlleva ser padre. Una bendición por la que te sentirás dichoso y agradecido día tras día. Asumir el desafío de afrontar, con una alegría inédita, las responsabilidades y obligaciones propias de un rol que no puede reducirse a un aspecto biológico.

Desde que esa nueva vida irrumpe en la tuya, comprendes que los intereses y el interés de tus hijos se antepondrán a los tuyos. Sobre todas las cosas, entenderás que te tornarás un ejemplo o modelo a seguir para esos niños que lo absorben todo.

¿Qué se siente al ser padre? Es una de las cosas más difíciles que hay, pero a cambio te enseña el significado del amor incondicional.

-Nicholas Sparks-

Ser padre no es como cualquier profesión. Pues en este caso, primero se otorga el título, y luego se aprende la carrera. Es dar vida, y mantenerla. Sembrar paciencia y regar amor día a día para finalmente cosechar una persona única, especial e íntegra.

 Ser padre es convertirte en superhéroe sin capa

ser padre 2

Ser padre es convertirte en un superhéroe sin capa ni espada. Aquí la doble vida responde a la propia y a la del hijo, no a un intento por combatir un crimen. Todo papá sabrá bien el mundo y la admiración que cuentan los ojos de un hijo devoto a su figura.

Ser vistos como seres superpoderosos, sabios, fuertes y nobles. Enseñar a caminar y a sonreír a las propias adversidades. Padre es aquel que no revela el secreto de cómo se debe vivir, sino quien solo vive y deja ver a los hijos cómo se hace.

Una pócima mágica, un escudo protector en sí mismo. Ese hombre que le ha tocado en suerte a todo niño es capaz de dar todo por la protección y el cuidado de un hijo. Cuando por primera vez te diga “papá”, sentirás que esa debilidad, es capaz también de fortalecerte más que nunca. Un amor que nos hace invencibles.

Toda vez que lo veas reír gracias a tus monerías y juegos, o cuando percibas la seguridad que le transmites mientras no teme al peligro, entenderás el inmenso poder de ser padre. Multifacético: médico, psicólogo, consejero, cocinero, inventor de nanas, contador de cuentos y consentidor de caprichos. Eso es ser papá.

Los privilegios de ser padre

ser padre 3

Nadie nace con un manual para ser padre bajo el brazo. Pero al menos todos contamos con una guía que nos recuerda lo que vivimos como hijos. Por eso mismo, querido padre, sufres cuando escuchas un sollozo o un llanto de tu hijo.

También sufres en la separación por sus primeros días de escuela, al ver sus pequeños ojos luminosos cristalizados por las lágrimas. Comienzas a sufrir con las vacunas y las primeras pestes. Hasta las preliminares salidas nocturnas de la adolescencia y un posible nido vacío te atormentan.

Aún así, entiendes que lo lógico es reforzar desde pequeños sus alas para al fin dejarlo volar. Sin temor ni angustia. Porque tienes la certeza de haber sido un excelente papá que lo dio todo para que su hijo sea feliz. Para dotar con las mejores herramientas y valores a ese pequeño gigante.

Y todo lo hiciste en nombre del amor, de la familia que construíste. Y aquellos antiguos miedos se perdieron por algún rincón vaya a saberse cuando. Probablemente mientras peinabas a esa princesa, o dejabas que tu médica preferida curara tus “pupas” con su instrumental plástico.

Quizás perdiste ese absurdo temor en el parque, cuando jugabas a la pelota con el futuro Messi, o en aquel río donde compartías aventuras de pesca y unas charlas que siempre quedarán grabadas en su corazón. Todo eso, querido padre, habla de tiempo y de dedicación. Desde luego, también de esfuerzo. Lo has hecho muy bien, papi.

Por eso y por mucho más, ser padre es una aventura. Quizás la más bonita de todas. Enfrentar aterradores desafíos que se tornan en experiencias gratificantes. Embarcarse en un camino de aprendizaje y enseñanzas mutuas. Entregarse por completo a un amor sin igual que te cambiará la vida para siempre.

Imágenes cortesía de naranjasyzapatos.blogspot.com.es