Niños autistas: todo lo que tienes que saber

Astrid Moreira · 9 octubre, 2017

El autismo es un trastorno infantil que afecta más a los niños que a las niñas. Las habilidades de los niños autistas pueden ser altas o bajas, todo depende de su nivel de cociente intelectual y su capacidad para comunicarse. De hecho, algunos niños con este trastorno pueden aprender a comunicarse bastante bien, mientras que otros pueden ser más cerrados e introvertidos.

Existen muchas teorías sobre el origen del autismo y, aunque no se conoce todavía una causa específica, sí se ha comprobado que el autismo está presente desde el momento nacimiento, esto es, no se desarrolla o se adquiere con el tiempo. Hablemos un poco de algunas causas de este trastorno.

Causas del autismo

Como aseveramos anteriormente, el autismo no se desarrolla, se nace con él. Algunas teorías han afirmado que a veces el autismo en niños se puede relacionar con las actitudes y actuaciones de los padres, pero no es así. Por lo tanto, ¿qué puede causar el autismo en los niños?

  • Anormalidades cognitivas y deficiencias. Puede existir alguna base neurológica en el desarrollo del trastorno, pero esto aún no ha sido demostrado.
  • Procesos bioquímicos básicos. Se ha encontrado un exceso de secreción de serotonina en las plaquetas de los niños autistas.

A nivel mundial, uno de cada 6000 niños puede desarrollar autismo, por lo que los investigadores continúan trabajando en la búsqueda de las causas certeras que lo provocan.

El autismo en niños puede tratarse de diferentes maneras.

¿Cómo actúan los niños autistas?

Los niños autistas tienen notables dificultades para comunicarse y socializar con los demás. Existen muchos síntomas que nos pueden ayudar a determinar si un niño presenta este trastorno. Debemos tener en cuenta que esta enfermedad la puede padecer cualquier niño, sin importar su raza o cultura, aunque recordemos, es más común que se presente en niños que en niñas.

  1. Es posible que no nos mire directamente a los ojos.
  2. En el lactante, se puede notar un balbuceo tardío y que presenta dificultades con el entorno, así como un lenguaje gestual.
  3. Cuando interactúa por primera vez con los demás,  lo primero que se puede notar es que no sigue a su madre en sus intentos de comunicación y suele entretenerse con algún objeto.
  4. Al iniciar su etapa de preescolar, puede llegar a parecer extraño porque no se comunica con los demás ni entabla ningún tipo de conversación. Además, puede costarle trabajo el hecho de identificarse a sí mismo o reconocer a los demás. Tampoco es capaz de socializar ni interactuar con los demás de ninguna forma.
  5. Algunas veces pueden presentar conductas agresivas incluso hacia ellos mismos.
  6. Es posible que realicen actividades de poco alcance de manera repetitiva, como dar vueltas o realizar movimientos rítmicos con su cuerpo.
  7. Pueden reproducir y repetir los anuncios publicitarios que ven en la televisión o tener costumbres extrañas a la hora de dormir.
  8. En la adolescencia, los expertos afirman que 1/3 de los autistas suelen sufrir ataques epilépticos, lo que hace pensar que su causa es de origen nervioso.

¿Qué debo hacer si creo que mi hijo tiene autismo?

Si crees que tu hijo puede tener autismo, no te quedes con la duda, acude inmediatamente a tu pediatra y consúltale tus incógnitas; cuanto más rápidamente tengas el diagnóstico, más rápido podrás comenzar a actuar. El diagnóstico se establecerá en base al grado de comunicación del niño con los padres y otras personas, así como la observación de su comportamiento ante diferentes actividades y situaciones.

Es cierto que algunos niños autistas no pueden ir al colegio con los niños de su edad, ya que todo depende del nivel del trastorno. Sin embargo, muchos otros sí pueden tener la oportunidad de aprender y crecer con ellos.

El autismo afecta más a los niños que a las niñas.

Tratamiento del autismo en la infancia

Una intervención a tiempo y un tratamiento adecuado mejora el pronóstico de los niños con autismo. En la actualidad, existen diversos programas educativos y de comportamiento para tratar a los niños autistas y mejorar su capacidad para relacionarse y actuar. Te presentamos algunos de ellos:

  • Terapia conductual: Se realizan entrenamientos del comportamiento a través de la psicología conductista. Se estimulan las actuaciones deseables y se limitan las no deseables. Para poder realizar este tipo de terapia, tanto los padres como los educadores del niño deben estar entrenados.
  • Programa de educación especial: Favorece el desarrollo del lenguaje comunicativo y la interacción con otras personas. Las escuelas deben tener los materiales adecuados y disponer de personal capacitado para ayudar a que el niño pueda mejorar en el manejo del lenguaje y la comunicación con los demás.
  • Farmacoterapia: En caso de que el niño no responda a ningún tipo de tratamiento, su médico de cabecera le podrá prescribir algún fármaco.

Aunque no hay cura para el autismo, la mayoría de los niños mejoran con el tratamiento. Incluso hay niños que tienen habilidades para realizar muchas actividades y desarrollarse.

Los tratamientos y el apoyo de la familia serán esenciales para ayudarlo a mejorar su calidad de vida. Esto también podrá favorecer que se adapte más fácilmente a la sociedad, que encuentre trabajo y se desarrolle plenamente.