Si no quiere despegarse de tu pecho es porque te echa de menos

Sí, si no quiere despegarse de tu pecho es porque simplemente te echa de menos. No, no es un niño malcriado o ‘madrero’. Es solo un bebé y necesita sentir el calor y el olor de su madre. Desea saborear del más rico y saludable alimento natural.

Cuando un recién nacido o un niño de corta edad pasa un tiempo lejos de la madre, tenderá a manifestar su angustia. ¿Cómo? La reacción más habitual será prenderse al pecho como si no hubiera un mañana. De esa manera compensa el tiempo que te extrañó durante tu ausencia.

Simplemente no querrá desprenderse del seno materno. Tranquila, lo más probable es que no esté muriendo de hambre, solo necesita consuelo y sentir que su madre está allí. Necesita abrazos, mimos, esa conexión única que posibilita la lactancia materna y, fundamentalmente, sentirse amado.

Ahora que ya lo sabes y sientes ese alivio, surge una pregunta obligada: ¿qué hacer en ese caso? Pues bien, presta atención, porque en este artículo de Eres Mamá te contamos cómo actuar cuando tu bebé no quiere despegarse de tu pecho.

¿Qué hacer si no quiere despegarse de mi pecho?

despegarse de tu pecho 2

Sería imperioso primero señalar aquello que por ningún motivo debes hacer puesto que en estas circunstancias que nos generan dudas lloverán consejos no pedidos. Muchas personas se acercarán para dar sus puntos de vista y cuestionar nuestro hacer o incluso etiquetar al niño.

El corazón de una madre es un abismo en cuyo fondo siempre se encuentra un perdón

-Honoré de Balzac-

Entonces, posiblemente oirás decir que el pequeño simplemente te toma el pelo, que es un malcriado que quiere estar en brazos. Otros redoblarán aún más la apuesta: que hay que dejar que llore y que, si se le hace caso, el mensaje es positivo. La misión aquí parece ser no ‘malacostumbrarlo’ ya que se volverá más exigente.

Ciertamente, si uno resta importancia a la demanda del niño, al cabo de unos días o semanas, menguarán sus pedidos. Pero algo debe quedar bien claro aquí: no es que el niño por ello sea bueno o se sienta mejor. Solo sufre en soledad, ya que llegó a una conclusión: “No me quiere, no hacen falta más pruebas”.

Por eso, si notas que tu hijo no quiere despegarse de tu pecho, siéntete bendecida, porque tienes alguien que te ama tanto que te echó de menos. Porque tienes quien ha esperado horas para volverte a ver. Simplemente porque tienes alguien para quien eres su mundo y de este modo te lo demuestra.

despegarse de tu pecho 2

No te confundas, el objetivo no es otro que consolar y consentir a ese niño que solo manifiesta su carencia, y su amor. Sí, consigue que efectivamente deje de protestar. Pero que esto sea porque realmente se siente bien, no por verlo como una lucha estéril e inútil.

Si no quiere despegarse de tu pecho, ¡pégate a él aún más!

Si todo indica que el bebé no quiere despegarse de tu pecho por ningún motivo, entonces, pégate aún más. No dudes en demostrarle todo tu cariño y que tú también lo extrañaste. Manifiesta cuánto te ha hecho falta y lo feliz que te hace volverlo a ver.

Abrázalo fuerte, llénalo de besos, expresa con palabras y millones de sonrisas aquello que sientes por él. Cántale todas las nanas que quiera, cuéntale cuentos, haz sus payasadas y monerías favoritas.

Cógelo en brazos, cuélgalo en una bandolera y paséalo por toda la casa, regálale infinidad de caricias. Puedes hacer muchas cosas para disfrutar de tu hijo y llenar su alma y su corazón de tranquilidad y seguridad. Se trata no solo de amar al niño, sino de que el niño lo sepa y efectivamente se sienta querido.

Categorías: Bebés Etiquetas:
Te puede gustar