¿Existen los niños mitómanos? Descúbrelo aquí

Para los padres puede resultar desagradable y preocupante escuchar decir a su pequeño muchas mentiras sin razón alguna, porque no poseen las herramientas necesarias para acabar con el problema, incluso llegan a pensar que existen los niños mitómanos.

“El ser mitómanos se debe a un trastorno psicológico de la personalidad que se caracteriza por un impulso constante y repetitivo del acto de mentir, trayendo como beneficio la admiración y atención de los demás”.

Querida mamá, todos los niños mienten alguna vez, por lo que no es correcto pensar que un niño es mitómano por las mentiras que dice ya que por la edad y etapa de crecimiento, se encuentra en pleno desarrollo cognitivo y emocional haciendo que pueda confundir frecuentemente la realidad con la fantasía.

Las mentiras en los niños no tienen la misma connotación que en adultos dado que en la infancia no existe un razonamiento definido, al contrario, este se desarrolla después de los diez años de edad en el que el niño ha superado todas sus etapas de crecimiento infantil.

Pero cuando las mentiras son excesivas pueden esconder algún problema emocional y ante esta situación es recomendable hablar con el niño con dulzura y paciencia para intentar entender el verdadero motivo de sus mentiras y frenar el problema a tiempo.

¿Por que mitómanos?

person-875165_640

Mami si te estás preguntando acerca de los motivos que afectan a tu pequeño y que lo obligan a mentir, a continuación te decimos las actitudes más comunes a las que debes prestar mayor atención para ayudarlo y corregirlo:

Miedo

Los niños que tienen temor acerca de una situación suelen decir mentiras para evitar el castigo o una mala experiencia, esto puede ser alarmante para ellos haciendo que se puedan volver mitómanos.

Por lo general, los niños tienen miedo de ser castigados por sus padres o sufrir rechazo en la escuela, algo muy común del acoso escolar.

Crianza estricta

Los padres estrictos o dictatoriales no permiten a los niños desarrollar sus habilidades e independencia, por lo cual, se crea una situación en la que los niños se sienten en la necesidad de complacer a los padres en todos los aspectos, originando que mientan con mayor frecuencia.  

Aceptación de sus amiguitos

Los niños poco seguros de sí mismos mienten con el objetivo de conseguir aprobación y consentimiento de sus compañeros o amistades.

Confusión

Los niños aunque captan todo lo que ven, muchas veces no entienden las cosas, precisamente por su inocencia, así que muchas veces no logran entender una situación haciendo que no sepa diferenciar si es correcto o incorrecto mentir.

Imitación

Los niños aprenden los hábitos de sus padres por observación, entonces si los padres suelen mentir por alguna cosa, sus pequeños lo aprenden y repiten la conducta una y otra vez.

Desagrado

Los niños les desagrada hacer ciertas actividades, como por ejemplo hacer las tareas, motivándolos a mentir cuando algo no les gusta hacer.

¿Cómo actuar ante las mentiras de mi hijo?

mitómanos

Como orientadora de tu pequeño es importante que tengas en cuenta que las mentiras en los niños, aunque pueden formar parte de su fantasía o deberse a algún problema emocional, no es bueno estimularlas, así que te presentamos una serie de recomendaciones para que atajes a tiempo las mentiras:

Hablar sobre la importancia de la verdad: tu pequeño no te entenderá si te dedicas a darle un discurso moral, más bien, esmérate por explicarle que mentir es malo y ayúdalo a comprender que cuando dice la verdad gana la confianza de mamá y papá.

Busca apoyo de un especialista: lo mejor es pedir ayuda psicológica para el niño porque realmente los psicólogos saben detectar el verdadero motivo de las mentiras, incluso te ofrecerán las herramientas necesarias para prepararte y solucionar el problema.

Dar el ejemplo: los niños absorben todo lo que ven y escuchan de sus padres porque son su principal modelo a seguir, así que evita en todo momento decir alguna mentira, siempre debes ser sincera con tu pequeño y no prometerle cosas que sabes que no vas a poder cumplir.

No reforzar el mal comportamiento: los niños se encuentran sumergidos en un mundo de fantasía y es normal que al mentir nos cause gracia sus ocurrencias, no obstante, aunque parezcan graciosas no es correcto aprobar con risas sus mentiras. Esto refuerza a los niños mitómanos.

Como buena madre debes actuar con paciencia y amor ante las mentiras de tu pequeño dado que de esta manera, le harás entender que aunque es algo malo, tiene todo tu apoyo para corregirlo, y sin duda alguna, lo sigues queriendo con todas tus fuerzas.

Categorías: Educación Etiquetas:
Te puede gustar