Náuseas durante el embarazo, ¿tienen solución?

Amanda · 7 febrero, 2016

Las náuseas y los vómitos son comunes durante el embarazo, se cree que nueve de cada diez mujeres embarazadas presenta este síntoma, que es además primordial para determinar una posible gravidez. Esta molestia aparece en los primeros meses y en la mayoría de los casos no se prolonga más allá del primer trimestre de gestación, son frecuentes en las mañanas, pero pueden durar todo el día.

Aunque no se puede precisar cuáles son las causas de este síntoma, se tiene entendido que todo indica a los cambios hormonales; también es algo que se le achaca al aumento de la sensibilidad olfativa y gustativa. En este sentido, se activa un nivel de rechazo generalizado ante olores o sabores que en condiciones normales son existiría.

Lo cierto es que las náuseas son molestas, incluso, en muchos casos pueden impedir que las madres hagan su vida normal, evitando que en las mañanas se levanten saludables. Por eso, aunque esta molestia no se considera de gravedad ni para la madre, ni para el feto; es importante para las madres poder solucionarla.

De igual manera, cuando los vómitos o las náuseas impidan la correcta alimentación de la madre, es obligatorio evitar la deshidratación. En tal caso, es preciso disminuir el problema; lo cual se puede lograr con control y algunos trucos que comentamos a continuación.

53bc66ee59d900939faae02d8abeed60

¿Cómo solucionar las nauseas del embarazo?

En esta oportunidad queremos revelarte algunos secretos de utilidad para solucionar las incómodas nauseas. Te contamos que la solución está en tus manos, por lo que los cambios van a ser mínimos, basta con adecuar la dieta y ciertos hábitos. Comencemos por atender a las siguientes recomendaciones.

  • La cantidad no debe ser excesiva en cada comida, es preferible realizar comidas de pequeñas porciones que tres grandes comidas.
  • Evita alimentos con alto contenido graso.
  • Alimentos como las galletas de soda, el pan tostado y el té son recomendables para la hora del desayuno; que es preferible tomarlo en la cama y asimilarlo antes de levantarse.
  • Trata de identificar las cosas que te producen náuseas y evítalas; no es preciso forzar el organismo a consumir un alimento que le produce asco. También hay lugares y olores que contribuyen al malestar, por eso se debe hacer todo lo posible para evitarlos.
  • Equilibra la ingesta de alimentos líquidos y sólidos, porque muchas veces cuando estos coinciden en la misma comida, generan las indeseadas náuseas. Procura consumir los líquidos como la sopa en una de las comidas y los sólidos en la otra.
  • Cuando vomitas con frecuencia el acido en la boca puede causar el debilitamiento del esmalte dental por eso hay que lavarlos seguido; además el mal sabor que queda boca puede provocar más náuseas. Pero, también es posible que la pasta dental te provoque más malestar, prueba a cambiar de marca.
  • Mastica bien los alimentos y trata de disminuir los que son sólidos, porque suelen ser más pesados y complejos de digerir, lo cual adiciona un malestar en el estómago.
abad25ad24ea8043d923fdada13a92c4

  • Evita los olores y sabores que sean muy fuertes, porque pueden desencadenar las náuseas. Alimentos fritos, ácidos o picantes, también son grandes enemigos de tu estómago en el embarazo.
  • Prueba con el limón y el jengibre; son remedios naturales que en forma de té, contribuyen a mejorar las náuseas. También es recomendable beber agua gasificada, puedes tenerla siempre a la mano para usarla cuando comiences a sentir las molestias.
  • Neutraliza el exceso de salivación con bocadillos, preferiblemente aquellos con alto contenido proteico y calórico tales como frutos secos, mantequilla de maní, palomitas de maíz o galletas de soda.
  • El descanso y la distracción, pueden ayudar a mantener un equilibrio. Toma un tiempo para recibir aire fresco, relájate y descansa apropiadamente; esto para evitar que el ajetreo te pueda marear y provocar las molestias.

Siguiendo estas sencillas recomendaciones es posible aliviar considerablemente el malestar e incluso eliminarlo definitivamente, porque sabemos que solo se presenta en los primeros meses de embarazo. Una recomendación adicional es aprovechar tu sensibilidad olfativa para reconocer los olores que pueden provocar las náuseas.