Una madre divorciada, compensada por su trabajo doméstico

13 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el abogado Francisco María García
¿Deberían obtener las mujeres una prestación por sus labores domésticas? Ya hay sentencias en España en las que madres divorciadas son compensadas por su trabajo doméstico. Aquí te contamos un poco más sobre esta polémica cuestión.

Aquellos que piensan que un cónyuge que hace labores del hogar no trabaja están equivocados, incluso jurídicamente. En el año 2011, una madre divorciada logró mediante sentencia una compensación por su trabajo doméstico familiar. El caso ha sentado jurisprudencia muy valiosa con respecto al tema.

La ley española reconoce la importancia del trabajo doméstico familiar dentro del matrimonio. Esto es lo que se reguló por la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo. La cantidad percibida por la demandante fue de 108.000 euros por concepto de labores del hogar y cuidado de la hija en común. La decisión se fundamentó en el artículo 1438 de Código Civil.

¿Qué establece el artículo 1438 del Código Civil?

El artículo 1438 del Código Civil establece que los cónyuges contribuirán al sostenimiento de las cargas del matrimonio. En él se indica que el trabajo doméstico debe ser computado como contribución y permite el derecho a la obtención a compensación. Dicha compensación deberá ser dictaminada por un juez.

La indemnización a la que apela el artículo 1438 se prevé para divorcios cuyo régimen económico es el de separación de bienes. A partir de aquí, podremos decir que no se aplica para el régimen matrimonial de gananciales. Este es un límite para la compensación.Mujer limpiando la cocina como parte del trabajo doméstico.

En el caso citado del año 2011, se tomó como referencia lo que suele cobrar una empleada doméstica en un año. Esto se multiplicó por los 15 años que duró la unión matrimonial de estos cónyuges en específico. El tribunal entendió que el aporte de la madre divorciada generó un ahorro al matrimonio por concepto de trabajo doméstico.

Madre divorciada de Móstoles: un caso histórico de divorcio

El caso fue presentado en primera instancia ante el Juzgado de Móstoles. Desde allí, había emanado una sentencia positiva para la demandante. Sin embargo, en segunda instancia fue anulada por la Audiencia de Madrid. Según la Audiencia, no se debía apreciar incremento patrimonial adquirido por razón de la dedicación por parte de la esposa a labores hogareñas.

La causa fue estimada después por el propio Tribunal Supremo de España. Según la Sala de lo Civil, se estableció que la contribución al matrimonio no se hace exclusivamente mediante dinero. Esto se fundamentó con base en el artículo 1438 del Código Civil, es decir, que hay que valorar la contribución de las tareas domésticas.

Otros casos similares de ex cónyuges indemnizadas

En el año 2017 se emanó una sentencia bastante similar generada por la Audiencia de Zaragoza y avalada por el Supremo. En esta ocasión, otra madre divorciada fue compensada por su exesposo con 45.000 euros tras dos décadas de matrimonio. El concepto: trabajo del hogar y cuidado de hijos en común.

En esta sentencia, además, el tribunal valoró la crianza de hijos sin apoyo del marido. Este esfuerzo justificó que la suma de la compensación fuese considerablemente mayor. La indemnización solicitada se inició en 19.140 euros y ascendió a los 45.896 euros.

Algo similar ocurrió en Cantabria, también durante el año 2017. En este caso, la audiencia también entendió que el marido salía beneficiado al no tener que contratar a una persona para el servicio doméstico. En ese caso, la indemnización obtenida por la mujer fue de 23.628 euros.Mujer poniendo lavadoras.

Limitaciones al derecho de compensación por trabajo doméstico

Lo primero que debe dejar claro es que las compensaciones solo se permiten mediante separación de bienes. Pero, además, dicho régimen económico está regulado de forma diferente en cada comunidad. En la práctica, este tipo de compensación no aplica a toda España.

Hay comunidades españolas en las que la compensación en estos casos no se admite debido al articulado legal. Nos referimos puntualmente a Navarra, Baleares y Aragón. Cataluña y la Comunidad Valenciana suponen una realidad legal más compleja. En ambos casos, la indemnización se admite si se demuestra que un cónyuge ha trabajado más para el hogar que el otro.

Para el resto de las comunidades, todo dependerá de la realidad de cada caso en particular. Lo que sí será crucial a la hora de realizar este tipo de demandas es conocer las leyes en materia laboral. Puntualmente, las referidas a quienes desempeñan sus labores en el servicio doméstico.

En resumen, parece bastante claro el objetivo de las compensaciones: proteger a quienes dejan de tener una vida activa laboralmente para atender el hogar.