¿Qué hacer con un niño que no quiere comer?

Agetna 10 julio, 2017

Cuando un niño no quiere comer, tanto mamá como el resto de la familia se preocupa, se desespera, hasta entra en pánico, según la magnitud de la inapetencia de su pequeño. Cuando un niño no se alimenta bien y no recibe todos los nutrientes que su organismo tanto necesita para crecer y desarrollarse, se vuelve vulnerable a diversos padecimientos que lo aquejarán desde su niñez y lo acompañarán la vida entera.

El organismo humano, para realizar todas sus funciones, precisa de la energía que le aportan los alimentos.

Nadie puede vivir sin comer. A los adultos esta idea se le hace clara, pero a los niños les cuesta, por ejemplo, desprenderse de los juguetes para ir a merendar, o concientizar que deben comer para no enfermarse.

Por eso son papá y mamá los encargados de que su hijo se alimente bien.

¿Qué hacer con un niño que no quiere comer?, ¿forzarlo?, ¿permitirle que no coma?

En el presente artículo te ayudaremos a responder esta interrogante.

Los niños dejan de alimentarse como por arte de magia

niño no quiere comer 3

Existen etapas en la vida de los menores que se caracterizan por una inapetencia hacia ciertos comestibles.

Si por ejemplo, antes les encantaban los frijoles, es probable que un día, de pronto, comiencen a rechazarlos.

Es probable también que el niño pequeño, como por arte de magia, pase unas semanas que solo acepte comer arroz y escupa los vegetales, las carnes, el puré y los muchos platillos que su familia le inventará para que coma.

Esforzarte para llevar una nutrición adecuada, es la mejor inversión para tu cuerpo y mente que puedes hacer

-Anónimo-

No es de extrañar que llegue el momento en el que comience a comer algo que antes siempre rechazaba y hasta le provocaba repulsión.

La alimentación de los niños es como un acto de magia: nunca sabes cuál será el final del mismo.

Hay niños que desde bebés comen mucho y lo siguen haciendo la vida entera. Nunca pierden el apetito.

Otros, en cambio, fluctúan por diversas etapas de inapetencia y buen apetito que desconcierta totalmente a sus padres.

El que un niño deje de comer por etapas y coma un poco más, luego de un determinado período, es algo normal, propio de la infancia.

Pero, ¿qué hacer cuando el niño se encuentra en una de esas etapas en las que no quiere probar bocado?

A continuación, te respondemos.

Consejos para la mamá del niño que no quiere comer

Mamá, si tu hijo es de los que, por períodos, deja de alimentarse bien, y te ves en la imperiosa y penosa necesidad de hacer malabares para que ingiera los alimentos, es recomendable que tengas en cuenta nuestros consejos:

Permítele que coma los alimentos que le agraden

Deja que tu hijo coma lo que le guste siempre y cuando los alimentos no pertenezcan al grupo de: comida chatarra.

Si, por ejemplo, le gusta la gelatina, el yogurt, la leche, el queso, el helado, y quiere cualquiera de ellos como almuerzo, está bien, permítele que coma lo que le guste; al fin y al cabo todos aportan su cuota de grasas, vitaminas y minerales, que su cuerpecito tanto necesita.

Es preferible que coma algo a que se quede con el estómago vacío.

Invítalo a participar en la elaboración de los platos

Aunque tu niño sea pequeñito va a adorar estar a tu lado mientras le preparas la comida y hasta embarrarse con los ingredientes.

Permítele que sea un ente activo en la preparación de lo que va a comer y, aunque con esto no le estés inculcando buenos modales, incítalo a que meta la manita y pruebe a qué sabe el platillo que preparan juntos.

Así se le abrirá el apetito. Al final, si no quiere comer la receta cuando esté terminada, al menos tendrás la tranquilidad de que picó algo mientras la preparaban.

Varíale su menú

niño no quiere comer 2

Si tu niño no quiere comer opta siempre por ofrecerle diversas recetas: coloridas, con diseños bonitos y atractivos como caritas felices, barcos, casas (las frutas y los vegetales son buenos para estas decoraciones).

Lo importante es ir probando a ver qué alimentos y preparados de qué forma, asimila mejor.

Dale una cuchara para que coma solo

Aun cuando tú estés enfrente de él dándole la comida, deja que tu niño practique con un cubierto y, al menos, juegue con la comida.

Sabemos que puede formar un desastre enorme y al final nunca logre llevarse un bocado a la boca; pero, esta distracción y el hecho de sentirse algo independiente, puede que lo motiven a comer.

Nunca lo obligues

Si tu niño come algunos bocados y notas que no quiere más comida no lo obligues; esto solo empeorará la situación.

Sirve los alimentos por separado

Ten a mano diversos platillos con las comidas servidas por separado.

Un niño que no quiere comer se abruma y pierde el apetito cuando ve todos los comestibles servidos en el mismo plato.

Por eso, te recomendamos ponerle todo aparte. Digamos que le estás dando potaje y solo come dos cucharadas; bien, te paras, dejas el potaje y le traes el arroz.

Luego, haces lo mismo, dejas el arroz y buscas la carne, sigues luego para el plato de ensalada… y así sucesivamente.

Si tu hijo prueba uno o dos bocados de cada plato te podrás dar por satisfecha porque sabrás que comió algo.

Te puede gustar