Mi hijo no se comunica conmigo, ¿qué puedo hacer?

Este artículo fue redactado y avalado por el neuropediatra Manuel Antonio Fernández
11 julio, 2019
¿Piensas que tu hijo no se comunica contigo como antes? Manuel Antonio Fernández nos enseña las cuatro oportunidades estrella que debes aprovechar en verano para recuperar el vínculo con tu hijo.

¿Cuántas veces te has preguntado lo que piensa tu hijo porque es capaz de pasar horas callado sin decir nada o enganchado al móvil? Si echas de  menos todo lo que te contaba de pequeño y te gustaría volver a conseguir una comunicación fluida con tu hijo, voy a darte unas recomendaciones sencillas pero muy efectivas para que dejes de pensar eso de «mi hijo no se comunica conmigo». Para ello, debes tener en cuenta estos puntos:

  • Ambiente familiar
  • Tiempo de calidad
  • Actividades en familia
  • Grupos sociales estables

El buen ambiente en el entorno familiar, ¿por qué es importante y cómo conseguirlo?

¿Piensas que una empresa en la que todo el mundo está todo el día serio, callado, enfadado o gritando funcionaría? Pues tampoco una familia. En las empresas se habla mucho de “hacer equipo”, y esto es exactamente lo que necesitas hacer en casa con tu hijo y con el resto de la familia. Si has notado que tu hijo no se comunica contigo, es hora de hacer algo al respecto.

Tener un entorno relajado, tranquilo y agradable es el primer paso para conseguir que tu hijo y tú misma os encontréis en condiciones aceptables para poder comunicaros de una forma positiva.

Para conseguirlo, necesitas establecer una serie de puntos fundamentales:

Horario y rutinas: Aquí no estamos hablando de convertir tu casa en un cuartel, sino de establecer puntos de referencia que permitan a todos los miembros saber cómo se van a desarrollar los días. Es una estrategia con muy buenos resultados.

-Orden y organización: Este punto también ayuda a toda la familia a sentirse más a gusto. Está muy unido al anterior, y permite que todos sepan a qué atenerse cuando están en casa.

Jerarquía y límites: Sí, límites. Hoy en día muchos padres han perdido el punto de referencia sobre algunos aspectos educativos. Un niño feliz no es aquel que hace lo que quiere en cada momento, sino el que conoce las reglas del juego y sabe quién tiene la decisión final. ¿Te imaginas un partido entre Real Madrid y Barcelona sin árbitro? Una locura.

-Respeto y confianza: Ambos van de la mano. Esto no significa que no sea necesaria la supervisión y el control, pero desde una perspectiva responsable y consciente. Hay que poner los medios para que tu hijo sea capaz de conseguir sus objetivos y los que tú le marcas. Hay que apoyarlos y hacer que sienta que son parte del proyecto familiar.

Colaboración y empatía: Es importante que te pongas en el lugar de tu hijo. Dedica una tarde a pensar desde su punto de vista. Ponerte en su zapatos, como se dice en inglés, es útil para comprender muchas de sus conductas. Si se siente comprendido y apoyado, se sentirá también relajado y feliz.

Mi hijo no se comunica conmigo, ¿qué puedo hacer?

Dale a tu hijo lo que más valoras, tu tiempo. ¡Vas a flipar!

¿Tienes la sensación de que siempre te falta tiempo? El tiempo es el bien más apreciado hoy en día por todo el mundo. Seguro que es una de tus quejas principales. Pues grábate a fuego que también es lo que más valora tu hijo de ti.

Sí, de verdad, así de sencillo. ¿Pasas suficiente tiempo de calidad con tu hijo? Piensa bien antes de responder esta pregunta trampa. Mmmmmm.

Sí, la clave aquí está en la palabra calidad. Seguro que si contratas a alguien que trabaje para ti por horas, lo que más te importa es que aproveche bien el tiempo, ¿verdad? Pues en tu casa tienes que hacer lo mismo. Aprovecha el tiempo que tienes o sácalo de donde puedas para dedicarle a tu hijo el tiempo que necesita y de la calidad que merece.

En definitiva, si tu hijo no se comunica contigo, aquí puede estar la clave. Pasa tiempo de calidad con tus hijos y verás los resultados en pocos días. Para conseguirlo, hilamos con el punto anterior:

-Conoce sus gustos e intereses. Entiéndelo para que vea cómo formas parte de las cosas que le resultan atractivas. Así podrás convertirte en un padre o una madre estimulante e interesante para tu hijo.

-Aprende sobre las cosas que le gustan. Sí, me temo que te toca leer un poco sobre la play, el Minecraft y ese tipo de cosas.

A modo de anécdota, me acuerdo de mi infancia. A los 13 años mis padres me compraron una supernintendo y lo que más me divertía era echar partidos de fútbol con mi padre en la consola. Hoy en día, con 40 años, cuando vuelvo a casa conecto la consola y echo unos partidos con él. Nos reímos muchos y me trae recuerdos maravillosos.

-Participa con él en ellas e implícate. No solo con este tipo de cosas que te he comentado, sino con todas. Si le gusta la música, el deporte o alguna cosa muy específica, le hará muy feliz y os ayudará a conectar que aprendas sobre ello y hables con él sobre el tema. Que te enseñe lo que sabe y te cuente por qué le gusta.

Actividades en familia: recomendaciones para abrir vías de comunicación entre todos los miembros

Conforme los niños crecen, quieren pasar menos tiempo con los padres o los hermanos. ¿No te pasó cuando llegaste a la adolescencia? Es normal. Para conseguir que esto no se convierta en un completo distanciamiento de tu hijo, se pueden hacer cosas que no te hagan sentir tener un extraño en casa. Si has puesto en práctica todo lo que te he recomendado antes, tendrás ya mucho avanzado; de lo contrario, tendrás que hacer un poco de magia para recuperar el tiempo perdido.

Hay algunas actividades que le gustan a la mayoría de los niños independientemente de su edad. En algunos casos, las cosas son más difíciles y habrá que quebrarse un poco más la cabeza, pero la clave está en conocer bien a tu hijo para dar con las adecuadas.

Si tu hijo no se comunica contigo, es importante que pases tiempo de calidad con él

-En Sevilla hay un acuario y es superchulo. Mis dos sobrinos ya lo conocen. Los he llevado a los dos y les ha encantado. Se llevan 6 años de diferencia, pero no ha sido un problema. Reconozco que a mí también me ha encantado.

-Una actividad que también se hace en familia y según la edad y que puede ser muy gratificante para todos es una visita al zoológico o a un parque natural. Yo he ideo en varias ocasiones con mi familia a algunos pueblos de la provincia de Sevilla donde se pueden ver animales de muchos tipos. Un ejemplo es la reserva natural “El Castillo de las Guardas”.

Familia junta en casa.

Amistades y grupos de amigos: claves para conseguir un entorno “positivo” para tu hijo

Si notas que tu hijo no se comunica contigo, seguro que alguna vez te has preocupado por sus compañías. La mejor manera de evitar problemas es conocerlas. Una buena relación con los padres de los amigos de tu hijo y la organización de actividades grupales en las que podáis participar todos, incluidos vosotros, es una magnífica idea.

Te voy a dar algunas ideas que dan buen resultado, pero te toca a ti pensar en la mejor opción para tu hijo y su pandilla:

-Una estrategia que suele funcionar muy bien en verano es organizar actividades en la piscina o en la playa, según donde vivas. Organizar todo un día temático con actividades, juegos, premios y demás. 

-También funcionan bien los mini torneos deportivos. Ya sea de futbol, de baloncesto, natación… Esto tiene aún mejores resultados si se realizan actividades en equipo y los premios se relacionan principalmente con participar y no con ganar.

-Crear equipos de padres que participen y sirvan de “conejillo de indias” para que entiendan que pasarlo bien es una forma sencilla de interactuar y compartir tiempo divertido demostrando que no hay miedo al ridículo si se pierde.

En resumen…

Si piensas que tu hijo no se comunica contigo, no olvides los siguientes consejos:

  • El buen ambiente en el entorno familiar es fundamental.
  • Pasar tiempo con los hijos es uno de los pilares del éxito.
  • Hay actividades en familia que tienen garantizado un buen resultado.
  • Crear un grupo social estable que sea un apoyo para tu hijo te dará muy buenos resultados.