Método Kumon: un sistema de aprendizaje autónomo

Goizane 16 noviembre, 2017
El método Kumon es un sistema de aprendizaje japonés que persigue la adquisición de habilidades lingüístico- matemáticas por medio de un planteamiento autodidacta.

El método Kumon es un sistema de aprendizaje japonés que busca desarrollar el potencial de aprendizaje de los niños. Está basado en dos programas: uno de matemáticas y otro de lectura.

Este método, más que perseguir la adquisición de habilidades concretas, pretende preparar al alumno para un aprendizaje autónomo. Esto se lograría adquiriendo un hábito de estudio continuo y con un plan de aprendizaje individualizado.

¿Cómo surge el método Kumon?

“Cada niño tiene potencial para superarse y habilidades por explotar”

El método Kumon fue creado por el japonés Toru Kumon en 1954. Este profesor comenzó desarrollando inicialmente un programa de matemáticas, ya que su hijo tenía dificultades con dicha asignatura. Más adelante crearía también un programa de lectura o lenguaje, dando lugar al sistema actual.

Kumon creía firmemente que cada niño tiene potencial para superarse y habilidades aún por explotar. Por ello, era necesario un sistema de aprendizaje que permitiera expandir al máximo las capacidades de cada niño.

Aprender es fácil si sabes cómo.

Los objetivos de este aprendizaje

La práctica de este método se centra en un plan de estudios individual y personalizado, en el que cada alumno avanza a su propio ritmo. Siguiendo la filosofía del profesor Kumon, los niños consiguen:

  • Dominar los conceptos más básicos de las matemáticas y el lenguaje.
  • Mejorar la concentración, organización y hábitos de estudio.
  • Desarrollar todo su potencial.
  • Aumentar la confianza en sí mismos y su autodisciplina.
  • Se sentirán más motivados y satisfechos a nivel personal.
  • Serán autodidactas, conseguirán estudiar por sí mismos.

¿En qué se basa?

Este sistema tiene dos ramas – matemáticas y lengua – y en cada una de ellas el progreso y tratamiento de la materia son, lógicamente, distintos. En ambos casos, se comienza con ejercicios que gradualmente avanzan y se complican.

El método para las matemáticas se basa en la repetición de ejercicios básicos, como sumas, restas, multiplicaciones y divisiones. Estos ejercicios se harán progresivamente más complejos hasta alcanzar un nivel avanzado. En lengua, por el contrario, se enfocan las etapas de lectura y formación de palabras.

Las claves de este aprendizaje son el estudio continuo y el planteamiento autodidacta. El profesor será en realidad un orientador, que reforzará los puntos débiles de los niños y programará tareas. Ocasionalmente podrá “dar pistas” para plantear la resolución de las actividades, pero no impartirá clase como tal.

“Con el método Kumon el profesor es un mero acompañante de los descubrimientos del alumno”

¿A qué edad comenzar?

Una de las características principales del método Kumon es que no existe una edad para comenzar. Aunque se recomienda iniciar cuanto antes, se puede aplicar en cualquier momento, desarrollando el potencial de cada alumno desde la educación infantil hasta la universidad.

Cada uno estudia en el punto más adecuado de su capacidad, sin las limitaciones de edad o nivel escolar. De este modo, tranquila y gradualmente, los alumnos pueden disfrutar del aprendizaje y la satisfacción de lograr buenos resultados con el esfuerzo invertido.

Lo que se valora con el método Kumon es la capacidad de aprender por sí mismo, el estudio autodidacta. El estudio se realiza a través de lecturas y pensando, replanteando los problemas hasta llegar, solos, a la solución.

El papel clave de los padres

Aunque el objetivo es conseguir que los niños sean autodidactas y capaces de resolver cualquier desafío, no están completamente solos en este proceso. Esta metodología podría compararse con un triángulo, cuyos vértices serían el alumno, los orientadores y los padres.

Para ayudar a tu hijo a estudiar tienes que estar con ella y acompañarla.

La familia es el soporte clave de los niños, especialmente durante los primeros años de su vida. En el caso del método Kumon, los padres tienen también un papel fundamental, que se centra en dos tareas:

  1. Realizar la calificación de los ejercicios que sus hijos resuelven cada día en casa. No llevará mucho tiempo, y compartir ese rato de estudio con los niños puede aumentar la satisfacción personal que sienten al hacer bien las tareas.
  2. Motivar continuamente a los hijos. Estudiar no resulta divertido para la mayoría de los niños, y menos si el aprendizaje es extraescolar (como se plantea el método Kumon). Por ello, valorar el esfuerzo invertido todos los días y animarlos será la labor principal de los padres.

¿Dónde se puede estudiar el método Kumon?

Actualmente hay más de 200 centros distribuidos en España. Algunos de ellos están situados en los propios colegios, que imparten este sistema como actividad extraescolar. Otros son centros propios, creados exclusivamente para desarrollar el método Kumon.

Si lo que quieres es ayudar a tu hijo a mejorar su rendimiento escolar, no lo dudes, el método Kumon es una de las mejores alternativas para ello.

Te puede gustar